miércoles, 29 de marzo de 2017

A mí no me bajes la Luna...

... porque no la necesito para absolutamente nada. A mí lo que me sirve es que te quedes conmigo hasta que salga el Sol, pero no sólo hoy, todos los días de nuestra vida juntos hasta que uno de los dos tenga que irse, a la Luna, al cielo o donde sea que se van todos los que se han ido ya. Algún día me tocará a mí pero no podré contároslo. 

A estas alturas de la vida, tonterías de "bajar Lunas" las justas, sólo quiero las tonterías que nos hagan reír juntos y pasar momentos que se nos quedarán grabados en la mente de por vida. De esas "tonterías", que en realidad son las "baterías de la vida", quiero un montón así de grande y a diario.

Hay gente que se pasa la vida con frases como "te voy a tratar como una reina", "eres mi rey", "vas a ser mi princesa" o "si quieres la Luna te la bajaré para ti"... ¡venga ya! Ya sé que son formas de hablar pero joba, ¡mejora tu argumento! Sé más creativo/a, más original!. Y, sobre todo, seamos realistas y no por ello menos románticos. Tal vez no lo parezca pero soy extremadamente romántica, me encantan los paseos de la mano y los besos a "deshora", los que no se esperan, los que no ves llegar, un beso tiene derecho a interrumpir cualquier frase... estoy completamente convencida, me encantan los abrazos en silencio, me encantan los detalles (darlos y recibirlos), me encantan todas las pelis de comedia romántica y cuando el chico y la chica se quedan juntos... lo sé, soy una pastelosa, eso no va a cambiar en mí nunca, pero también me gusta romper las normas porque creo que están para eso, para desobedecerlas. Las normas y los "se hace así porque lo marca la sociedad" pueden conmigo.

Por eso, esas frases "de siempre" no las quiero. Yo prefiero una sola frase pero que salga del corazón para hacerla nuestra: "no puedo hacerte una reina ni darte un palacio, pero compartir mi vida contigo es lo más valioso que puedo darte, eso y mi amor, mi compromiso, mi tiempo, mi comprensión, mi cariño y respeto hacia ti. Disfrutar y compartir tu vida conmigo es lo mejor que podría pasarme en esta vida y aquí estás, conmigo, viendo la misma Luna desde el mismo punto del planeta. Soy más feliz a tu lado."

Y esas cosas, sí de dan, no la Luna...

Diana.
"Te garantizo que habrá épocas difíciles y te garantizo que, en algún momento, uno de los dos o los dos querrá dejarlo todo... pero también te garantizo que si no te pido que seas mía me arrepentiré el resto de mi vida porque sé, en lo más profundo de mi corazón, que estás hecha para mí".
(Richard Gere a Julia Roberts en "Novia a la fuga")


jueves, 16 de marzo de 2017

¿Y si no nos encontramos?

En honor a todos aquellos que perdieron al amor de su vida.

Os dedico esta entrada porque no hay uno ni dos por ahí sueltos dándose cabezazos por las paredes de las calles. Ya he visto a varios, con canas, muchas, con arrugas, muchas también, y alguno hasta encorvado por el paso del tiempo. He hablado curiosa con todos ellos y tienen todos la misma voz perdida, desconsolada y triste cuando hablan de lo que perdieron años atrás. Os hablo a vosotros, los que estáis aún a tiempo de no perder a esa persona a la que de verdad amáis, porque todas esas personas que conocí, ancianas ya, en la calle coincidieron en una misma frase: 

"si pudiese echar el tiempo atrás sabría perfectamente qué hacer: no lo/la dejaría escapar jamás... pero ya es tarde, mi vida terminó cuando de verdad me di cuenta de que lo/la había perdido".

Si un día, por alguna de esas casualidades, sentís por esa persona (hombre o mujer) algo especial, algo que sabéis que ninguna otra tiene... si algún día encontráis con los ojos del alma a esa persona que os hace vibrar el corazón y todos los músculos, esa persona que os hace temblar al abrazarla, esa persona en la que pensáis nada más despertaros y es vuestro último pensamiento del día, esa que pensáis que da los mejores y más dulces besos, esa por la que hacéis locuras sin pensar en las consecuencias, esa que os hace sonreír al simplemente pensar en su nombre, esa que os estremece el cuerpo cuando os coge de la mano... esa mano que no dais a cualquiera pero a ella sí porque es especial, porque es vuestro amor... 

Si un día la/lo encontráis que no se os escape, porque hay sólo una/o para ti. Sólo una/o. Y os digo que, si por vaguería, falta de valor, indecisión o por cualquier otro motivo la/lo dejáis escapar, su recuerdo siempre estará con vosotros, será imposible olvidarla/lo, os perseguirá el resto de vuestra vida y además se pegará a ese pensamiento un sentimiento de culpa tal, por no haberte quedado con él/ella, que te hará pasear por las calles dándote golpes en la cabeza con cada pared de las sombrías calles por las que divagas, exactamente igual que todos éstos con los que me he encontrado.

Y no quiero verte así, amigo/a, por eso quiero que prestes atención y dejes tu alma en quedarte con esa persona especial y nunca renuncies, nunca te dejes vencer.

Esta vida es sólo para esta vez. Repito, SÓLO PARA ESTA VEZ. Las segundas oportunidades no son para todos, así que si te ha llegado a ti aprovéchala, porque las terceras oportunidades ya son demasiado difíciles de conseguir, te lo aseguro. 

Puede que haya otras vidas, pero desde luego no serán como ésta. Ésta es única, así que disfrútala, no la desperdicies, vívela como si fuese la última porque puede que realmente sea eso, la última. No pierdas al que sabes de corazón que es el amor de tu vida porque puede que realmente él/ella salga escarmentado/a y dolido/a y no vuelva a ti en ninguna otra vida por miedo a perderte de nuevo... o sea un desastre por culpa del famoso karma.

Piénsalo. La vida no es tan complicada. Somos nosotros los que lo hacemos difícil. Cada cual crea su propio destino.

Diana.
"¿Sólo se vive una vez? ¿Y si no volviésemos a encontrarnos?"

sábado, 11 de marzo de 2017

Buenos días corazón

- Hola corazón ¿Qué tal? ¿Cómo has dormido?

- Bueno, bien...

- ¡No lo dices muy convencido!

- ¡Es que si arranco no paro!

- Estoy aquí para escucharte... y recuerda que he empezado yo la conversación...

- Supongo que puedo hablarte, llevamos todo la vida juntos y eso es parte del porqué nos llevamos tan bien. No podemos vivir el uno sin el otro, me das la calma que siempre necesito y yo te doy la emoción que tu añoras, somos la pareja perfecta... verdad?

- Lo somos. Cuéntame qué te pasa anda!

- Tengo miedo...

- ¿Miedo? ¿De qué? Siempre has sido fuerte y valiente! ¿De qué tienes miedo?

- De las cosas que siento sin querer sentirlas, no puedo controlarme y eso me da miedo.

- En la vida hay veces que hay que dejarse llevar, no pensar demasiado y simplemente sentir lo que se vive, sentir que uno está vivo, sentir que uno se alegra y que hay momentos que siente tristeza,... es la vida, es así y hay que vivir todos y cada uno de los momentos como días de clase en el colegio al que ibas cuando eras pequeño... y así aprendemos, nos hacemos fuertes, crecemos, maduramos,... y las lecciones aprendidas nos sirven para no caer en otras iguales, aunque habrá otras nuevas y empieza de nuevo el bucle y de esta forma nunca dejamos de aprender... si lo piensas es precioso y perfecto, digno de ser vivido.

- Tienes razón, pero llevo ya tantos vendajes, tantas tiritas, tantos moratones y cicatrices que no sé si soportaría otro roce más contra algo porque duele, y mucho. Y tengo miedo de mí mismo porque, como te he dicho, no me puedo controlar. Si me gusta o me entristece algo reacciono al momento no puedo evitarlo. Y me gustaría poder hacerlo, me evitaría muchos problemas...

- No debes nunca evitar esas sensaciones, porque significan que estás vivo. Si quieres llorar de alegría llora, si necesitas llorar tu tristeza llórala, si la emoción es tan fuerte que te entra taquicardia siéntela (la emoción y la taquicardia, las dos cosas). Los vendajes pasarán, las tiritas acabarán por despegarse, los moratones se van con el tiempo y las cicatrices... bueno, algunas se quedarán para siempre, no voy a mentirte, pero significan que has llegado hasta aquí. Son parte de ti. Quiérelas y hazlas tuyas porque gracias a ellas hoy eres como eres.

- Debes de tener razón porque empiezo a latir de nuevo y es buena señal.

- Lo es compañero...

- Bien... me dejaré llevar, pero no te alejes nunca, contigo se me va el miedo, acompáñame en este camino siempre, hasta el último día, sin ti, realmente, no puedo vivir.

- En eso te equivocas... tú, corazón, eres lo más importante de este cuerpo. Sin ti soy yo quien no puede vivir. Así que vive, siente, disfruta, anhela, ansía, goza, acelérate y jamás te frenes hasta que estés realmente cansado y viejo. Tú eres lo más importante y por eso tú mandas muchas veces sobre mí. Tú tienes razones sobre el amor que yo no entiendo ni entenderé nunca y eso nos hace perfectamente distintos.


Título: "Cuando el cerebro y el corazón se pusieron de acuerdo"
Diana.
"Siente el miedo y hazlo de todas formas"