lunes, 26 de octubre de 2015

Ayer pensé en él de nuevo.

Sí... Pienso muy a menudo en el pasado, tal vez no sea lo más inteligente o lo más acertado pero es lo que me sale hacer aunque me pierda por unos instantes el presente. Tal vez sea añoranza... sí, seguramente sea eso...

Sé que el pasado quedó allí, sé que está acabado pero no muerto, vive siempre en el recuerdo. Y reconozco que suelo ir bastante a menudo por aquellos lares a visitar viejos besos y abrazos de mi madre especialmente, viejas palabras, viejos recuerdos que me hacen sonreír, momentos inolvidables, excursiones de la vida grabadas para siempre en la mente, en el alma, en el corazón. Lo beneficioso es que no suelo recordar los malos momentos y si me vienen a la cabeza intento darles un significado del porqué ocurrieron y qué aprendí de ellos.

Me importa darme cuenta de quién he llegado a ser gracias a él, gracias a todo lo "malo" y lo bueno vivido hasta hoy y digo "malo", así entre comillas, porque al fin y al cabo hasta aquello que pensamos que es "malo" en el fondo es una enseñanza, en el fondo es "bueno" aunque de buenas a primeras nos destroce el corazón, las esperanzas o las ganas de seguir adelante. Todos nos hemos sentido así en algún momento. 

El pasado me hizo vivir situaciones inolvidables, sensaciones que no sé si se volverán a repetir pero que las guardo en el corazón como oro en un paño delicado y divino. El pasado me puso la zancadilla mil veces, aposté fuerte por algunas personas, aposté fuerte por algunas oportunidades y consiguieron defraudarme, consiguieron hacerme sentir arrepentida de haber tomado aquella decisión. El pasado me hizo llorar hasta aburrirme de tristeza, hasta hinchar mis ojos y deformarlos, pero también me hizo reír hasta que conseguí algunas arrugas perfectas que hoy muestro con orgullo. 

El pasado es perfecto tal y como está. Gracias por estar ahí, gracias por hacerme tal como soy. Gracias por esas lágrimas que me hicieron crecer y madurar a la fuerza y gracias por esas risas que llenaron mi alma de magníficos recuerdos inmortales ahora en mí. 

Antes, cuando era más joven, solía pensar en el futuro constantemente. Ahora tengo ilusión por el "qué será" pero ya no lucho por él. Lo dejo venir. Intento dejar que simplemente las cosas pasen y me sorprendan a su llegada. Y sean "buenas" o "malas" las recibiré con un "genial estás aquí" o un "a ver qué aprendo de esto esta vez".

A los que estuvisteis en mi pasado y estáis leyendo esto, gracias por cada uno de los momentos vividos. Por todos, de corazón. A los que estuvisteis en mi pasado y seguís en mi presente os aprecio más aún porque a estas alturas ya deberéis tener una idea de cuáles son mis defectos (que son un montón así de grande) y aún así seguís conmigo... gracias... espero seguir viéndoos en el futuro.
Y a los que aún no os conozco... llegará el momento adecuado para conocernos, seguro, y espero más risas que lágrimas. Y si llegan las lágrimas que sean de reírnos.

Mil besos.
Diana.
"La vida no te da a las personas que tú quieres, sino que te da a las personas que necesitas.Estas personas a veces te ayudarán, a veces te lastimarán, a veces te abandonarán, a veces te amarán... pero, sobre todo, te ayudarán a convertirte en la persona que estás destinada a ser."

viernes, 23 de octubre de 2015

Dibuja para todo

Estoy ya de vuelta. Las mudanzas es lo que tiene, no te dejan espacio (literalmente entre cajas y demás) ni tiempo para nada. Encima trabajando y con los niños se hace todo pero muchísimo más difícil.

En fin, vuelvo a mi blog que lo tenía algo abandonado.

Hace un tiempo leí que la terapeuta Victoria Nazarevich ha llegado a la conclusión de que para poner el cerebro en su lugar lo mejor es dibujar. Nuestro cerebro trabaja y trabaja sin descanso con pensamientos, noticias, trabajo, preocupaciones,... para poner tu cerebro en orden sólo coge lápiz y papel y sé creativo/a. No importa mucho si dibujas mejor o peor, sólo dibuja y en poco tiempo sentirás la tranquilidad y la armonía de vuelta contigo.

Pero ¿qué dibujar? Pues ¡no vale cualquier cosa!. Según esta terapeuta:

Si estás cansado, dibuja flores.
Si estás enojado, dibuja líneas.
Si te duele algo, esculpe.
Si estás aburrido, llena una hoja de papel con colores diferentes.
Si estás triste, dibuja un arcoíris.
Si tienes miedo, teje macramé o elabora aplicaciones de telas.
Si sientes angustia, haz una muñeca de trapo.
Si estás indignado, rompe el papel en pedazos pequeños.
Si estás preocupado, practica origami.
Si estás tenso, dibuja patrones diferentes.
Si necesitas recordar algo, dibuja laberintos.
Si estás decepcionado, haz una réplica de una pintura.
Si estás desesperado, dibuja caminos.
Si necesitas entender algo, dibuja mandalas.
Si necesitas restablecer las energías, dibuja paisajes.
Si quieres entender tus sentimientos, dibuja un autorretrato.
Si es importante recordar tu estado, dibuja manchas de colores.
Si necesitas sistematizar tus pensamientos, dibuja celdas o cuadrados.
Si quieres entender tus deseos, haz un collage.
Si quieres concentrarte en tus pensamientos, dibuja usando puntos.
Para encontrar la solución óptima a una situación, dibuja olas y círculos.
Si sientes que estás estancado y necesitas seguir adelante, dibuja espirales.
Si quieres concentrarte en una meta, dibuja cuadrículas y un blanco. 

Yo tengo varios dibujos que hacer... así que os dejo con esto y me voy a buscar lápiz y varias hojas. ¡Tal vez me compre una libreta sólo para esto! Jajajajaja.

Saludos, Diana.
"Debes amar de tal manera que la persona que amas se sienta libre" (Thich Nhat Hanh).

miércoles, 7 de octubre de 2015

"Crear contigo el amor y hacer contigo la vida"

Es un dicho de Ana Bahena y me parece precioso así que ahí queda.

Hace poco alguien a quien quiero muchísimo me dijo que la habían dejado y el motivo fue  un cobarde "creo que no me quieres"... ¡cobarde, cobarde y cobarde! y ahora la busca y la marea... En fin....

El amor de pareja es algo que se construye cada día, con ternura y con tesón, con la ilusión de estar con alguien porque la quieres con el corazón. La dedicación hacia la otra persona es algo que no se debe perder nunca. No debe de dar pereza el agradar constantemente, durante años, durante siglos, a esa persona que decidió un día darte lo mejor de sí: compartir su vida contigo.

Hay palabras que se las lleva el viento y parece que nunca se dijeron. Hay otras palabras que parecen que no se van nunca y no son por rencor, son porque te han dolido tanto que su cicatriz queda contigo de por vida y esa parte de tu piel ya nunca será igual. Normalmente se hace más sensible. Es difícil quitar una cicatriz. 
Por lo tanto hay palabras que se dicen y luego se desearía no haber dicho nunca, pero ahí quedan, grabadas en el alma. 
Y hay palabras, frases, voces, que se recuerdan para siempre y una desearía, pagaría, daría parte de su vida por volver a escuchar. 

La vida da tantísimas vueltas... en cuanto te descuides un poco... ¡zas! te sorprende con algo inesperado.

Están esos que llegan a tu vida, la alborotan y desaparecen como si con ellos no fuese la cosa y tu que quedas ahí, con los pelos locos haciéndote un millón de preguntas.
Están esos otros que ni siquiera has visto pero que siempre están ahí, preparados en cualquier momento para echarte una mano, o un oído...
Están aquellos que conociste y desaparecieron eligiendo otro camino que jamás volverá a cruzarse con el tuyo pero mantenéis el contacto (bendito whatsapp).
Están estos otros que ves a diario pero ni si quiera sabes sus nombres. Todos los días veo caras nuevas y me pregunto qué será de sus vidas, quiénes serán, a qué se dedicarán. Y nunca conoceré.
Y están estos de aquí que puedo tocar con los dedos, que conoces, ves, hablas de vez en cuando, te cuentan sus cosas y tú las suyas,... es maravilloso tener amigos, conocer gente, ayudarnos unos a otros a lo que sea....

Y, a veces te frustras, te decepcionas, te molestas porque tú diste lo mejor de ti y te ignoran... bueno, que sólo te importe lo que tú hiciste por sentirte bien y por hacer el bien. Si no quieren estar a tu lado, si no cuentan contigo para nada... pues "adiós muy buenas" ¡no pasa nada!. Sigue adelante. Sonríe y haz el bien sin mirar a quien.

Y con respecto a esto aquí van unas cuantas citas para pensar un poco en ellas:

"No confundas mi personalidad con mi actitud. Mi personalidad es quien soy yo y mi actitud depende de quién seas tú."

"El 10% de los conflictos se deben a una diferencia de opinión y el 90% a un tono de voz equivocado." (Vea Mariz)

"A quien de verdad le importas... te busca."

"El que da y nunca recibe un día se cansa. Así que recuerda bien: la razón no siempre tiene que ser la tuya, vive y aprende. Recuerda que hay que ser agradecidos con la suerte porque el que cree que tiene mucho y no lo cuida... ¡Un día lo pierde!"

"Nunca quieras a alguien que te guste, quiere a alguien que te quiera, porque quien te gusta sólo te ilusiona y quien te quiere te valora."

"Tu vida no está tan determinada por lo que la vida te da, sino por la actitud que tienes ante la vida; no tanto por lo que te pasa, sino por la manera en que tu mente ve lo que pasa." (Kahlil Gibran)

"Estar con gente que te aprecia es tal vez la mejor terapia que puedas encontrar."

"El amor no duele, lo que duele es la decepción, la desilusión, el engaño, la indiferencia, la mentira,... y la gente incapaz de luchar por lo que ama."

"Jamás permitas que la ignorancia, el odio, la envidia y la negatividad de ciertas personas detengan tus ganas de ser buena persona y luchar por lo que quieres."

"Sé fuerte. No importa por lo que estés atravesando... sé fuerte. Nada es permanente, todo es temporal. Cada cosa pasará y, en algún momento, tu vida mejorará. No te deprimas, pues tu haces de tus días lo que tu quieres que sean. Aprovéchalos, vívelos. Sonríe, vence tus temores. Llora si tienes que hacerlo, saca lo que llevas dentro, pero jamás decaigas pues en esta vida no tendrás carga tan grande que no puedas soportar."

"Regalos insignificantes como un beso en un momento inesperado, o un papel escrito deprisa y corriendo pueden ser valorados más que una joya" (Julio Cortázar)

"Vive de acuerdo a tu imaginación, no según tu pasado" (Stephen Covey)


Un beso grande a una de las mejores amigas de mi madre. te quiero un montón N.P.

Diana.
"Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice." (Peter Drucker)

"Existen dos formas de hacer las cosas: como siempre y como nunca."

martes, 6 de octubre de 2015

El conde Sisebuto

Y, de repente, me he encontrado con esto.... mi padre, que es como una enciclopedia viviente, se lo sabe entero... yo no. Creo que es de esas cosas que gusta leer no sólo por la rima sino por la trajicomedia a la que se somete el lector. Aquí os lo dejo para que lo disfrutéis.

Diana.
"¿Qué es poesía?, dices mientras clavas tu pupila en mi pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú."
Gustavo Adolfo Becquer.


El conde Sisebuto 
Joaquín Abatí (1865-1936)


A cuatro leguas de Pinto
y a treinta de Marmolejo,
existe un castillo viejo
que edificó Chindasvinto.

Perteneció a un gran señor
algo feudal y algo bruto;
se llamaba Sisebuto,
y su esposa, Leonor,
y Cunegunda su hermana,
y su madre Berenguela,
y una prima de su abuela
atendía por Mariana.

Y su cuñado, Vitelio,
y Cleopatra su tía,
y su nieta Rosalía,
y el hijo mayor, Rogelio.

Era una noche de invierno,
noche cruda y tenebrosa,
noche sombría, espantosa,
noche atroz, noche de infierno,
noche fría, noche helada,
noche triste, noche oscura,
noche llena de amargura,
noche infausta, noche airada.

En un gótico salón
dormitaba Sisebuto,
y un lebrel seco y enjuto
roncaba en el portalón.

Con quejido lastimero
el viento fuera silbaba,
e imponente se escuchaba
el ruido del aguacero.

Cabalgando en un corcel
de color verde botella,
raudo como una centella
llega al castillo un doncel.

Empapada trae la ropa
por efecto de las aguas,
¡como no lleva paraguas
viene el pobre hecho una sopa!

Salta el foso, llega al muro,
la poterna está cerrada.
- ¡Me ha dado mico mi amada!
-exclama-. ¡Vaya un apuro!

De pronto, algo que resbala
siente sobre su cabeza,
extiende el brazo, y tropieza
¡con la cuerda de una escala!

- ¡Ah!... -dice con fiero acento.
- ¡Ah!... -vuelve a decir gozoso.
- ¡Ah!... -repite venturoso.
- ¡Ah!... -otra vez, y así, hasta ciento.

Trepa que trepa que trepa,
sube que sube que sube,
en brazos cae de un querube,
la hija del conde... la Pepa.

En lujoso camarín
introduce a su adorado,
y al notar que está mojado
le seca bien con serrín.

- Lisardo... mi bien, mi anhelo,
único ser que yo adoro,
el de los cabellos de oro,
el de la nariz de cielo,
¿qué sientes, di, dueño mío?,
¿no sientes nada a mi lado?,
¿que sientes, Lisardo amado?
Y él responde: - Siento frío.

- ¿Frío has dicho? Eso me espanta.
¿Frío has dicho? eso me inquieta.
No llevarás camiseta
¿verdad?... pues toma esta manta.

- Y ahora hablemos del cariño
que nuestras almas disloca.
Yo te amo como una loca.
- Yo te adoro como un niño.
- Mi pasión raya en locura,
si no me quieres, me mato.
- La mía es un arrebato.
Si me olvidas, me hago cura.

- ¿Cura tú? ¡Por Dios bendito!
No repitas esas frases,
¡en jamás de los jamases!
¡Pues estaría bonito!

Hija soy de Sisebuto
desde mi más tierna infancia,
y aunque es mucha mi arrogancia,
y aunque es un padre muy bruto,
y aunque temo sus furores,
y aunque sé a lo que me expongo,
huyamos... vamos al Congo
a ocultar nuestros amores.

- Bien dicho, bien has hablado,
huyamos aunque se enojen,
y si algún día nos cogen,
¡que nos quiten lo bailado!

En esto, un ronco ladrido
retumba potente y fiero.
- ¿Oyes? -dice el caballero-,
es el perro que me ha olido.

Se abre una puerta excusada
y, cual terrible huracán,
entra un hombre..., luego un can...,
luego nadie..., luego nada...

- ¡Hija infame! -ruge el conde.
¿Qué haces con este señor?
¿Dónde has dejado mi honor?
¿Dónde?, ¿dónde?, ¿dónde?, ¿dónde?

Y tú, cobarde villano,
antipático, repara
cómo señalo tu cara
con los dedos de mi mano.

Después, sacando un puñal,
de un solo golpe certero
le enterró el cortante acero
junto a la espina dorsal.

El joven, naturalmente,
se murió como un conejo.
Ella frunció el entrecejo
y enloqueció de repente.
También quedó el conde loco
de resultas del espanto,
y el perro... no llegó a tanto,
pero le faltó muy poco.

Desde aquel día de horror
nada se volvió a saber
del conde, de su mujer,
la llamada Leonor,
de Cunegunda su hermana,
de su madre Berenguela,
de la prima de su abuela
que atendía por Mariana,
de su cuñado Vitelio,
de Cleopatra su tía,
de su nieta Rosalía
ni de su chico Rogelio.

Y aquí acaba la leyenda
verídica, interesante,
romántica, fulminante,
estremecedora, horrenda,
que de aquel castillo viejo
entenebrece el recinto,
a cuatro leguas de Pinto
y a treinta de Marmolejo.

jueves, 1 de octubre de 2015

El misterio de estar siempre sano

A todos nos gusta estar sanos y muchos nos preocupamos por llevar una alimentación equilibrada, hacer deporte, relajarnos en cuanto tengamos un momento,... pero hay otras cosas que también podemos hacer por nuestra salud y no todos reparamos en ellas...

El siguiente artículo está escrito por el Dr. Drauzio Varella (1943), reconocido médico, oncólogo y escritor brasileño.

*********************
HABLE DE SUS SENTIMIENTOS.
Emociones y sentimientos que se esconden y se reprimen terminan en enfermedades como gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna. Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer.Entonces, vamos a sincerarnos, a hacer confidencias, compartir nuestra intimidad, nuestros secretos, nuestros errores,...
El diálogo, el hablar, la palabra, son poderosos remedios ¡y una excelente terapia!.

TOME DECISIONES
La persona indecisa permanece en la duda, e la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana está hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros.
Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas en la piel.

BUSQUE SOLUCIONES.
Las personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren lamentarse, murmurar, ser pesimistas. Es mejor encender un fósforo que lamentarse por la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe.
Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

NO VIVA DE APARIENCIAS.
Quien esconde la realidad finge, está en pose, quiere dar siempre la impresión de estar bien, mostrarse perfecto, bonachón,... acumula toneladas de peso. Una estatua de bronce con pier de barro.
Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz. Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

ACÉPTESE.
El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos a nosotros mismos. Ser un mismo es el núcleo de una vida saludable. Quienes no se aceptan a sí mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos.
Aceptarse, aceptar ser aceptado y aceptar las críticas es sabiduría, buen sentido y terapia.

CONFÍE.
Quien no confía no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza no hay relación.
La desconfianza es falta de fe en sí mismo, en los otros y en Dios.

NO VIVA SIEMPRE TRISTE.
El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive. "El buen humor nos salva de las manos del doctor".
La alegría es salud y terapia.
*******************

Diana.
"En el mundo actual se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para a virilidad masculina y silicona para mujeres que en la cura del Alzheimer. En algunos años, tendremos viejas de tetas grandes y viejos con el pene duro pero ninguno de ellos se acordará de para qué sirven." (Drauzio Varella).