martes, 29 de septiembre de 2015

Las mamás y papás también lloramos

Algunos dicen que lo de llorar es de débiles o de incluso cobardes porque cuando uno llora se esconde, tapa sus lágrimas, baja la mirada..., pero yo no lo creo. Al contrario, me parece que lo de llorar es de valientes, descargas un montón de cosas que llevas dentro, de frustraciones, tristezas,... y al final, después de haberse dado una buena "jartá" a llorar uno se encuentra muchísimo mejor e incluso puedes llegar a ver las cosas de otra manera.

Y como padres, ¿por qué no enseñarles también a llorar a los niños? No entiendo a los padres que oigo diciendo "no llores más" o simplemente "no se llora"... joba, pues ¿por qué no?. Yo soy de las que consuelo y dejo que el niño descargue su rabia, su malestar, su frustración,... y estoy con él, ayudándole a pasar el mal rato y cuando se le pasa lo animo. Tampoco es que lloren por cualquier cosa, eso no lo acepto, del tipo "quiero un chupa-chup y como no me lo compras me pongo a llorar"... hay que hacerles ver que ese tipo de lloro no lleva a ningún sitio. Llorar por llorar, no. LLorar porque así vuelvo loca a mamá y consigo lo que quiero, NO.

Así que podríamos hablar de distintos tipos de lloros según la situación que los provoca y está claro que hemos visto llorar a nuestros hijos cientos de veces...

Pero ¿qué pasa si somos los papás los que lloramos delante de nuestros hijos?, ¿qué hay de malo en mostrar las emociones? ¿Qué hay de malo en que los niños se den cuenta de que los mayores en ocasiones también están tristes? Abro el diálogo libre para quien quiera aportar su opinión.

*********
Las siguientes reflexiones las hace una pediatra alicantina, tocaya mía, Lucía Galán:
1. Da ejemplo. Los niños son lo que somos, hacen lo que hacemos y sienten de la misma forma que sentimos. 
2. Ponte en su lugar. Conecta con tu hijo, no desde el autoritarismo y el «porque yo lo digo», sino desde el «Cariño, sé que no quieres ir al colegio, a mí me ocurría lo mismo cuando tenía tu edad, pero piensa que hoy ya es viernes y cuando salgas tendremos toda la tarde para estar jugando juntos». 
3. No le grites. Para su autoestima es nefasto. 
4. Cuéntale historias. Háblale de cómo te ha ido el día, haz que desarrolle su imaginación, su creatividad. 
5. Dale la oportunidad de elegir. Y de equivocarse también. Es la única manera de aprender.
*********

Por mi parte tengo que decir que ser madre no es tarea fácil y los niños me llegaron sin manual de instrucciones pero soy de las que enseño a saltar en los charcos, contar estrellas y buscar formas en las nubes. Soy de las de pararse a mirar bichitos, a dar besos de mariposa, de dinosaurio y hasta de vaca y abrazos muy fuertes. Nunca niego un abrazo, no me canso de decirles "te quiero" aunque estén dormidos es lo último que les digo antes de irme yo a dormir. Les cuento cuentos, me invento historias cuando vamos de paseo y hago la tonta aunque la gente me vea con cara rara. Lloro con ellos, no me importa si el suelo o las paredes de casa están arañadas por un coche de juguete.., las cosas que se rompen se pueden volver a conseguir o les decimos adiós para siempre. Los platos me los dejo para lavarlos después (o a veces para el día siguiente), estos niños de hoy en día no necesitan tantos juguetes, ¡necesitan que estés con ellos y jugar contigo!.

Diana.
"Respira... serás madre/ padre para toda la vida. Él sólo será niño una vez."

sábado, 26 de septiembre de 2015

Tú y yo.

Tú y yo (Sergio Dalma)

Tenemos algo que no he visto nunca en nadie más
algunos dicen que esto es sólo cosa del azar
yo creo que hay algo más, que no puedo explicar.

No se te ocurra repetir que esto se va pasar
dime una sola cosa que pueda secar el mar
lo intentarás frenar y nos volverá a alcanzar.

Ni en sueños pude imaginar lo que ahora es tan real
Tú y yo 

somos el mundo entero
¿por qué tenerle miedo?
 si no hay nada más grande 
más grande que el fuego entre tú y yo
que con una mirada, ganamos la batalla
no intentes evitar lo que ya no se puede parar.

Tenemos algo que no he visto nunca en nadie más
vas a decirme que prefieres dejarlo pasar
no lo conseguirás, nos volverá a alcanzar.

Ni en una vida entera algunos logran encontrar
eso que a ti y a mí nos atrapó fue un huracán
que gira sin parar y no nos va a soltar.

Ni en sueños pude imaginar lo que ahora es tan real
Tú y yo 
somos el mundo entero
¿por qué tenerle miedo? si no hay nada más grande
más grande que el fuego entre tú y yo
que con una mirada, ganamos la batalla
no intentes evitar lo que ya no se puede parar
lo que ya nadie puede frenar, lo que tú y yo tenemos...

Ni en sueños pude imaginar lo que ahora es tan real
Tú y yo 
somos el mundo entero
¿por qué tenerle miedo? si no hay nada más grande
más grande que el fuego entre tú y yo
que con una mirada, ganamos la batalla
no intentes evitar lo que ya no se puede parar.

Escúchala: Tú y yo

viernes, 25 de septiembre de 2015

39 frases de amor... y un "te quiero".

Para vosotros y vosotras, los más románticos... ha llegado vuestro momento. 



1. Me gustaría poder besarte en lugar de extrañarte.

2. Tú eres la historia más bonita que el destino escribió en mi vida.

3. Aquella mujer que te dedica canciones, te manda mensajes por las noches, que se preocupa, es atenta, sincera, te dice que te quiere y se traga su orgullo sólo para jugársela por ti, sepa que no es una chica fácil, esa mujer es con quien de verdad vale la pena estar.

4. Dicen que cuando realmente amas a alguien, incluso si hay un millón de razones para irte, todavía buscas una razón para quedarte.

5. Sólo imagina lo precioso que puede ser arriesgarse y que todo salga bien.

6. Me gustas. Te lo diría directamente, pero sigo en la etapa de negación. Así que lo escribí por aquí, para que lo leas pero no estés seguro de si es para ti; para que lo sospeches pero no puedas confirmarlo; para que la duda me proteja mientras a ti te hace sonreír.

7. Y al final del día me doy cuenta de que uno no se enamora del físico, de la piel ni de los besos. En cambio te enamoras de su esencia, de su alma bonita, de lo que no ves, pero sí de lo que sientes. Allí es donde habita el amor, en lo inmaterial.

8. Soñaré con los besos que aún no me has dado.

9. Te veo poco, pero te pienso mucho.

10. Si me dedico a soñar sólo me sale tu nombre.

11. Quédate con alguien que no sólo esté orgulloso de tenerte, sino que también tome riesgos para conservarte.

12. Ama como la llovizna que cae en silencio casi sin hacerse notar, pero que es capaz de desbordar ríos.

13. Si piensas que te pienso todo el día te equivocas. También toda la noche.

14. Tengo ganas de un abrazo tuyo, de esos que me quitan hasta el mal humor.

15. Se enamora con acciones, se besa con sentimiento, se abraza con cariño, se piensa con el corazón y se ama con el alma.

16. Apaga la luz. Prometo que no habrá palabras... pero tampoco silencio.

17. Si te hago sonreír a kilómetros imagina lo que puedo hacer a centímetros.

18. Quédate conmigo hoy, vive conmigo un día y una noche y te demostraré el origen de todos los poemas. WALT WHITMAN.

19. Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos. CORTÁZAR.

20. Matemáticamente hablando eres la suma de todos mis deseos...

21. La historia comienza cuando dos personas que ni soñaban con conocerse terminan encontrándose. En el instante menos esperado, pero en el momento indicado.

22. Yo quiero proponerle a usted un abrazo, uno fuerte, duradero, hasta que todo nos duela. Al final será mejor que me duela el cuerpo por quererle y no que me duela el alma por extrañarle. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ.

23. Se enamoró de quien no imaginaba, de quien no esperaba y de quien no estaba buscando. Desde ese momento aprendió que el amor no se elige. Es él quien nos elige a nosotros.

24. Dile que sí, aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ.

25. te mereces a alguien que pueda entrar en discusiones contigo y todavía te mire como si fueras lo mejor que le hayas pasado.

26. No siempre tengo algo importante que decirte, pero siempre tengo ganas de hablar contigo.

27. Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí. FRIDA KAHLO.

28. Regalos insignificantes como un beso en un momento inesperado o un papel escrito a las apuradas, pueden ser más valorados que una joya. CORTÁZAR.

29. Me gustaría pasar el resto de mis días con alguien que no me necesite para nada pero que me quiera para todo.

30. No te quiero para mí, te quiero conmigo. Es diferente...

31. Y si me preguntan cómo me gusta el amor, les diría que complicado, rebelde y valiente, tierno y salvaje. Largo como tus manos, dulce como tu boca, tranquilo como un domingo por la mañana. Les diría que el amor me gusta mucho, pero mucho menos que tú. BRANDO.

32. Antes de conocerte yo nunca supe lo que era mirar a alguien y sonreír sin motivo.

33. Me gusta cuando sonríes pero me encanta cuando yo soy la razón.

34. - Déjame sin respiración.
      - ¿Cómo?
      - No sé, bésame o algo...

35. No se puede ser fuerte con quien es tu debilidad.

36. Si no tardas mucho te espero toda la vida.

37. Faltas y todo me sobra.

38. Tengo un grave conflicto entre la distancia y mis ganas de abrazarte.

39. Te voy a querer tanto que te darás cuenta de que las que estuvieron antes de mí realmente no te quisieron.

40. ¡Te quiero! Pero no es para tanto... es para siempre.


Diana.
"Te cambiaría un día de estos por una noche de aquellas".


miércoles, 23 de septiembre de 2015

"Bendito" refranero español...

... que nos confunde deliberadamente a todos...

La lengua española, bonita donde las haya, con sus diferentes acentos según te encuentres en la península o en alguna de sus islas (porque todos sabemos que no es lo mismo hablar con un manchego que con un andaluz, con un valenciano que con un gallego, o un canario con un catalán, etc, etc... por citar tres ejemplos al azar y por no hablar de los países hispano parlantes del continente Americano que igualmente adornan el español con sus diferentes acentos allá donde vayan preciosos todos ellos), en fin, como decía que me voy del tema, la lengua española tiene un refranero muy peculiar. Y me explico, contradictorio de narices alardea de ser curioso, histórico, culto, detallista y real pero a ver si se aclaran porque yo, al menos no sé a cuál hacerle caso. 

Hace unos días me vino esto a la cabeza:

Mejor estar solo que mal acompañado.
PERO...
Más vale malo conocido que bueno por conocer.

¿En qué quedamos? Yo, de verdad, me lío... ¿Alguien me ayuda?

Y, como ese otro montón más... estos ya los he sacado de internet porque pensé que como el que yo me había planteado seguro que habría otros muchos y, efectivamente los hay, como:


A grandes males, grande remedios.
PERO...
A veces el remedio es peor que la enfermedad.

Perro ladrador poco mordedor.
PERO...
Cuando el río suena agua lleva.

De tal palo, tal astilla.
PERO...
De padres cojos, hijos bailarines.

Las apariencias engañan.
PERO...
La cara es el espejo del alma.

Al que madruga, Dios lo ayuda.
PERO...
No por mucho madrugar amanece más temprano.

A la mujer fea, el oro la hermosea.
PERO...
Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
PERO...
Más vale tarde que nunca.

Más vale pájaro en mano que ciento volando.
PERO...
El que no arriesga, no gana.

Hay gente tan sumamente pobre que sólo tiene dinero.
PERO...
Dime cuánto tienes... y te diré cuánto vales...

Dime lo que presumes y te diré de lo que careces.
PERO...
De la abundancia del corazón, habla la boca.


En fin, llego a dos conclusiones:
1. La lengua española es muy bonita pero muy complicada.
2. Elige uno u otro según te convenga.

Diana.
"Bien ama quien nunca olvida"
"Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte"



domingo, 20 de septiembre de 2015

El cuento del domingo.

Un día una mujer joven se acercó a su padre y tristemente le dijo:

— Papá ¡estoy tan cansada de todo! tengo muchos problemas en el trabajo, en mi vida personal y ya no tengo fuerzas... ¿qué puedo hacer?

Su padre le respondió:
— Deja que te enseñe algo...

Puso en el fogón tres ollas con agua y trajo una zanahoria, un huevo y café. Luego puso un ingrediente en cada uno de los tres recipientes. Al cabo de algunos minutos apagó el fogón y le preguntó a su hija:
— ¿Qué ha pasado con lo que puse en el agua?
— Pues, la zanahoria se coció, el huevo también. El café se disolvió — respondió la chica.
— Así es, — respondió el padre, — pero si lo vemos más profundamente nos damos cuenta de que la zanahoria, que era tan fuerte se hizo blanda y flexible. El huevo que parecía tan frágil y delicado se volvió duro. Su aspecto es el mismo, pero interiormente cambiaron, cada uno a su manera bajo una misma situación: el agua hirviendo. Lo mismo ocurre con las personas: los que parecen fuertes pueden resultar siendo los más débiles y aquellos que parecen más indefensos y delicados se vuelven duros y rígidos...
— Vale pero ¿y el café? — preguntó curiosa la hija.
— Ah, pues el café es lo más interesante. Se disolvió completamente en el ambiente hostil y lo cambió, hizo del agua hirviente una bebida deliciosa y aromática. Hay personas que al entender que no pueden salir de determinada situación, deciden cambiarla y convertirla en algo positivo, poniéndose a disposición su conocimiento y a sí mismas para hacer de eso algo mejor. Es elección de cada uno en qué quiere convertirse tras pasar por una situación difícil.

****************

Diana.
"Quien quiere hacer algo encuentra el medio. Quien no, una excusa".

miércoles, 16 de septiembre de 2015

No planees, sólo deja que las cosas sucedan.

¿Os habéis dado cuenta de que lo mejor que nos pasa en la vida viene de repente, así, sin darnos cuenta, sin planearlo?. La mayoría de las veces basta con dejarnos fluir con ella como el agua, con permitir que las cosas sucedan por sí mismas, casi sin pensar, con el cariño que puede dar alguien humilde y que no espera nada, pero que en verdad… lo sueña todo.

(Y yo, soñadora, soy un rato...)

Según la "ley de la atracción" esta tan famosa ya y de la que todo el mundo habla, todas las personas deberíamos ser capaces de conseguir, o de llegar a ser, aquello que deseamos gracias a pensamientos y emociones. Pero yo añado que tiene que ser algo que desees de corazón, con toda tu alma, de verdad y sin miedos, con el pleno convencimiento de que será para ti y de que llegará en el momento adecuado, ni antes ni después.

Así que no te estreses, no le metas caña a la vida. Déjate fluir, deja que las cosas simplemente sucedan, que lleguen, porque seguro que lo hacen pero, repito, cuando sea el momento adecuado. Ni antes ni después. Y, cuando llegue, será maravilloso.

Te conviertes en lo que piensas y en el Universo existe esta ley donde el propio pensamiento nos hace alcanzar nuestros objetivos. Es así de simple.

Soy de las que pienso que las casualidades no existen y que las cosas no pasan "porque sí". Lo que buscas puede esconderse en cualquier esquina, en cualquier rincón, y esa esquina puedes encontrarla de repente. En realidad siempre estuvo ahí y pasaste por su lado mil veces, pero no la veías o no se te ocurrió la idea de mirar qué había en ella antes... porque no era el momento.

No es cosa de magia, sino de apertura, de querer ver, de abrir esas puertas interiores que todos tenemos para permitirnos segundas oportunidades. Y las hay... EXISTEN...

Mereces ser feliz, como todo el mundo, y si eres consciente de este pensamiento ya es mucho. No te conformes. Sólo espera el mejor momento para tomar las decisiones apropiadas.

Lo cierto es que la vida no se planea y si lo haces en muchas ocasiones se empeña en llevarte la contraria, arruinando los planes que habías hecho con toda tu ilusión.

Déjate llevar por los vientos suaves, por las olas que acarician tus deseos, por tu intuición. Mantén la mente y los ojos bien abiertos y el corazón receptivo y lleno de amor y las cosas llegarán a ti como si fueses un imán. Te lo prometo.

Diana.
Pues eso... "Lo mejor de la vida no se planea, simplemente… sucede".

martes, 15 de septiembre de 2015

¿Qué será?

Desamor:

*************
... y ni nos vimos, tan sólo nos presentimos a lo lejos; ni nos tocamos, ni nos rozarnos la piel por más que nuestras ganas de amarnos estaban maduras y entrelazadas...
A lo lejos nos vemos mientras tomamos caminos contrarios, alejándonos por momentos, pero nuestras miradas se siguen mandando mensajes de pasión, esperando el momento para converger en un mismo punto: tú el fuego que me quiere quemar y yo, el oxígeno que fuerza te da. 
Y aquí estamos otra vez, dos mundos diferentes pero idénticos a la vez... ¿Qué será del universo, ¿qué será?

*********************

Aprendí que quien regresa al lugar del desastre
cuando el corazón ya está aplastado
debe preguntarse por qué.

Aprendí que yo no quería compartir, 
yo quería sentir.
Y vaya si lo hice.

Aprendí que dos que se aman no tienen por qué estar juntos
que dos fuegos que se abrazan
suman un fuego aún más grande
y la pasión sin control -al igual que el fuego-
sólo deja ceniza a su paso, 
ninguna brasa donde soplar
y recuerdos de los tiempos de calor
cuando ya no hay más que leña quemada.

Aprendí que sólo un imbécil lo intenta cien veces del mismo modo,
y que cuando se hacen las cosas mal
-y yo arriesgué con ella todo lo bueno que tenía con otra mujer-
el karma te paga al contado, sin demora,
todo lo que has roto en el corazón de otra persona, 
te devuelve tu inversión y lo hace con heridas.

*************

Pero a mí me tocó enamorarme de una estrella especial, una estrella fugaz, de esas que de repente pasan por tu vida, te iluminan, te atrapan, te ciegan, te llenan de momentos, de sonrisas y se van igual de rápido, dejando una estela de recuerdos, lágrimas y la oscura soledad.

*************

Si tienes que elegir entre mí y alguien más, no me elijas a mí. No quiero pasar mi vida con alguien que se va a estar cuestionando si tomó o no la decisión correcta.

*************

- Desencantado de desconocerte...
- El disgusto es mío...

*************

Te espero en el silencio. 
Ahí es donde te doy audiencia;
en el silencio hablaré a tu alma
... y en él oirás mi voz.

*************

lunes, 14 de septiembre de 2015

Te propongo algo... ¡Qué bonito!

Esta es mi oferta...

Te ofrezco que te quedes conmigo, en casa, tirados en pijama y mesa de camilla para el tiempo que en breve viene, ver la tele, dormir o hablar, arreglando el mundo a nuestro ritmo como excusa para terminar con un cónclave de besos. 

Te ofrezco olor a café recién hecho los domingos por la mañana, o si quieres, firmamos una cláusula y olerá así todos los días de tu vida. 

Te propongo abrir las ventanas cuando llueva, para cuando entre la humedad disfrutes del olor a tierra mojada; o no, mejor aún, salimos a la terraza y mojarnos de esa lluvia, que lo de ''carpe diem'', ha quedado más como frase para tatuaje y poca gente lo lleva a cabo. 

Te ofrezco noches de compás, de baile y de whisky, de impaciencia al esperar un taxi y disfrutar de una hamburguesa mientras llega.

Te ofrezco mi camisa del día anterior para que desayunes con ella sin nada debajo, con un moño recogido y el rimel corrido. 

Prometo pequeños grandes detalles, llevarte agua helada a la cama por la mañana cuando nos despertemos con resaca, tardes de ''gordo'', comiendo paquetitos de patatas, doritos, chocolate y demás grasas saturadas. 

Te ofrezco leerte en braille, sonrisas por palés, algún que otro mal rato sabiendo que lo que viene después, va a ser como volver a conocer tu geometría una y otra vez. 

Te prometo besos, pero no besos cualquiera, no como los que se dan las parejas por costumbre al verse que es como un piquito sin ganas, yo te ofrezco tiempo, temple y nervio en cada uno de los que te dé. 

Te doy la posibilidad también, de un poder que pocos tienen y que envidio de parejas que conozco, el mirarse y saber exactamente lo que pasa por tu cabeza en ese momento, para bien o para mal, porque en los tiempos que nos han tocado, ya no se respetan ni la miradas y las que hay escasean. 

Te ofrezco ponerte el mundo cuesta abajo, para que todo te venga rodado; cien primaveras, cien veranos, cien otoños y cien inviernos y los que no nos den tiempo de vivir, nos lo vamos imaginando por el camino. 

Así que tu preocúpate de sonreír, que de provocarte las sonrisas ya me encargo yo...

Francisco Bonilla Lozano

****************

Qué bonito... ¿a qué chica no le gustaría recibir una carta así? Más abajo, la "frase del post del día", la vi hace unos días en el CaraLibro y creo que para hoy va muuuuuy bien.

Diana.
"Yo no tengo la culpa de que me gustes. La culpa la tienes tú por tener todo lo que me encanta".


viernes, 11 de septiembre de 2015

Reflexión de algún rebotado/a de internet... con TODA la razón

Haz que no parezca amor... Que es lo que se lleva ahora.

Duelen tantas tripas en nombre de la libertad... Tú dices libre y yo digo cobarde.

Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.

Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.

Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.

"Yo es que no quiero nada serio..." como si no fuera lo suficientemente serio estar dentro físicamente de otro ser humano.

"Yo es que no creo en las etiquetas..." como si ponerle nombre a las cosas fuera algo malo.

"Yo es que busco pasar el rato..." como si la vida fuera para siempre.



Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos. Tan irrespetuoso con la vida. Tan impaciente...



Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.

Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos. Porque no queremos que nadie nos conozca. Porque es más sencillo empezar de nuevo cada dos años vendiendo nuestra mejor cara. Porque es mucho más sencillo follar que limpiar lo follado. 
Porque tenemos miedo a que en el fondo seamos un auténtico fraude. A que cuando el otro arañe un poco vea que no hay nada... Nada serio.



Y aquí seguimos rascando, cambiando cromos repetidos, poniéndonos ropa interior cara para que otros se limpien los pies al entrar.
Haciendo del amor una servidumbre de paso.



¿No sientes a veces que tú vales más que todo eso que haces? Que tú eres un jodido milagro. Con tus ojos que todavía pueden ver. Con tu pies moviéndose para llevarte al lugar que quieras. Con tu boca capaz de dar las gracias. Con tu piel ocupando una plaza en el mundo.

¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te hacen? Dos besos mal pegados. Tres minutos entre las piernas. Cinco embestidas. Y un WhatsApp: "No me agobies".


Lo más triste es que esta sociedad nuestra ha conseguido invertir los papeles.

Ahora si dices que sientes algo, estás loco. Es muy pronto. Muy arriesgado. Poco inteligente.

Dime tú, cómo lo haces para no sentir algo cuando lo haces.

¿Cómo se finge la vida?

Cómo se hace para que nunca parezca amor.

Y que simplemente parezca un accidente.

jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Qué hacer cuando lo que se quiere y lo que se debe hacer no es lo mismo?

Hace unos días puse esta pregunta en mi perfil de whatsapp. En principio sólo era eso, una pregunta que leí por ahí, no sé dónde, y que me gustó pero creó polémica. Varios amigos me contactaron (con uno de ellos hacía 13 años que no hablaba por circunstancias de la vida) preocupándose por si estaba bien, otros dándome su opinión como respuesta a la pregunta...

En fin, es realmente una pregunta para pensar. A veces uno quiere hacer algo y no puede o por condición física, o económica, o simplemente porque la sociedad dicta que es incorrecto hacer algo. Mi amiga A.F. me dio un ejemplo claro: "Yo no quiero ir a trabajar esta mañana, pero debo hacerlo". 

Uno no puede dejar de hacer cosas así porque sí, porque te dé la gana porque la sociedad nos da un protocolo de actuación. Efectivamente hay cosas que hacemos, que no nos gusta hacer, pero que hay que hacerlas. Y punto. Se llaman OBLIGACIONES.

Otra cosa es que consigas aquello que quieres. Para eso no hay excusas. Tienes que conseguirlo. Si físicamente no puedes, encontrarás la tangente que te ayude a hacerlo lo mejor posible. Si es una cuestión económica, ahorra, te llevará más o menos tiempo pero al final lo conseguirás. Lo más fácil de cambiar es lo que la sociedad define como "correcto" o "incorrecto". Aquí se debe de actuar con diplomacia pero hacer y decir lo que a uno le dé la gana siempre, por supuesto, con educación. Expresar sentimientos, ideas, actuar en consecuencia, son cosas que a veces pensamos que están "mal vistas" pero en mi modesta opinión, no son más que pautas que impone la sociedad y que nos lleva a todos como borreguitos por el mismo camino. 

Si tienes que decirle algo a alguien díselo como digo, con educación, pero díselo. Nunca te olvides de las consecuencias que pueden traer tus palabras, esto es muy importante. ¿Los demás piensan que es "socialmente incorrecto"? ¿Y a ti qué? ¿Qué es lo que piensas TÚ?.

También es verdad que a veces uno se ve en la NECESIDAD de seguir a la manada. Cada vida es totalmente diferente de las demás y nadie conoce a fondo la historia que lleva a cuestas cada uno de nosotros. A veces el dejarse llevar y dejarse vencer es sólo una forma de volver a coger fuerzas para más tarde volver a la carga y nadar contracorriente de nuevo. 

Lo cierto es que yo soy de las de nadar a contracorriente. Soy rebelde de nacimiento y no me gusta hacer lo que todos hacen a no ser que me apetezca hacerlo por voluntad propia o que esté, como decía, cansada (que también tengo derecho a estarlo) y quiera recuperar fuerzas. 

La vida es complicada, la sociedad es imponente............ pero somos LIBRES.

Diana.
"No todos se animan a volar cuando la jaula se abre"

domingo, 6 de septiembre de 2015

... y si te he visto... no me acuerdo.

Ayer estuve casi una hora al teléfono con alguien a quien adoro, alguien especial en mi vida que me ha ayudado en los momentos más difíciles, alguien con quien me he reído tanto que al día siguiente tuve agujetas en la tripa, hemos tomado el sol en la playa, hemos gastado bromas, hemos llorado y reído juntas, alguien que, a pesar de estar a cientos de kilómetros de distancia de mí, siempre la siento cerca. Alguien con quien vale MUCHO la pena hablar, y convivir. Alguien a quien valoro por su sentido del humor, su valentía, su lucha con su enfermedad y la de su hijo,... alguien excepcional.

Pues bien, este alguien ayer me dijo que, después de haber estado con un hombre durante este último año, la semana pasada lo dejó. Y lo dejó por cansancio, porque una se cansa, sí, de dar y de no recibir. Se cansa de escuchar malas contestaciones, se cansa de involucrarse en la vida de alguien y que ese alguien no muestre el menor interés por la tuya. Se casa de ser ella siempre la que va y él el que la espera sentado en un sillón a que ella llegue....

Pues ya está bien, me parece perfecto que una persona te guste mucho por algunas cosas, pero hay que hacer balanza, y en el otro lado hay otro montón de cosas que no me gustan, chato, así que adiós, fue un placer haberte conocido, pero ya no te quiero en mi vida.

Bueno de todo se aprende, pero llegada a cierta edad (y esta persona tiene 16 años más que yo) pues las tonterías se cuentan hacia atrás. Ya vale hombre!

Y os animo a todas las que estéis leyendo esto que hagáis lo mismo. Miedo ninguno, cierra la puerta que otra mejor te espera. No aguantes tonterías de nadie. El amor es de dos personas involucradas en la relación. DOS. Recuérdalo. Si eres joven y lo dejas pasar, los años te pasarán a ti la factura. Si no, tiempo al tiempo...

Lo que sigue a continuación lo he encontrado en internet pero me viene muy bien ponerlo ahora así que espero que os sirva para recapacitar a aquellas que estéis en una situación un tanto incómoda. El simple hecho de pensarlo ya tendría que poneros alerta de que algo no va bien. 

Diana.
"La mayor cobardía de una persona es despertar el amor de alguien y después abandonarlo"


********************

ASÍ DEBES ELEGIR A UN COMPAÑERO DE VIDA

1- Elige a alguien como si fueras ciego. 
Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, de su gentileza, su lealtad, su comprensión, su devoción, su habilidad para ocuparse de ti, su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero cuando miramos al objeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados.

2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender.
Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Dice el refrán “el ignorante es poco tolerante”. Aquellos que no pueden aprender cosas nuevas, ver las cosas a la luz de lo nuevo, ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran y dicen. “No, esto tiene que ser así, de este modo” y para una relación de toda la vida es mejor estar con alguien que se abra y se cierre aprendiendo y evolucionando.

3- Elige a alguien que quiera ser como tú, fuerte y sensible a la vez.
Para no confundir el significado de estas palabras, no relacionarlas con la rigidez y la fragilidad. La fuerza en el sentido en que es fuerte un árbol: pueden soplar fuertes vientos pero se sostendrá porque es flexible y se moverá para adelante y para atrás con el viento. Y en cuanto a la sensibilidad, estoy hablando de ver, estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto, pero a menudo en algún lugar profundo en su mente, o en su corazón, ya están despiertos y alerta a todas estas cosas, si bien no saben cómo articularlas. Y es por eso que el número 2 es tan importante: la habilidad para aprender. Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, devoto, bueno y el mejor amante conocido del género humano pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!

4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre.
Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Esto es muy importante. Hay muchos modos en que la gente muestra el dolor. A veces reclamando es una de las cosas que hacen las personas más extrovertidas. Reclaman, se vuelven locos… pero es su propia expresión de dolor. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción. Como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia. Pasamos por muchas relaciones o unas cuantas, antes de encontrar a alguien con quien querríamos pasar nuestra vida. Sentimos las heridas en tantas relaciones que empezaban con grandes esperanzas pero que terminaban con fallas y accidentes. Por otro lado, te vas a encontrar con otro que no está intacto, que también está herido de algún modo. Como resultado de esto es que la habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. ¡Es muy importante! Porque por naturaleza de las relaciones hay momentos de tensión en que presionamos o hicimos algo que lastimó al otro y esto no puede ser evitado completamente, pero no debe ser la misma herida una y otra vez. La gente tiene que aprender cada vez. Puede que alguien haya acumulado enojo y sufrimiento, heridas de los amantes anteriores, y haya adquirido así la habilidad de herir al nuevo amante y hasta ser desbordado por el deseo de herirlo. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el dolor en la otra persona.

5- Elige a una persona que tenga una vida interior.
Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, la religión, algo que ame. Elige a una persona que esté en viaje y te vea como a un compañero de camino, un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.

6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida.
Una relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son el “pegamento” lo que une la relación. Por el placer que es recordar buenos tiempos juntos, pero también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfruten juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. Aun cuando cada uno pueda ser muy distinto del otro y hacer cosas muy diferentes, tiene que haber algo, algo tan simple como descansar juntos en la bañera o secarse juntos el pelo al sol, o dar vuelta a la manzana cada noche, o cualquier cosa de estas muy simple… sé que estarás pensando, cepillarse juntos los dientes a la mañana… Si, poco más que esto.

7- Elige a alguien que tenga valores similares.
En cuanto a tener hijos, al nacimiento de los niños, la familia, roles de hombres y mujeres y las ideas acerca del dinero y la religión. Tal vez todas estas cosas juntas son el ideal y no las puedas encontrar todas sobre todo al principio de la relación, pero puedes tener esto en cuenta. Elegir a alguien que tenga valores similares tiene que ver con disminuir las fricciones en la relación y estas cosas deben sintonizarse si hay verdadero compromiso. Esta sintonía debe darse también en un nivel pragmático y cuando se da en estos niveles prácticos en más fácil que pueda darse en otros niveles más sutiles.

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo.
Particularmente si eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, eventualmente hallarás cierta lentitud que será buena para ti. También alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación. A veces las personas tienen que estar ocho o nueve años hasta tener este ritmo completamente desarrollado. Lleva tiempo construir un milagro… no un milagro porque estén juntos sino por la fuerza que hay en el centro de una relación por la profunda guía del amor.

9- Elige a alguien que se pueda reír de sí mismo. 
Poder hacer un chiste y reír de la situación y de sí mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación (vuelve al punto 2, alguien que tenga habilidad para aprender)

10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle las fallas y características.
En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraerían de un compañero, las cosas más encantadoras, serían las que después te volvería loca… Así que no pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molesta a las otras personas y que para ti no son importantes porque él o ella las está haciendo y él o ella es tu amante. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación sea el matrimonio o las sociedades y los negocios. Tales como el alcoholismo, el abuso sexual, el juego, las actividades criminales, Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona por la que no podrías dar fe, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores. Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.

11- Sed amigos y no-solo amantes. 
Y no es solo que digas “si yo sé lo que eso significa, significa que me guste y que lo ame” Significa más que eso y un modo de juzgarlo es pensar. ¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesta a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesta a escucharlo, estás dispuesta a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer? Esto no significa que tengan que estar cuidándose el uno al otro siempre y para siempre, pero sobre ciertas bases y en algunos detalles por cierto que deben hacerlo. Entonces cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu amante, las cosas se aclararán para ti.

12- Elije a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

*********************

miércoles, 2 de septiembre de 2015

En silencio recordarás lo que tu alma ya sabe

No sé si conocéis a Wayne Dyer, psicólogo, terapeuta, profesor, escritor y gran inspirador para millones de personas en el mundo. Murió hace unos días y creo apropiado el dejaros aquí en su memoria algunas de esas frases que sirvieron de inspiración para mucha gente. Espero que os gusten y os hagan reflexionar. 

Diana.
"En silencio recordarás lo que tu alma ya sabe"

*********************
1- Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian.


2- Cuando juzgas a otros, no los defines, te defines a ti mismo.


3- Nuestras vidas son una suma total de las opciones que hemos tomado.


4- Practica ser el tipo de persona que te gustaría atraer.


5- Nuestra intención crea nuestra realidad.


6- No puedes controlar siempre lo que ocurre en el exterior, pero siempre puedes controlar lo que ocurre en el interior.


7- Soy realista, espero milagros.


8- Puedes conseguir cualquier cosa que realmente quieras, si realmente la persigues.


9- Lo verás cuando lo creas.


10- No hay escasez de oportunidades para ganarte la vida de lo que amas; sólo hay escasez de voluntad.


11- La gente exitosa gana dinero. No es que la gente que gana dinero se vuelve exitosa, sino que la gente exitosa atrae el dinero. Llevan el éxito a lo que hacen.


12- El estado de tu vida no es más que un reflejo del estado de tu mente.


13- No mueras con la música aún en ti.


14- La forma más alta de ignorancia es cuando rechazas algo de lo que no sabes nada.


15- Cómo te trata la gente es su karma; cómo reaccionas es el tuyo.


16- Sólo hay dos emociones básicas: una es el miedo, la otra es el amor.


17- Tus hijos te conocen más por la manera en que vives que por lo que dices.


18- No somos seres humanos en búsqueda de una experiencia espiritual. Somos seres espirituales inmersos en una experiencia humana.


19- Tú eres quien determina lo que vales sin necesidad de dar explicaciones a nadie.


20- Mi meta no es ser mejor que alguien, sino ser mejor de lo que solía ser.


21- Cuando estás inspirado, nunca te preguntas acerca de tu propósito. Lo estás viviendo.


22- Cuando perseguía el dinero, nunca tenía suficiente. Cuando tuve un propósito en la vida y me centraba en dar de mi mismo y de todo lo que llegaba a mi vida, entonces era próspero.


23- La libertad significa que no tienes obstáculos para vivir tu vida como eliges. Cualquier otra cosa es una forma de esclavitud.


24- La abundancia no es algo que adquirimos. Es algo con lo que sintonizamos.


25- Recuerda que no puedes fallar en ser tú mismo.


**********************

martes, 1 de septiembre de 2015

"El Amor", por Albert Einstein

Hoy os dejo una bonita carta acerca del amor. Hay gente como Albert Einstein que debería ser recordado siempre y creo que, además de su teoría sobre la relatividad y otras muchas investigaciones y enseñanzas de este gran hombre, no deberíamos pasarnos por alto esta preciosa carta llena de eso, de amor y realidad. 
Carta escrita a su hija, Lieserl, a finales de los 80. La hija del célebre genio, donó 1.400 cartas escritas por Einstein a la Universidad Hebrea, con la orden de no hacer público su contenido hasta dos décadas después de su muerte. 
Esta es una de ellas… 

Diana.
"Matemáticamente hablando eres la suma de todos mis deseos".


“El amor”

“Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo. Te pido, aún así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación. 
Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR. 
Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas. El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor. Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo. 
Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites. 
Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser siente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta. Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada. 
Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida. Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!”.

“Ama a quien te ama, valora a esa persona que esta junto a ti, incluso en los momentos en los que ni tu mismo(a) te soportas, quienes te aman están junto a ti en los momentos difíciles, fácil es estar en los buenos momentos, difícil es que estén junto a ti cuando más necesitas apoyo y atención. No permitas que la costumbre de tenerlo o tenerla, te arrebate ese alguien especial que la vida te ha dado. Recuerda que en los seres humanos el exterior no siempre demuestra lo que en el interior se siente, cuida, escucha, atiende, y sobre todo AMA. Hasta que tus fuerzas se agoten, y si te agotas, descansa y vuelve a amar. Renueva los sentimientos y no desmayes. Se feliz y haz feliz”.

“Tu padre: Albert Einstein”