miércoles, 24 de agosto de 2016

Y tu... ¿cómo lo haces?


¿Yo? Pues mirad, yo lo hago por la mañana, por la tarde o por la noche, cualquier día de la semana, cualquier momento es bueno si uno quiere, tiene ganas y la mejor intención. Llorando o riendo, en la cama o en la cocina, yo lo hago hasta por teléfono aunque lo ideal es hacerlo con el otro enfrente... pero a veces no te dejan, así que hay me busco mis maneras y, por mí, que no quede...

Estoy hablando de pedir perdón... ¿no estaríais pensando otra cosa, no? jajajajaja.

Cuando uno siente que no ha hecho algo bien, o se da cuenta de que dijo algo inapropiado, pide perdón y ya está. Luego ya depende el otro que quiera mejorar las cosas o no. Pero si lo haces hazlo de corazón, por supuesto, sintiéndolo de verdad, si no mejor no lo hagas. En realidad no cuesta tanto si te dejas el orgullo de lado y eres capaz de darte cuenta de que no lo hiciste bien.

Una vez leí un cuento que se me quedó grabado: "Un hombre se sintió muy triste porque había ofendido a alguien diciendo algo de él que no era cierto. No sabía cómo disculparse, se sentía mal y fue a buscar al hombre más viejo del pueblo para que le diera su consejo, era un hombre sabio. Éste le dijo: "es fácil, coge un saco de plumas y ves dejándolas por el pueblo". Y así lo hizo y se sintió aliviado de ver que eso resolvería su problema. Estuvo todo el día soltando plumas. Al terminar volvió con el sabio y éste volvió a decirle: "ahora vuelve a coger el saco y ves a recogerlas". Entonces el hombre se sintió muy mal pues sabía que le costaría muchísimo, las plumas se habrían volado y no sería capaz. Aún así lo intentó, pero no consiguió más que unas cuantas. Así que frustrado volvió al sabio y éste concluyó: "De la misma forma que no pudiste recoger las plumas tu calumnia voló de boca en boca y el daño está hecho. Lo único que puedes hacer es ir directamente a esa persona y pedirle perdón, pues no hay otra forma de revertir lo que hiciste".

Pues así, tal cual. A la gente le gusta el morbo, eso está claro, le gusta ir soltando lo que yo llamo "perlitas" con la peor de las intenciones o a veces por desconocimiento real de la situación. Sueltan el bulo y se quedan tan a gusto, de verdad que pienso que hay programas de la tele que hacen muchísimo daño e incentivan a este tipo de reacciones: COTILLEAR Y HABLAR DE LOS DEMÁS SIN TENER REALMENTE NI IDEA y sin tener en cuenta los sentimientos ni las familias de la persona afectada.

Pedir perdón no cuesta tanto... pero tampoco se debe de pedir por cualquier cosa... sólo cuando así lo sientas, cuando hayas hecho o dicho algo que sabes que no debieras haber hecho... ¡o dicho!. Y cuando lo hagas, siéntelo de corazón y de la misma forma el otro te perdonará. Si no lo hace ya no es asunto tuyo.


Diana.
"Pedonar y pedir perdón no te hace tonto y débil, sino sabio y fuerte"



domingo, 21 de agosto de 2016

Mientras recorro las playas que ya conozco

Hoy empiezo, y terminaré, con Pablo Neruda:


"Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos lo días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo, quien hace de la televisión su guía. Quien evita una pasión, quien no arriesga lo cierto por lo incierto por ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos. Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo."

Mientras recorro las playas que ya conozco pienso en todas esas cosas que aún están por llegar, las pasadas y las que están ahora mismo ocurriendo... y todo pasa en un momento mientras piso la arena fresca y blanda de una noche más, observando cómo la Luna mengua poco a poco.

Y siento cómo va pasando cada minuto... Cada segundo es un halo de tiempo que nunca más va a volver y no somos conscientes de que la vida, realmente, se nos va de las manos, de que el tiempo pasa y sin piedad nunca se queda... y no lo aprovechamos...

Y pienso en todos esos momentos vividos, los del pasado especialmente y los que están ocurriendo ahora, y me hago consciente de que los que me quedan por vivir aún puedo elegirlos yo, sí, sí, yo misma. Yo soy dueña de mi vida y de cómo quiero vivir las cosas, pero sobre todo, de qué cosas quiero realmente vivir y cuáles no, ah! y de cómo me van a afectar aquellas que yo llamo "para aprender, para crecer y madurar". Muy, MUY, importante esto último porque del cómo te tomes las cosas que te ocurren depende tu felicidad y tu futuro.
Sí, tu futuro, porque las experiencias te hacen más fuerte, más madura, más consciente de todo, de los amigos que realmente lo son, de esos segundos que pasan y de que las oportunidades no suelen volver, pero si vuelven TIENES QUE APROVECHARLAS. Es imperativo.

Y al pensar me doy cuenta de que ya no me quiero conformar, he llegado a ese momento de mi vida en el cual si no me gusta algo tengo que cambiarlo, si un amigo no me hace bien no lo busco más, si una comida no me gusta no tengo por qué comerla. Mi vida es mía y la vivo como a mí más me gusta. No quiero prohibiciones, no quiero compromisos que me hagan sentir disconforme, compromisos a los que la sociedad me obligue a "ir" sólo por "no quedar mal", no quiero que me digan lo que tengo que hacer porque, básicamente es fácil: ya tengo edad para saber lo que debo y lo que no debo hacer.

Eso no quiere decir que haya acabado de aprender, por supuesto que no, eso sólo quiere decir que tengo la suficiente madurez y confianza en mí misma y en la vida para seguir adelante y afrontar las cosas con valentía, pensando en las consecuencias de absolutamente todo lo que hago o estoy pensado hacer y, si algo no vale la pena, lo dejo ir pero seguiré aprendiendo hasta el último día de mi vida.

He descubierto que la valentía es algo importantísimo para la vida. Si no eres valiente te estancas en un mundo en el que no quieres estar simplemente por miedo. Hay que sopesar y pensar más allá... ¿cómo sería mi vida si consiguiese lo que quiero en ella? (con esa persona que tantísimo me atrae, el trabajo de mi vida...) ¿y si lo dejo todo como está y no muevo un dedo porque tengo pánico? (me quedo con alguien con quien no quiero estar simplemente porque no encajamos o con mi trabajo porque tengo miedo a no encontrar otro). Vidas seguramente habrá muchas pero ahora mismo estás construyendo ésta... hazlo, pues, lo mejor que puedas... tal vez tus actos en esta vida actual tengan consecuencias que no podrías ni siquiera pensar en la siguiente que esté por venir... 

Recuerda:
"Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor, quien no arriesga lo seguro por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos..."
Vive hoy.
Haz hoy.
Arriesga hoy.
No te dejes morir lentamente.
No te olvides de ser feliz.


Piénsalo... Pero piénsalo bien.

Diana.
"Hasta que no hagas consciente a tu inconsciente, tu subconsciente guiará tu vida y tú le llamarás "destino" ". Carl Jung

jueves, 4 de agosto de 2016

No hay montaña lo suficientemente alta para no pasarla

Hay personas en este mundo que pasan por tu vida sin ni siquiera pronunciar su nombre. Se cruzan contigo una vez y jamás volverás a verlas. Otras llegan, están un tiempo y se van. Otras te acompañan hasta la muerte. A algunas no quisieras volver a verlas y otras son especiales, tienen ese no sé qué que simplemente te hace querer estar con ellas, yo lo llamo "energía". Es la misma que la tuya y vibra contigo, por eso te hace sentirte bien con esa persona. 

Y al margen de todo esto siempre hay alguien realmente mágico en tu vida, alguien con quien compartes mucho más que su energía, y con "mágico" me quedo corta. Realmente es de esos casos en los que no tienes palabras suficientes para expresarte. Alguien que tiene todo perfecto para ti, sí sí, PERFECTO. ¿Qué me dices? ¿Que la perfección no existe? Yo creo que sí. Es ese alguien con quien vibras, ríes, sueñas y deseas con el alma tenerlo al lado. Alguien que seguro tiene sus "cosas" igual que tú, igual que todos, pero que para ti son parte de él/ella y que por eso la hace ser perfecta. Alguien con quien realmente quisieras pasar el resto de tu vida y con quien estás tan feliz que sería el último nombre que pronunciases antes de tu último aliento, que a pesar de tu Alzheimer sería la única persona que recordases. Es tan sincero, tan real, tan... eso... perfecto... 

Lo cierto es que existe, siempre existe y es único. Lo difícil es encontrarlo en este mundo tan llenísimo de todo y donde últimamente vamos cazando pokemons ¿así cómo vas a encontrar nada?. A lo mejor pasa hoy por tu lado y no lo sabes. A lo mejor está en la misma cola que tú en el supermercado y no lo sabes. A lo mejor ya lo conoces desde hace años y no lo sabes. A lo mejor lo tienes justo enfrente de tus narices... y no lo sabes... 

¿Mi consejo? Estate atento a lo que tienes a tu alrededor, fíjate bien, habla, conoce a la gente, pregunta si quieres saber y si tienes un sentimiento verdadero exprésalo sin miedo. En realidad si lo piensas no tienes nada que perder, el "no" ya lo tienes. No dejes jamás perder una oportunidad porque podrías arrepentirte el resto de tu vida. Las segundas oportunidades existen, y no para todos, sé consciente de eso, pero si se te presenta a ti de nuevo agárrate a ella y recuerda cómo te sentiste cuando la dejaste pasar en aquel entonces y qué consecuencias tendrías si la dejases pasar de nuevo. Todo es posible en esta vida, simplemente hay que tener la convicción, la seguridad, la confianza y el amor suficientes para que las cosas que quieres se lleven a cabo. Al final todo es más fácil de lo que parece.

De la misma forma que una madre escribe a su bebé esa carta para cuando nazca yo voy a dedicar unas palabras a esa persona mágica en mi vida que sé que estará por ahí, por algún rincón del mundo, y para ella va esto. Al fin y al cabo es energía lo que mando. Supongo que algún día lo leerá y con una sonrisa me dirá: "esto es mío, lo sé":

La vida da tantísimas vueltas que uno cierra los ojos para no perder el rumbo, para no sufrir vértigo a veces y para no ver la realidad otras y con eso lo único que consigue es ir sin rumbo y darse unos cuantos golpes aquí y allá, perdiéndose la vida. 
Si algún día me encuentras y te das cuenta de que soy esa persona mágica no me dejes ir porque probablemente tú también serás la mía. La magia entre dos personas es así por muchos años que pasen. No me compres con regalos, no me interesan mucho, sin embargo lléname de abrazos, de besos a las 4 de la mañana, de conversaciones infinitas, de un "te quiero" susurrado al oído antes de dormirme, de una mirada cómplice cuando estamos rodeados de gente, escúchame, entiéndeme y nunca pienses que hago las cosas para hacerte daño, eres mi magia... recuérdalo. 
Quiero que estés bien y si tú lo estás yo lo estoy y quiero protegerte de la misma forma que tú lo harás conmigo. No me importará mucho tu pasado, sólo lo suficiente porque es parte de quien eres, me importan más mi presente y mi futuro, y si estás en él más aún. 
Quiero que sepas que serás mi centro y que me costó muchísimo encontrarte, muchos sueños, muchos días, años, lloros, desesperanza, frustración, soledad e incertidumbre. Pero al final llegarás, tienes que llegar, no puedo quedarme sin ti, sería un desperdicio de vida y los años se van yendo como el agua entre los dedos. 
Quiero que sepas que siento no haber podido estar contigo en ciertos momentos duros de tu vida pero es que no estaba allí contigo, de haberlo estado nunca te hubiera dejado de la mano. Que cuando sea consciente de tu presencia lo que te diga y haga será de corazón y que ojalá que la vida sea infinita e inmortal cuando estés aquí.
Quiero que sepas que soñé contigo sin poder ponerte cara, que tuve la esperanza de encontrarte algún día para seguir viviendo. Que pensé en cómo serías y dónde estarías mil veces y que nunca perdí la esperanza de encontrarte. Por eso, cuando aparezcas, estate seguro de con quién estás, de que soy yo, no tengas miedo, somos mágicos y perfectos y la vida ha cruzado, por fin, nuestros caminos. Cógeme de la mano y saltemos juntos charcos, apartemos piedras y sonriamos a los que se cruzan en nuestro camino a compartir un bocata y un poco de agua. Luego sigamos a donde tengamos que llegar hasta que uno de los dos tenga que abandonar por la edad y el desgaste de los años, pero siempre cogidos de la mano. Al final valió la pena aquella frase que me dijiste en aquel momento: "por ti me la juego".

Las cosas cuestan y dan miedo, es normal, somos humanos, pero da más miedo quedarse quieto y ver pasar al amor de tu vida por delante de tus narices sabiendo que es él sin hacer un esfuerzo por abrazarlo y no dejarlo ir jamás. 
Así que a ti, que estás leyendo esto, te animo a que si algún día reconoces un sentimiento así con esa chica o ese chico, no lo dejes escapar. Seguramente no encontrarás a nadie que se le parezca y si no estás con esa persona siempre te quedará en la mente y en el corazón como ese alguien con quien "no me atreví pero con quien realmente sentí".

Diana.
Hay que tener valor, mucho valor, para hacer ciertas cosas. Pero es más fuerte el amor y la confianza de que la vida te da lo que te mereces. De nosotros depende ya el si queremos hacer una cosa u otra. Para eso está el libre alvedrío, para eso TÚ ELIJES Y ERES DUEÑO ÚNICO DE TU VIDA.





miércoles, 3 de agosto de 2016

Despeinate

Me estoy dando cuenta de que en esta vida hay que ir siempre despeinada, porque es cuando realmente te lo estás pasando bien. Jugar con los niños te despeina, bailar despeina, reírse a carcajadas despeina, hacer el amor despeina, bañarte en la playa, piscina, lago despeina, quitarte la ropa despeina, que te besen despeina,... todo lo divertido despeina así que si vas peinada mal vamos...

Disfrutemos de la vida con los pelos a lo salvaje, ¿que el mundo está loco? ¡pues nos unimos a él! Lo que está bueno engorda y las cosas bonitas son caras, pues despeinarse es de las cosas que ni engordan ni hay que pagarlas y es, decididamente, de las cosas más provechosas que podemos hacer por nosotros mismos, por nuestra salud, por nuestro bienestar, por nuestra alegría,... y lo mejor de todo es que todo esto es contagioso. Si todo el mundo fuese con una sonrisa por la calle, siendo amables e intentando ayudar a los demás el mundo no estaría tan loco y posiblemente las cosas no serían tan caras. 

Así que propongo aprovecharnos del mundo, utilizar un poco la psicología inversa, dejar de luchar y dejarnos llevar... si el pelo está salvaje pues déjalo, si vas despeinada es porque estás viviendo a tope... perfecto es lo que hay que hacer. Vas por buen camino.

Últimamente ya ni me peino, lo dejo ser, sin embargo no tengas duda de que estoy feliz así.

Elijo ir a la cabeza de esta montaña rusa en la que disfruto mi vida, aquí mismo, en el primer coche, veo llegar cada caída pero también cada remontada, cada curva, soy la primera que toca las nubes y la primera que ve el final de cada situación y os aseguro que bajo del vagón despeinadísima pero habiendo disfrutado más que el resto de los pasajeros que iban detrás y, por supuesto, de los que decidieron no subir y quedarse mirando, sin arrugar sus vestidos ni despeinarse ni un pelo, cuando los demás gritábamos con la velocidad a cada "loop", cada quiebro y cada descenso.

Constantemente tenemos que seguir órdenes que nos dan desde pequeños: compórtate bien, siéntate bien, vístete bien, no te comas las uñas, siéntate erguido, quita los codos de la mesa, no te ensucies,... ¿cuándo nos van a decir la orden de "sé feliz"?

Lo único que realmente me importa hoy en día es que al mirarme al espejo, vea a la mujer que debo ser, la que realmente soy, tal cual, sin disfraces ni máscaras y al que le guste como soy que se acerque y al que no que se aleje. Por eso mi recomendación a todas las mujeres y hombres también sería:

date al 100%, sé tu mismo, come sano y lo que te apetezca teniendo en cuenta que tu cuerpo es tu templo y te acompañará toda tu vida, dependiendo de cómo lo trates así llegarás a viejo, besa siempre de corazón, da buenos abrazos desde el alma, haz el amor todo lo que puedas pero no con cualquiera, con alguien que te inspire eso que todos sabemos, viaja siempre que tengas oportunidad, relájate un rato al día, dedica tiempo para ti también, aprovecha el día y levántate temprano, ponte guapa/o para ti mismo, para sentirte bien tú, admira el paisaje que te rodea a diario, sonríe a la gente aunque lo que te devuelvan no sea precisamente eso, disfruta de cada cosa que haces y si no lo estás disfrutando acaba pronto...

y, sobre todo, ¡deja que la vida te despeine!

Diana.
"Y no es que existan las casualidades, simplemente cuando alguien busca algo siempre lo encuentra. Es el deseo de la persona lo que hace que las cosas sucedan. Su necesidad lo lleva a ello."
Hermann Hesse