miércoles, 16 de diciembre de 2015

¿Quién se inventó lo de las naranjas enteras?

Durante mucho tiempo he estado escuchando a diferentes personas decirme una y otra vez que no hay medias naranjas, que somos naranjas enteras rodando por la vida con esa otra naranja entera a la que has elegido de compañera. Y mirad una cosa, desde la primera vez que me lo dijeron, a mí pues... no me convence. Ya sé que soy rebelde, rebotada y antisistema muchas veces, pero no es éste el caso. No es que quiera ir contracorriente a esta ideología, es que, simplemente no estoy de acuerdo.

Llamadme romántica si queréis pero a mí me gusta compartir y me gusta la idea de que hay una media naranja que te complementa a la perfección (o casi) y eso no quiere decir que no seas autosuficiente con sólo tu mitad, repito, NO QUIERE DECIR QUE NO SEAS AUTOSUFICIENTE, quiere decir que los que hemos nacido para vivir en pareja no nos gusta sentirnos naranjas enteras. O al menos a mí.

No sé si logro explicarme... 

Soy de las que le gustan los mimos, la atención, la sonrisa a la cara, compartir una película de la mano de esa otra persona, dormir abrazados, que te quiten de la cara con cariño ese mechón de pelo que cubre parte de tu cara, de las miradas cómplices en silencio,... soy de esas y creo que cualquier mujer estaría encantada con estas cosas y muchos hombres también. Sé que no soy la única.

Somos almas viviendo una experiencia terrenal dentro de un cuerpo material, un cuerpo que sirve para sentir, para ser acariciado, tocado, para que se te erice la piel con un beso, para sentir con un abrazo el calor de otra persona,... de tu otra mitad. ¿Pero no es bonito esto o qué?

En esta sociedad cada vez estamos más separados. Empezando por la idea absurda de las naranjas enteras, podríamos extrapolar y seguir a la idea más absurda aún de que los niños tienen que ser independientes desde pequeños, jugar solos y dormir en su cuna obligatoriamente desde que nacen, porque si no los acostumbras y luego no quieren irse... perdonadme pero esto no es así. Yo no conozco a ningún "niño" de 20 años dormir con sus padres. 

A mí me parece una aberración echarlos de tu lado. Déjalos aunque sea un rato. Si te buscan es por algo. Otra cosa es que los devuelvas a su cama porque no puedas descansar bien. Adoro cuando mis hijos vienen a dormir conmigo y sé que psicológicamente esa sensación de protección les hará fuertes cuando sean adultos.

Y así, cada vez estamos todos más separados, menos mimos, menos besos, menos manos cogidas por la calle paseando pero eso sí, muchos whatsapps. Me revelo, no me conformo con esta vida fría y separatista de "cada cual a su rollo" que tiene la sociedad de hoy. Vecinos que no se hablan ni para darse los buenos días, gente que no da las gracias a la panadera cuando le da el pan. Qué mundo más frío... 

Dar y recibir, de eso se trata. Estar ahí para los demás, preocuparse de su bienestar, ayudar, ser amable, sonreír, cuidar a tu pareja, a tus amigos, educar a tus hijos con cariño,... 

Anteayer oí parte del debate entre el PP y el PSOE. Y digo parte porque no fui capaz de aguantarlos más de 10 minutos. Faltas de respeto, sin dejarse hablar el uno al otro, perdiendo el tiempo con indirectas y metiéndose el uno con el otro sobre lo que no habían hecho y lo mal que estaba España... SOLUCIONES señores políticos, soluciones y menos tonterías. Lo que está hecho está hecho, mal o bien. Uníos, trabajad en unidad y dad soluciones factibles y viables o seguiremos igual año tras año. 

¡Qué mundo más diferente sería si todos pusiésemos un poco de nuestra parte! Todos unidos, todos nos hacemos falta. Todos somos medias naranjas porque uno sabe dar órdenes y el otro no y es perfecto así, y por eso cada cual tiene un puesto de trabajo adecuado a sus capacidades. 

Pero no, hoy en día cada cual quiere ser más que el otro y quiere ser más independiente. Cataluña, una zona preciosa de España, queriendo ser independiente... pero ¿todos? ¿Todos y cada uno de los catalanes quieren la independencia? Pues no y me consta que no es así. Bien, y ¿cómo se va a sentir esta parte de la población española si Cataluña ya no es parte de España? ¿Se independizarán estos también de Cataluña? 

En fin... Sólo pensaba...

Diana.
"No confundas mi personalidad con mi actitud. Mi personalidad es quien soy y mi actitud depende de quién eres tú".

viernes, 11 de diciembre de 2015

Tal y como es.

La vida es maravillosa tal y como es. Siempre hay momentos intensos, tremendas tempestades, montañas escabrosas, pasadizos secretos y hasta arenas movedizas... pero también hay mares en calma, momentos de luz y claridad, días de sol radiante y situaciones que querrías volver a repetir una y otra vez. 

Y gente...

Personas que van y vienen, personas que se fueron para volver, personas que nunca llegaron y mejor así porque no convenían, personas de un día y un adiós. Personas de "para siempre", de esas que se quedan a pesar de todo pase lo que pase, y no se van ni con agua hirviendo (gracias a todos vosotros, os quiero un montón). Personas encantadoras que siempre quieres ver y personas a las que es mejor tener alejadas. Personas que quisieras tener cerca y que aún no lo están geográficamente, pero lo estarán.

Es curioso como a los 40 años uno mira hacia atrás y se da cuenta de tantísimo que ha vivido. Se puede recopilar la vida en bloques que años, incluso de meses y de momentos inolvidables. Me imagino que a los 80 se sentirá uno igual pero habiendo vivido aún más cosas. 

Y es maravilloso. Todo es bienvenido. Los buenos momentos por crear recuerdos infinitos con los que te gusta ir a dormir. Y los no tan buenos porque de ellos aprendes a una velocidad inquietante y te hacen crecer y madurar.

Hay veces que toca llorar, y mucho. Cuando se te acaban las lágrimas consigues ver con claridad y entonces es cuando, de repente, empiezas a darte cuenta de cómo mágicamente las nubes se disipan a una velocidad pasmosa y ves más allá. Un rayito de sol se cuela entre las nubes... Y sonríes de nuevo. ¡Qué fácil era! Y, de repente, empiezan a resolverse los problemas, a aparecer gente nueva que te ayuda, a comprender lo que te dicen los que siempre estuvieron contigo y empieza así un nuevo bloque en tu vida. 

Y así es la vida. Una, y otra, y otra vez.

Os agradezco de corazón el formar parte de mi vida. A todos los que me conocéis. A todos. Sois un cachito de mí, con nuestras aventuras y desventuras vividas. Siempre me acuerdo de lo bueno, de lo "malo" aprendo y lo dejo en un cajón y el rencor no es una de mis características. Me gusta confiar y sonreír siempre. Soy de las que confía una y otra vez, regalo buen humor, buena energía y sonrisas siempre que puedo. Perdonad cuando no ha sido así y gracias siempre por buscar en mí la que de verdad soy y no la que está "baja" en ciertos momentos (que para eso soy humana).

La vida es un espectáculo precioso y en perfecto orden. Vivir es respirar aire fresco, sonreír por la calle a todo el mundo, disfrutar de la vida sin detenerse y caminar siempre hacia adelante... como los barcos.

Y da sorpresas, y muchas y muy buenas. En cualquier momento, cuando menos te lo esperas. Confía.

Diana.
"Que tus sueños pesen más que tus excusas"


lunes, 7 de diciembre de 2015

Las piedras

Hoy os dejo esta bonita reflexión. 
Diana.
"Por más nubes que haya en tu vida NADA puede apagar el sol que ya eres."

*******************
Cierto día un motivador experto estaba dando una conferencia sobre gestión de tiempo a un grupo de profesionales. Para dejar en claro un punto utilizó un ejemplo que los profesionales jamás olvidaran.


De pie frente al auditorio de gente muy exitosa dijo: "Quisiera hacerles un pequeño examen..."

De debajo de la mesa sacó un jarro de vidrio de boca ancha y lo puso sobre la mesa frente a él. Luego sacó una docena de rocas del tamaño de un puño y empezó a colocarlas una por una en el jarro.

Cuando el jarro estaba lleno hasta el tope y no podía colocar más piedras preguntó al auditorio: "¿Está lleno este jarro?"

Todos los asistentes dijeron: ¡Sí!

Entonces dijo: "¿Están seguros?" Y sacó de debajo de la mesa un balde con piedras pequeñas de construcción. Echó un poco de las piedras en el jarro y lo movió haciendo que las piedras pequeñas se acomoden en el espacio vacío entre las grandes.

Cuando hubo hecho esto preguntó una vez más: "¿Está lleno este jarro?"

Esta vez el auditorio ya suponía lo que vendría y uno de los asistentes dijo en voz alta: “Probablemente no”.

Muy bien contestó el expositor. Sacó de debajo de la mesa un balde lleno de arena y empezó a echarlo en el jarro. La arena se acomodó en el espacio entre las piedras grandes y las pequeñas.
Una vez más pregunto al grupo: "¿Está lleno este jarro?"
Esta vez varias personas respondieron a coro: ¡No!

Una vez más el expositor dijo: ¡Muy bien! luego sacó una jarra llena de agua y echó agua al jarro con piedras hasta que estuvo lleno hasta el borde mismo. Cuando terminó, miro al auditorio y preguntó: "¿Cual creen que es la enseñanza de esta pequeña demostración?"

Uno de los espectadores levantó la mano y dijo: "La enseñanza es que no importa como de lleno esté tu horario, si de verdad lo intentas, siempre podrás incluir más cosas."

¡No!- replicó el expositor- esa no es la enseñanza. La enseñanza es que si no pones las piedras grandes primero, no podrás ponerlas en ningún otro momento.

Reflexión:

¿CUALES SON LAS PIEDRAS GRANDES DE NUESTRA VIDA?

¿La familia, los amigos, nuestros sueños, la salud, la persona amada? ¿O son el trabajo, lo que opinen los demás, las preocupaciones, el poder, el dinero?... LA ELECCIÓN ES TUYA.

ES IMPORTANTE RECORDAR PONER LAS PIEDRAS GRANDES PRIMERO, O LUEGO NO HABRÁ UN LUGAR PARA ELLAS.
********************



viernes, 4 de diciembre de 2015

Y... así serás feliz. Así de fácil.

El arte de sobreponerte a los golpes de la vida se llama RESILIENCIA.




Del latín resilio que significa "volver atrás", volver de un salto, resaltar, rebotar. El término fue adaptado a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos.

La resiliencia es la capacidad de los seres vivos de afrontar la adversidad, un trauma, una tragedia, o amenazas de fuerte tensión y sobreponerse a períodos de dolor emocional, saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos.

“No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción que te queda.”
-Bob Marley


Chicos y chicas, levantad las cabezas, está en vosotros. Esta capacidad no es innata en nosotros. Las personas nos damos cuenta de esta cualidad porque la copiamos de alguien cercano a nosotros o porque de repente hay algo en nosotros que nos grita un "ya está bien, hasta aquí he llegado" pegando un golpe en la mesa si hace falta.

Todos, y repito, TODOS podemos ser resilientes. Estoy pensando en alguna amiga que realmente necesitaría leer esto. Ya hablaré yo con ella... todo está en nosotros. Nuestra vida está en nuestras manos y debemos hacer con ella lo que creamos más conveniente. Sólo hay que cambiar algunos hábitos y creencias para tener un espíritu más enérgico, más en paz, más sano y más feliz. 

Las personas que pensamos así, me incluyo porque me veo totalmente integrada en estas características, hemos luchado ante situaciones adversas en la vida, nos hemos llenado de heridas y algunas han dejado cicatrices profundas. Pero de nosotros depende el estar acariciando esa cicatriz cada día, adorándola, o decir "bien sé que estás ahí, te voy a cuidar, formas parte de mí y de mi vida, caminarás conmigo pero ya no me dueles, estás curada".

El truco está en nunca darse por vencido. Siempre hay una salida para todo, una solución para cada problema. Como dice mi padre: "todo tiene solución menos la muerte".

A veces es necesario encontrarse ante un gran abismo para desarrollar las grandes decisiones. Son las pruebas de la vida para que crezcas. No tengas miedo, confía.

Pero no te equivoques, ser resiliente no significa no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. Nadie es de piedra. La muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas económicos serios, etc., son sucesos que tienen un gran impacto en las personas, produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional.

Aún así, las personas logran, por lo general, sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.

No he dicho que sea fácil, digo que es posible. Las situaciones mencionadas y otras muchas más, crean estrés, dolor emocional, malestar físico,... pero de estas situaciones es de donde se debe sacar la fuerza para seguir adelante, apartar la tragedia y las adversidades de nuestro camino es nuestra decisión y no por sufrir es uno más fuerte...

Entonces, Diana, ¿cómo se hace?
Bien... primero acepta la realidad, luego sé consciente de que la vida tiene sentido y que todo tiene solución y finalmente reconoce que vas a mejorar en todos los aspectos una vez hayas llegado a este punto porque serás capaz de ver las cosas de forma diferente, aceptando lo sucedido, sabiendo que está en ti el no sufrir innecesariamente.

Mi madre murió hace más de seis años. Estaba bien. De repente llegó algo inesperado y en tres meses ya no estaba, físicamente, con nosotros. Cuando supe el mal que le había tocado y acepté que no tenía solución, lo interioricé y pensé que no era culpa de nadie, simplemente le "tocó". La quiero con el alma y sé que siempre está conmigo. Hicimos lo que pudimos pero ya era hora de irse. Cuando ves a una de las personas que más quieres de tu vida estar mal no quieres que sufra, y tienes que dejarla ir. Sé que para muchos estas palabras son durísimas e inaceptables, pero tal vez sea sólo ahora, tal vez dentro de un tiempo comprendáis, cuando os convirtáis en resilientes.

Y así para todo.

Conozco mis virtudes y mis defectos, pero trabajo para usarlos de la mejor forma posible. Me propongo metas objetivas, que sé que pueden costarme un poco pero que no son imposibles y utilizo lo que está a mi alcance para conseguirlas. 

Sé creativo. Si algo se rompe, roto está, aunque valga una millonada ya está roto... por mucho que te enfades eso no va a hacer que vuelva a ser el que era. Puedes suplantarlo o hacer un mosaico original pero no le des más vueltas.

Enfoca tu objetivo y ve a por él. Sabes que puedes conseguirlo porque antes te he dicho que tus metas son objetivas. Algunas cosas tardan más que otras pero ahí está la gracia de vivir. Si todo fuese tan fácil la vida sería un poco aburrida, ¿no crees? ¡Ah! ¿Necesitas ayuda? ¡Pídela! La gente está a tu alrededor para ayudarte, igual que tú haces con ellos.

¿Se te resiste algo? ¿Te parece muy difícil? Bien, es tu oportunidad para aprender y conocerte más. Tal vez con aquella meta te pasaste... no pasa nada, no eres peor, reajusta las velas y sigue navegando. Los momentos difíciles no son eternos y tu futuro depende de cómo asumas estas situaciones adversas. ¿Qué puedes aprender de ellas?

Estás aquí, ahora, vive el presente. Lo que pasó pasó, ya no puedes hacer nada más que aprender de aquello e intentar que no vuelva a repetirse. No te culpes, aprende de ti. Disfruta de los momentos, de los pequeños detalles de la vida y no dejes de ser curioso, de conocer cosas nuevas, de informarte, de estudiar.

Sé objetivo y optimista. A esto se le llama OPTIMALISMO y no es más que pensar que "sólo es un día malo, no es una mala vida".

Rodéate de gente sana, con actitud positiva ante la vida y evita los chantajes emocionales y la gente que te chupa la energía con su negatividad y pesimismo.

No controles, crea estrés a inseguridad. No es posible controlarlo todo, así que asume la incertidumbre y siéntete cómodo aunque no puedas controlar todo lo que sucede a tu alrededor... si lo piensas bien no hace falta. Se vive muuuuucho más tranquilo así.

Sé flexible. Digamos que te propusiste una meta pero te está costando más de lo que pensabas... bien, no pasa nada, modifícala en el camino, no es un fracaso, es ser inteligente. ¿Hay una piedra en el camino? ¿Qué vas a hacer? ¿Volver sobre tus pasos? Salta por encima, bordéala, arrástrala hacia un lado o destrúyela con otra piedra. Nunca te la lleves contigo y nunca vuelvas hacia atrás, aún no has llegado a tu meta y esto no va a impedirlo.

Y que no te falta, por supuesto, el sentido del humor! saca una broma de cualquier cosa, ríete de las adversidades y acabarás con ellas. Es tu mejor aliada para seguir con tu optimismo y positivismo.

Si eres de este tipo de personas resilientes te sentirás mejor físicamente, tu energía se impregnará en las personas que estén a tu alrededor, jamás estarás deprimido, la gente querrá estar a tu lado, serás carismático, de esas personas con las que es agradable siempre estar.

Confía en ti y en los demás, no va a evitar que algunos intenten aprovecharse de ti o engañarte, pero de esta forma aprenderás cómo elegir a tus amistades.

Diana.
"El éxito se mide por cuán alto rebotas una vez has tocado fondo"

"Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios"




martes, 1 de diciembre de 2015

Enamórate cada día de ella/él.

Comenzamos diciembre. Un diciembre lleno de ilusiones, deseos, buenos propósitos, alegría, energía, esperanza,... Acaba el año y empieza a entrarnos a todos esa sensación de añoranza y melancolía por aquellos que se fueron para no volver pero que seguro estarán con nosotros igualmente. Una melancolía que se disipa momentáneamente cuando tenemos que ocuparnos de regalos, comidas suntuosas y visitas que sólo se pueden llevar a cabo en estas fechas tan señaladas. Para mí la Navidad y el Fin de Año es especial. Se me llena el cuerpo de alegría y siento esa sensación de que "este año va a ser genial".

Bien, hoy comparto con vosotros un artículo que encontré quién sabe dónde un día cualquiera, pero me gustó y lo guardé aquí para que lo disfrute quien quiera leerlo.

La vida está llena de momentos felices, está llena de ilusión, de cambios inesperados, de soluciones  a problemas que un día dejan de serlo,... la vida es genial y este 2016 va a ser perfecto.

Diana.
"Llegó el momento de coger el timón de nuestros sueños"



******************
El gustarse entre dos personas es lo primero que debe existir para que luego surja el amor, y así la relación se vaya manteniendo de buena manera en el tiempo. Si bien esto es lo principal, también es necesario agregar algunos condimentos para enriquecer la relación, para enamorarse una y otra vez de esa persona que nos deslumbró desde el primer día.
Queremos compartir 9 cosas que hacen aquellas parejas que no han perdido el encanto y, aunque hayan dificultades, siguen fortalecidas y enamoradas:

1. Evitan acomodarse

Muchas veces las relaciones se vuelven rutinarias, y es ahí, en el momento en que se dejan de lado los sueños y solo quedan recuerdos, cuando empieza a morir una relación. Por este motivo, las parejas que se enamoran una y otra vez saben que no tienen que dejarse de lado ni acomodarse del todo al otro. Guardan un poquito de sí mismos, de ese misterio gracias al cual conocerse, durante semanas, meses o años, sea siempre novedoso y con el poder de encantamiento propio del amor.

2. Experimentan

El camino fácil para cualquier persona es sentirse cómoda en una zona en la que con el paso del tiempo hayan aprendido a dominar. Pero en las relaciones también hay que enfrentar y crear nuevos retos. Las parejas que se enamoran una y otra vez prueban cosas nuevas, distintas de lo rutinarioEs bonito crear un espacio para ambos, en que realicen cosas (pueden ser simples gestos o alguna actividad en común), pues esto genera una identidad común y refuerza los momentos juntos.

3. Vida sexual

La vida sexual es crucial para desarrollar la intimidad y seguridad en la pareja. Así lo piensan las parejas que se enamoran una y otra vez, sin perder la pasión. Esta se fomenta y mantiene en el tiempo gracias a diferentes rutinas sexuales y románticas. Puesto esto supone que estos momentos se convierten en algo nuevo a descubrir cada día en la pareja.

4. No controlan

Las parejas que se enamoran una y otra vez confían en su relación. Saben que no es necesario pedir explicaciones o saber cada paso que da su pareja. En ocasiones se comete el error de controlar sin querer a la otra persona y eso acaba por convertirla en una relación algo destructiva dado que provoca sentimientos de recelo, desconfianza, dudas, etc., lo que termina por hacerlos sufrir a ambos, y desgastar el amor. Por esta razón es importante identificar el por qué de ciertas inseguridades y sanarlas a tiempo.

5. Se dan espacio

Las parejas que se enamoran una y otra vez buscan tener una sensación de libertad o espacio personal, pero que no les haga perder todo lo que han construido juntos. Démonos espacios en la pareja, abrámonos a tener tiempo para nuestras propias cosas y amigos. Así, luego llegaremos enriquecidos con vivencias y personas para compartir con la persona a la que tanto queremos.

6. Demuestran

enamorar 4 fi
Las parejas que se enamoran una y otra vez saben que deben hacer cosas para mantener a la otra persona al lado. No demos por hecho que solo basta estar con nuestra pareja para mantenerse unidos. Las acciones y palabras son cruciales, pues van cultivando la cotidianidad tan fundamental en cada persona.No hay que temer decirle aquello que sentimos a nuestra pareja, pues él también querrá sentir y decir ese tipo de cosas. Ambos las sienten y quieren expresarlas.

7. Racionalizan

Es muy importante en las parejas comunicar lo que les sucede, pero hay que ser cuidadosos al momento de expresarseLas parejas que se enamoran una y otra vez en lugar de contar todo lo que les sucede, de manera algo impulsiva y como se les viene a la cabeza, prueban a buscar diferentes puntos en los que apoyarse cuando ven que no tienen un buen día o alguna cosa les preocupa demasiado. De lo contrario, se corre el riesgo de cargar y ahogar la relación con muchas cosas. Primero reflexionar sobre lo qué se quiere decir, y luego decirlo de manera tranquila y racional, siempre con el cariño que se siente por otro.

8. Aprenden el código de la comprensión

Esto es como ir en bicicleta, al principio uno se tambalea porque no tiene la técnica aprendida, pero luego, si se practica mucho, se hace diestro.  Es así como las parejas que se enamoran una y otra vez aprenden que la manera de querer o entender a su pareja son cosas fundamentales en la relación. El sentirnos comprendidos por la persona que amamos nos hace sentir de una manera muy especial, estableciendo un vínculo por encima de muchas otras personas con las que nos relacionamos.

9. Encuentran el punto

Más allá de las diferencias entre mujeres y hombres no dejamos de ser personas que quieren cosas bastantes parecidas en una relación: el respeto, el cariño, el sentirse admirado, querido y comprendido, etc. Por esta razón, las parejas que se enamoran una y otra vez encuentran el punto exacto de conexión con el otro: entregarse sin perder su propia esencia, ya que es de esta de la que se enamoró la otra persona. Hay que sentirse orgullosos de ser queridos tal y como somos.

***********************