sábado, 31 de diciembre de 2016

FELIZ RESTO DE TU VIDA

Y llegamos al 31 de diciembre, día mágico donde los haya. Día en el que recordamos muchísimas cosas en las que no reparamos el resto del año (aunque deberíamos). Hoy toca recibir y mandar mil mensajes a mil personas diferentes que se acuerdan de ti hoy (y algunas de ellas también el resto del año), día en que sentimos que algo termina y al mismo tiempo algo empieza. Día en el que empezamos a cargarnos de nuevos propósitos, algunos de los cuales ya nos propusimos tal día como hoy pero exactamente un año atrás y aquí estamos de nuevo, un año después y con pocos de aquellos propósitos cumplidos, o ninguno...

Yo creo que ya es hora de tomarse esto en serio porque todos los años es igual y empieza a cansarme. Arrancamos con ganas y fuerza y conforme va pasando el año va perdiendo fuerza. Nos llenamos los días con gente tóxica, con situaciones en las que no queremos estar, aguantando trabajos que no nos gustan, alimentándonos mal, durmiendo poco, malhumorándonos por cosas innecesarias, perdiendo los nervios a la primera de cambio...

Yo me propongo para este año mantener la calma y sonreír a diario, llenarme de paz, reunirme con gente a la que quiero y aprecio y de la que soy consciente de que ellos sienten lo mismo por mí, cargarme con toneladas de paciencia y amor, tomar las decisiones necesarias para orientar mi vida a donde quiero llegar, conservar la salud y vivir cada segundo lo mejor que pueda o que sepa.

¡Que todos los días sean 31 de diciembre...!
Deseo a todo el que me lee salud, mucha, es lo único que debe quedarse siempre. El amor lo "fabrica" uno mismo y es inagotable, es más, cuanto más das más fabricas, más brota de ti, más fácil es que puedas demostrarlo a quien sea. Y el dinero va y viene, lo mejor es tener lo que uno necesita en todo momento, sin ser avaricioso, lo justo para vivir y darse el placer de algún viaje (o poder comprarse un jersey) cuando se pueda. No lo malgastéis en cosas que puedan haceros daño. Dejad los vicios que no sirven para nada, sed cautelosos con el dinero y nunca os faltará. Si tengo 5 gasto 2 ó incluso 3, pero ahorra para ese viaje, luego no te quejes de que no tienes.

Y deseo a los que me leéis que seáis capaces de observar la vida con una sonrisa, que vuestras vidas están llenas de cosas y personas fantásticas. Pensad cómo sería la vida si de repente os quedaseis sin casa, o sin coche, o si pudieseis ser capaces de entender que esta vez va a ser la última vez que vea a esta persona. Abrazad a la gente como si esa fuese la última vez, hablad sonriendo, dad lo mejor de vosotros mismos a los demás y veréis cómo inmediatamente os devuelven la sonrisa... es taaaaan pero taaaaaaaan fácil...

No tenéis la edad que tenéis. Esa edad ya está muerta, pasada, no volveréis a tener la edad del año pasado ni la del anterior ni mucho menos la de años atrás. Tu edad son los años que te quedan por vivir, no los que has vivido, así que aprovéchalos antes de que pase el tiempo y te des cuenta de que este mismo segundo ya está muerto. Estamos a punto de estrenar los siguientes 525.600 minutos, un año entero, a partir de esta noche a las 00:00... aprovéchalos, vívelos, disfrútalos, cambia lo que tengas que cambiar y VIVE COMO QUIERAS VIVIR. No tienes otra oportunidad. Tu vida es ÉSTA y te la juegas a una carta... ES TU TURNO. 

Tú juegas, tú decides cómo jugar tu vida. ¡GANA LA PARTIDA! Está en tus manos.

Diana.
"El ayer es pasado, el mañana es incierto. El hoy es un regalo."


jueves, 15 de diciembre de 2016

¿Algo que decir antes de que termine el año?

A veces es increíblemente interesante el averiguar cómo te ven los demás. Tú tienes, a ciencia cierta, la idea exacta de cómo eres, de cómo te gustan las cosas, de qué cosas te dan miedo y cuáles no, de lo que serías capaz de hacer o de arriesgar, de tu personalidad,... nadie más que tú mismo/a sabes absolutamente todo de ti. Y es muy curioso cuando alguien "te pilla", alguien que es lo suficientemente astuto, sensible, perspicaz, observador o intuitivo como para darse cuenta de quién hay detrás de tu fachada. Incluso podría calificarlo de "curioso" por querer saber cómo son las personas más allá de su ropa o de sus murallas.

A mí esta gente me descoloca porque tú guardas, con cierto recelo, tu ropa más íntima y el color de tu piel, tus lunares o cicatrices, sólo tú sabes lo que estás pensando y qué hay dentro de lo que los demás ven de ti. Pero cuando alguien viene y, de repente, te "desnuda" no te queda más que soltar los brazos a los lados de tu cuerpo y sonreír mirándolo fijamente, es cuando entrecierras los ojos, ladeas la cabeza y piensas con una medio sonrisa "¿y tú cómo lo sabes?"

Y luego hay otros que se atreven a prejuzgarte. Son gente que te miran de refilón, con cierta desconfianza o tal vez sea envidia, no lo sé. No se molestan ni siquiera en conocerte pero se atreven a hacer juicios de valor para dejarte por los suelos (si es que tú los dejas permitirse el lujo de hacerte sentir así, conmigo no pueden desde luego, no les doy opción). Yo creo que esta gente está vacía por dentro, no saben ni siquiera ellos mismos cómo son, porque están demasiado ocupados en criticar a los demás por la ropa que llevan o porque les falta o sobra maquillaje o porque hoy salieron de casa sin peinarse.

De cualquier forma sería muy interesante el que alguien escribiese sobre cómo nos ven y que nosotros lo hiciésemos al mismo tiempo sobre nosotros mismos. 
Una vez vi un vídeo de madres e hijos. Las madres miraban a la cámara acentuando lo "malas" madres que eran, lo que reñían a sus hijos y que a veces perdían los estribos. Luego les tocaba el turno a los hijos y sólo hacían que ensalzar la figura de sus madres, lo buenísimas que eran con ellos, lo cariñosas y lo cargadas de paciencia que estaban en el día a día.

Con todo esto quiero llegar a la idea de que a veces nos menospreciamos a nosotros mismos, tengo varias amigas (que sé que leerán esto) que tienen una idea de ellas que no corresponde con lo que yo pienso de ellas. Por supuesto que nadie somos perfectos y todos cometemos fallos, pero eso nada tiene que ver con que seamos de una forma u otra, puesto que son cosas puntuales de la vida.

Por otro lado hay personas que nos resultan atractivas de buenas a primeras y no sabemos muy bien el porqué. A veces se trata de seres carismáticos, tienen esa luz en la mirada, esa sonrisa en los labios, esa energía invisible que se hace palpable y que está en tu misma frecuencia. A veces se trata de simple atracción física que, a mi forma de verlo, es importantísima a la hora de tener una relación de pareja, todo sea dicho de paso. Pero cuando se cruzan estas dos cosas (para tu gusto evidentemente porque no a todos nos gustan las mismas cosas -menos mal-) es cuando ocurre... y vas y te enamoras. Y ahí empieza la aventura. Ahí empieza lo bueno.

Como dice un amigo "Hay personas que sólo son guapas y eso es muy triste" y es cierto, hay personas súper guapas pero luego abren la boca y no tienen ninguna historia que contar... nada interesante que decir, ningún misterio que resolver,... sin embargo, él sigue diciendo "pero adoro la belleza y eso es cuando ves algo y abres los ojos y te vuelves a verlo otra vez y te encanta" y suele coincidir que esa belleza está acompañada de alguien interesante, misterioso incluso, alguien atractivo desde dentro, alguien sereno y dulce pero con sentido del humor, alguien elegante, inteligente, decidido y aventurero,... son ese tipo de "alguien" que vive la vida con ilusión y en el presente (ahí es ná). Es ese alguien a quien te gusta mirar y admirar una y otra vez, a quien te gusta tener alrededor...

... ¿y si todos tuviésemos a alguien así cerca?

¡Sé tú esa persona! ¿Por qué no? ¿Te apuntas?

Diana.
"¿Algo que decirme antes de que se acabe el año?"