martes, 28 de abril de 2015

Cura sana, culito de rana y besitos de hada

Te has caído... bien... no importa. Haz unos estiramientos...



... y levántate de nuevo. Al fin y al cabo el suelo está para andar en él y para frenar tus caídas, no para ver las cosas desde otra perspectiva. Si lo piensas bien es ese "alguien" ("algo" en este caso) el que te abre los ojos y te dice "¡hasta aquí!".
Y ¿qué pasa después de un "hasta aquí"? Ahhhh, eso ya depende de ti, de si quieres quedarte ahí mucho rato o levantarte como un resorte, sacudir el polvo de tus rodillas y empezar de nuevo.

Yo soy de las del resorte. A veces el dolor es tan profundo que te deja sin respiración y no te deja levantar tan rápido como te gustaría (más si te rompes un hueso o algún músculo -el corazón también lo es, para los que os hayan roto el corazón también sirve-) y tienes que esperar un poquito más de lo que te gustaría para volver a empezar por otro camino un poco menos empedrado, con menos baches y menos curvas... Pero todas las heridas, sean más o menos profundas o superficiales, de huesos o de músculos, TODAS se curan. Sólo hay que dejar pasar un poco de tiempo.
No mucho tampoco, porque si dejas pasar demasiado el cuerpo de acostumbra a estar ahí sentado y entonces sí que ya se acabó todo. Empiezas a acomodarte y a coger kilos y la gente empieza a llevarte tupperwares para que no te mueras de hambre. Es el principio de tu fin...


En esta situación, por favor, deja de sentirte miserable y haz algo con tu vida, pero YA.

Los errores, los tropiezos y los obstáculos son parte del día a día y tienes que aprender a vivir con ellos o mejor aún, a combatirlos. No haces nada con llorar, apiadarte de ti mismo y rendirte sin luchar o hacer algún esfuerzo por cambiar las cosas. La vida cambia SÓLO SI TÚ QUIERES.

Los problemas existieron, existen y existirán siempre. El truco no es esquivarlos sino encararlos para que no vuelvan a aparecer.

Sí, la vida es dura y todos cometemos errores, pero no por ello se le borra su encanto. Sigue con tu vida sin recriminarte por lo sucedido. No pases la página, tira la libreta y empieza de nuevo.

Lo pasado ya está pasado (muchas veces "gracias a Dios" como aquel que dice). Aprende de los errores y vive un nuevo presente, deseando para ti mismo un futuro mejor. Te aseguro que habrá otros errores pero es que ¡de eso se trata la vida!. Estamos en un contínuo aprendizaje. Estamos en la escuela de la vida y sólo nos graduamos cuando nos llega la muerte.

Tu libreta la escribes TÚ. Piensa bien qué quieres escribir en ella y disfruta de cada letra, de cada día y de cada bolígrafo que se gasta. Tú eres el que maneja las riendas de tu vida, el que decide qué camino tomar y bajo qué circunstancias, así que no dejes que nada te limite ni te impida continuar caminando. Disfruta de las pequeñas cosas y olvídate de los grandes problemas.

En realidad no importa cuál sea el problema, lo importante es que en este momento estés buscando la solución así que deja de quejarte y levántate del suelo, prepárate para encarar la vida y hacerla tuya. Amárrate a la vida con la suficiente fuerza como para no dejarte caer pero con la delicadeza necesaria para relajarte y dejar fluir las cosas.

La vida es perfecta tal y como es.

Sueña, vive y disfruta. Y si te caes ¡que sea desde lo más alto!

Reconstruye tu vida, inicia de cero y recuerda que nunca es tarde para empezar a ser y sentirte feliz. ¡Todos lo merecemos!


Diana.
"No se equivoca el pájaro que, ensayando el primer vuelo, cae al suelo. Se equivoca el que, por miedo a caerse, renuncia a volar permaneciendo en el nido."


domingo, 26 de abril de 2015

Hoy toca reflexionar...

Algo para reflexionar...

Tras un largo día trabajando, mi madre sirvió de cena a mi padre un plato con salchichas y pan tostado que estaba bastante quemado. Yo esperaba para ver si alguien notaba el pan quemado, pero mi padre lo único que hizo, a pesar de haberlo notado, fue coger uno de los panes y preguntarme cómo me había ido el día.


Mientras le contestaba, untó mantequilla y mermelada en el pan y se lo comió. Cuando ya me iba a dormir, escuché a mi madre pidiendo disculpas a mi papá por los panes quemados. Mi papá le respondió: "Cariño, no te preocupes, a veces me gustan los panes muy tostados."

Cuando fui a dar las buenas noches a mi padre, le pregunté si en verdad le gustaban los panes quemados. El me respondió:

"Tu madre tuvo un largo día de trabajo y por ello debe estar muy cansada. Además, un pan tostado quemado no le hace daño a nadie. En la vida encontrarás cosas imperfectas y gente imperfecta. Nadie es perfecto. Pero una de las cosas más importantes de la vida, es aprender a aceptar los defectos de los demás. De esa manera se puede crear una relación sana y duradera. Un pan quemado no debe romper nunca un corazón.
La comprensión y la tolerancia es la base de cualquier relación, no sólo la sentimental. Siempre sé más amable de lo que tu creas que es necesario ser porque todas las personas, en este momento, están librando algún tipo de batalla. Recuerda que todos tenemos problemas y todos estamos aprendiendo a vivir cada día y lo más probable es que no nos alcance la vida para aprender todo lo que necesitamos vivir."

El camino no es siempre recto. Existen CURVAS llamadas EQUIVOCACIONES,  existen SEMÁFOROS llamados AMIGOS, luces de PRECAUCIÓN llamadas FAMILIA...  y todo se logra si tienes una rueda de repuesto llamada DECISIÓN, un potente motor llamado AMOR, un buen seguro llamado FE y mucha gasolina llamada PACIENCIA. El conductor eres TÚ MISMO y vas donde quieres ir, no donde otros te dicen que vayas.

Diana.
"Para reflexionar uno sólo tiene que volver a hacer flexiones... ;)"




jueves, 23 de abril de 2015

¿Estás al borde de un ataque de nervios?

El siguiente escrito me lo ha pasado una amiga por internet. Me ha encantado así que aquí os lo dejo para que lo disfrutéis y refexionéis igual que yo.

Saludos a todos, Diana.
"Y de repente algo pasa y TODO está BIEN... misterios de la vida..."


*******
Mi tía Eulalia (nombre que significa ‘Elocuente, de gran raciocinio y dulces modales’) tenía muchos problemas. Había estado ganando peso y sentía dolores por todos lados. No dormía, se mordía las uñas y rechinaba los dientes. Era irritable, gruñona, amargada y andaba todo el día con cara de preocupación. Hasta que un día, de pronto, ella cambió.

La situación estaba igual, pero ella era distinta, no reaccionaba como siempre:

"Vieja -dijo su marido- ¡hoy tuve un día tremendo en la oficina, un día de locos!"

- Ah, bueno -contestó mi tía. -Ya descansarás... toma algo fresco y una buena ducha.

"Mamá -dijo mi primo- patiné con dos materias en la facultad. Suspendí."

- Ah, bueno -respondió mi tía. -Ya te recuperarás y si no, pues repites el semestre. Pero te lo pagas tú.

"Mamá- dijo mi prima- Choqué con el coche y se me hizo un terrible bollo adelante."

- Ah, bueno. -suspiró mi tía. -Llama al seguro, llévalo al taller, busca como pagar y mientras tanto, muévete en autobús, metro, o que alguien te acerque.

"Mamá- dijo mi otra prima- Estaba con unas amigas y me dejé olvidado el móvil en un bar y cuando volví, ya no estaba y ¡nadie sabía nada! ¡Me quiero morir! ¡Ahí tenía todas las fotos, contactos, ¡Todo!”

- Ah, bueno. -dijo mi tía. -Llama a la compañía del teléfono y haz la denuncia; ya te comprarás otro móvil con tiempo.

Finalmente, llegó su hermana menor, mi otra tía, que siempre la fustigaba y clamaba: "¡Eulalia...! me peleé con mi marido y vengo a vivir un tiempo con ustedes."

- Ah, bueno. -dijo mi tía. -Acomódate en alguna cama que encuentres disponible en el primer piso, busca la ropa de cama en el armario de la habitación grande y ponbvte cómoda. 

Aunque todas las respuestas eran absolutamente lógicas, todos se reunieron muy desconcertados y preocupados al ver esta "falta de reacciones y sangre fría" de mi tía. Sospechaban que hubiera ido al médico para que le recetara unas pastillas de algún medicamento tipo ‘A mi que me importa’ de 1000 mgrs. Seguramente también estaría ingiriendo una sobredosis.

Propusieron entre ellos hacer una "intervención" a mi tía para alejarla de cualquier posible adicción que tuviera hacia algún medicamento "anti-berrinches". Pero cuál fue su sorpresa, que cuando se reunieron en torno a ella, mi tía explicó:

“- Me llevó mucho tiempo darme cuenta de que cada quien es responsable de su vida, me llevó años descubrir que mi angustia, mi mortificación, mi depresión, mi coraje, mi insomnio y mi estrés, no sólo no resolvían vuestros problemas sino que agravaban los míos. Siempre que os sugería algo, respondíais con objeciones y debía buscar otra cosa. Yo no soy responsable de las acciones de los demás, pero sí soy responsable de las reacciones que yo exprese ante eso. Por lo tanto, llegué a la conclusión de que mi deber para conmigo misma y para la salud de la familia, es mantener la calma y dejar que cada quien resuelva lo que le corresponde.”

“- He recibido las cinco clases de yoga que vosotros insististeis que hiciera y leí todos los libros de ‘autoayuda’ que me habéis comprado y teníais en la estantería, libros de filosofía zen, de Milagros, de Recursos Humanos, de Higiene Mental, las Cartas de San Pablo y otros más... y hay un común denominador: finalmente todos conducen al mismo punto... yo sólo puedo tener injerencia sobre mí misma.”

“- Vosotros tenéis todos los recursos necesarios para resolver vuestra propia vida. Yo sólo podré daros mi consejo si es que me lo pedís y de vosotros depende el seguirlo o no.”

“- Así que de hoy en adelante, yo dejo de ser el receptáculo de vuetras responsabilidades, el recipiente de vuestras culpas, la lavandera de vuestros remordimientos, la abogada de vuestras faltas, la depositaria de vuestros deberes, o vuestra rueda de repuesto para cumplir vuestras responsabilidades. Os declaro a todos Adultos, Independientes y Auto-suficientes."

Todos se quedaron mudos. Desde ese día la familia comenzó a funcionar mejor... Porque cuando la Tía Eulalia está bien, todos en la casa saben lo que les toca hacer.

Anónimo


lunes, 20 de abril de 2015

Orgulloso, sí, pero hasta aquí.

Todos hablamos del orgullo pero ¿qué es en realidad el orgullo? Según el diccionario...




Orgullo (nombre masculino)

1. Exceso de estimación hacia uno mismo y hacia los propios méritos por los cuales la persona se cree superior a los demás.


2. Sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano a uno que se considera meritorio.


Vamos a ver, todo sentimiento es bueno en su justa medida. Los excesos siempre son malos, pero hay que ser un poco de todo y pienso que el ser ALGO orgulloso, sin llegar a ser soberbio (la soberbia, a diferencia del orgullo, te hacer creer que eres capaz de cosas sin tener la necesidad de trabajar ni adquirir los conocimientos para conseguirlas) es necesario para sobrevivir en este mundo.


Es importante tener un poco de orgullo, sobre todo cuando te tienes que enfrentar a cosas difíciles ya que no te permite acomodarte y te da motivos para ignorar los intentos de los demás por convencerte de que tú no puedes hacer o conseguir algo. Te da fuerzas para luchar  y darte cuenta de que eres capaz de todo lo que te propongas e incluso más.

Pero cuidado, ser demasiado orgulloso tiene consecuencias nefastas. A veces hay que tragarse el orgullo con serenidad, madurez y templanza, reconociendo los límites que uno tiene, los fallos que se han cometido, las "metidas de pata", las palabras y acciones mal dichas o hechas en su momento y avanzar a ser un poco más maduro en tus reacciones y más cauto en tus palabras. 


Diana.
"El orgullo es como una espada samurai: te permitirá vencer a todo lo que intente atacarte, pero es más elegante cuando está enfundada."

"Es mejor perder el orgullo por amor que perder un amor por orgullo"


****************
Fábula del Orgullo

Una rana se preguntaba cómo podía alejarse del clima frío del invierno.

Unos gansos le sugirieron que emigrara con ellos. Pero el problema era que la rana no sabía volar.

"Déjenmelo a mí" -dijo la rana-. "Tengo un cerebro espléndido".

Luego pidió a dos gansos que la ayudaran a recoger una caña fuerte, cada uno sosteniéndola por un extremo. La rana pensaba agarrarse a la caña por la boca.

A su debido tiempo, los gansos y la rana comenzaron su travesía. Al poco rato pasaron por una pequeña ciudad, y los habitantes de allí salieron para ver el inusitado espectáculo.

Alguien preguntó: "¿A quién se le ocurrió tan brillante idea?" Esto hizo que la rana se sintiera tan orgullosa y con tal sentido de importancia, que exclamó: "¡A mí!"

Su orgullo fue su ruina, porque al momento en que abrió la boca, se soltó de la caña, cayó al vacío.

Autor desconocido
*****************


domingo, 19 de abril de 2015

¿Y tú qué opinas? ¿Cuál es tu verdad?

¿Cuántos habitantes hay en el mundo? Bueno, no hace falta saber el número exacto pero muchísimos ¿no? Tal vez demasiados... por desgracia hay muchísima gente que si no existiese tampoco pasaría nada... incluso haría un par de favores a unos cuantos cientos de miles de personas que dependen de ese alguien; pero, tampoco hace falta centrarse en un tipo específico de personas que todos sabemos quiénes son, a pequeña escala también sirve, a todos se nos están pasando por la cabeza más de dos y tres personas que no hacen o han hecho ningún favor a la sociedad o a tu misma familia sin ir más lejos. Por supuesto que esta gente también tiene familia y amigos, pero vamos, eso no quita a que, si somos francos, entendamos que simplemente no hay buenas personas en la superficie de la tierra. Y punto. O dicho de otro modo, hay personas a las cuales su sentido del bien se les ha desviado.

También me hace esto pensar que el bien existe porque existe el mal. Pero ¿qué necesidad hay de que haya mal? Tan poca empatía, tan mala idea, tanto aprovecharse de los demás, tanto egoísmo, tanta guerra, tanto querer pasar por encima del otro,... en fin... qué mundo éste con lo bien que podríamos estar...

Y es que el otro día leí que mundo está tan lleno de opiniones como lo está de personas. Y es totalmente cierto. Todos sabemos lo que es una opinión. Uno dice esto y algún otro dice aquello y todos justifican su idea con otras ideas preconcebidas de antemano por la sociedad en la que ha vivido. Cada cual tiene una opinión, pero ten muy claro que una simple opinión puede no ser la pura verdad, por lo tanto no deberíamos de escuchar una mera opinión, no importa de quién salga, sino que deberíamos de descubrir por nosotros mismos qué es lo verdadero de la forma más objetiva posible, aunque vaya en contra de lo que verdaderamente pensamos. La opinión puede cambiar de la noche a la mañana, pero no podemos cambiar la verdad.

Y la verdad está dentro del corazón de cada uno. Cada cuál sabe exactamente cuál es...

Y así funciona el mundo...

Diana.
"La verdad no mancha los labios de quien la dice pero sí la conciencia de quien la oculta."




martes, 14 de abril de 2015

¡Curioso!

01. Los caballitos de mar mueren de amor. Eligen una sola pareja durante toda su vida y cuando esta muere, ellos mueren también.


02. El Vaticano posee la cantidad de dinero suficiente para acabar con la pobreza mundial dos veces.


03. Los humanos y los delfines son las únicas especies que practican sexo por placer.


04. Las semillas de la manzana contienen cianuro, comerte 40 o 50 podrían matarte.


05. Un koala puede vivir toda su vida sin tomar agua.


06. Thomas Alva Edison, el inventor de la bombilla eléctrica, le temía a la oscuridad.


07. Los escorpiones, son los únicos animales que se suicidan. Lo hacen una vez que no Pueden escapar de una situación de peligro… muy rara ves lo mata otro animal.


08. Los peces chicos no se aburren en las peceras porque su memoria solo dura dos minutos y es como si volvieran a nacer.


09. Una persona morirá más rápido por no dormir que por no comer, el hombre solo puede aguantar 10 días sin sueño, y puede estar varias semanas sin comer.


10. Los chimpancés, orangutanes, delfines, elefantes y… el ser humano, son las únicas especies capaces de reconocerse a sí misma en un espejo.


11. Cuando un niño termina la educación primaria ha visto en su corta vida 8.000 asesinatos y 10.000 actos de violencia en la televisión.


12. Desde que nacemos nuestros ojos siempre son del mismo tamaño.


13. En Bangladesh,los niños de 15 años pueden ser encarcelados por hacer trampa en sus exámenes finales.


14. Cada mes que comienza en Domingo tiene un Viernes 13 y cada mes que comienza en Jueves tiene un Martes 13.


15. El material más resistente creado por la naturaleza es la tela de araña.


16. Si tienes comezón en la garganta ráscate el oído, ya que al tocar los nervios del oído, se produce un reflejo en la garganta que causa que los músculos sufran un espasmo, así aliviando la comezón.


17. Un metro cuadrado de césped produce suficiente oxigeno para una persona por todo el año.


18. Cada rey de las cartas representa a un gran rey de la historia:

- Espadas: El rey David.
- Tréboles: Alejandro Magno.
- Corazones: Carlo Magno.
- Diamantes: Julio César.


19. En París hay un Mc Donald’s cuya famosísima letra “M” es blanca.¿La razón? Los franceses dicen que el color amarillo se veía muy corriente.


20. La cucaracha puede vivir nueve días sin su cabeza, antes de morir de hambre.

domingo, 12 de abril de 2015

No me tientes, que si nos tentamos no nos podremos olvidar. TODO BENEDETTI

Qué gran escritor, qué gran persona...
Espero que disfrutéis tanto como yo de él.
Diana.


1. No me tientes, que si nos tentamos no nos podremos olvidar.


2. Pero, en definitiva, ¿qué es Lo Nuestro? Por ahora, al menos, es una especie de complicidad frente a otros, un secreto compartido, un pacto unilateral. Naturalmente, esto no es una aventura, ni un programa ni -menos que menos- un noviazgo. Sin embargo, es algo más que una amistad. Lo peor (¿o lo mejor?) es que ella se encuentra muy cómoda en esta indefinición. Me habla con toda confianza, con todo humor, creo que hasta con cariño.

3. Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas.

4. La mariposa recordará por siempre que fue gusano.

5. Después de todo, la muerte es solo un síntoma de que hubo vida.

6. En la razón sólo entrarán las dudas que tengan llave.

7. De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo: de la derecha cuando es diestra, de la izquierda cuando es siniestra.

8. No vayas a creer lo que te cuentan del mundo (ni siquiera esto que te estoy contando) ya te dije que el mundo es incontable.

9. Quién lo diría, los débiles de veras nunca se rinden.

10. Hay pocas cosas tan ensordecedoras como el silencio.

11. Me gustaría mirar todo de lejos pero contigo.

12. No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento, porque no estás solo, ¡porque yo te quiero!

13. Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

14. Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

15. Nos resignamos al momento único y feliz. Preferimos perderlo, dejarlo transcurrir sin siquiera hacer el razonable intento de asirlo. Preferimos perderlo todo, antes que admitir que se trata de la única posibilidad y que esa posibilidad es sólo un minuto y no una larga, impecable existencia.

16. Yo amo, tú amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.

17. Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo.

18. Nunca pensé que en la felicidad hubiera tanta tristeza.

19. Qué buen insomnio si me desvelo sobre tu cuerpo.

20. Mi estrategia es que un día cualquiera, no sé cómo ni sé con qué pretexto, por fin me necesites.

21. La gloria no consiste en no caer nunca, sino más bien en levantarse las veces que sea necesario.

22. El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual. Es, cómo podría explicarte, un puño de vida.”

23. La perfección es una pulida colección de errores.

24. Si el corazón se aburre de querer para qué sirve.

25. ¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!

viernes, 10 de abril de 2015

El águila

El águila es una de las aves de mayor longevidad. Llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad, en su cuarta década tiene que tomar una seria y difícil decisión.

A los 40 años, ya sus uñas se volvieron tan largas y flexibles que no puede sujetar a las presas de las cuales se alimenta. El pico alargado y en punta, se curva demasiado y ya no le sirve. Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas en función del gran tamaño de sus plumas, y para entonces, volar se vuelve tan difícil!

Entonces, tiene sólo dos alternativas: Dejarse estar y morir... o enfrentar un doloroso proceso de renovación que le llevará aproximadamente 150 días. Ese proceso consiste en volar a lo alto de una montaña y recogerse en un nido, próximo a un paredón donde ella no necesita volar y se siente más protegida.

Entonces, una vez encontrado el lugar adecuado, el águila comienza a golpear la roca con el pico ¡hasta arrancarlo! Luego espera que le nazca un nuevo pico con el cual podrá arrancar sus viejas con el cual podrá arrancar sus viejas uñas inservibles. Cuando las nuevas uñas comienzan a crecer, ella desprende una a una, sus viejas y sobrecrecidas plumas. Y recién después de todos esos largos y dolorosos cinco meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento y festejo para vivir otros 30 años más.
*************



En nuestra vida también nos toca vivir procesos difíciles. A veces tenemos que meternos en nuestra cueva y renovar nuestras ideas y expectativas, meditar sobre qué camino vamos a seguir ahora. En ocasiones no vale con sólo con pasar hoja, a veces hay que tirar la libreta y empezar de nuevo para más tarde ser capaces de recomenzar nuestra vida con nuevos bríos y esperanzas.

Esto es sano, no es huir, es reorientar y buscar dónde quieres llegar, qué quieres alcanzar. Es deshacerte de lo que no te sirve ya para que algo nuevo nazca. Como el pico, las uñas y las plumas del águila.

Diana.
"Solamente siendo libres del peso del pasado, podremos aprovechar el valioso resultado que una renovación siempre nos trae"


jueves, 9 de abril de 2015

Locos y cuerdos

Los locos dan festines

y los cuerdos son los invitados.


Los locos viven inventando mundos

y los cuerdos viven en mundos inventados.


Los locos crean castillos

y los cuerdos los habitan.


Los locos son mitad cielo y mitad tierra

los cuerdos son sólo tierra.


Los locos crean la música

y los cuerdos sólo la escuchan.


Los locos son personajes

y los cuerdos son actores.


Los locos son poesía

y los cuerdos quienes redactan.


Los locos son la pintura

y los cuerdos sólo pintan.


Los locos viven en muchos mundos

y los cuerdos sólo viven en la tierra.


Los locos se sienten libres

y los cuerdos... los encierran...
******************

Diana.
"Enamórate de una loca porque te amará con locura. Las cuerdas atan"



miércoles, 8 de abril de 2015

Homenaje a una mujer única

Estoy hablando de Frida Kahlo.

Fue una mujer intensa, valiente y espléndida que nos dejó un gran legado no sólo con sus pinturas sino también con sus palabras, enseñanzas y el valor de su constante lucha.

Revolucionó el mundo con su actitud ante la vida. De hecho aún hoy resultaría revolucionaria y rompedora. Fue una mujer a la que quisieron encasillar de surrealista pero nunca dejó que lo hicieran.

Marcada por su propia existencia, por los grandes golpes que le dio la vida y por su inmenso amor hacia Diego Rivera, su vida estuvo plagada de infortunios que nunca la hicieron rendirse. 

Frida fue una mujer desafiante, vanidosa, apasionada y con una capacidad desmedida de amar y que nos dejó en estas palabras valores que traspasan fronteras:

“Pies para qué os quiero, si tengo alas para volar”.

“Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior”.

“Dolor, placer y muerte no son más que el proceso de la existencia. La lucha revolucionaria en este proceso es una puerta abierta a la inteligencia”.

“Al final del día, podemos aguantar mucho más de lo que pensamos que podemos”.

“No hay nada más hermoso que la risa”.

“Lo que no me mata, me alimenta”.

“Me dijeron que era surrealista, pero no lo soy. Nunca he pintado sueños sino mi propia realidad”.

“La belleza y la fealdad son un espejismo porque los demás siempre acaban viendo nuestro interior”.

“Traté de ahogar mis penas, pero las muy bastardas aprendieron a nadar, y ahora estoy abrumada por esta decente y buena sensación”.

"Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte.

"¿Se pueden inventar verbos? quiero decirte uno: yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida".

"Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de las misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido. Tu ser entero, tu genio y tu humildad prodigiosas son incomparables y enriqueces la vida; dentro de tu mundo extraordinario, lo que yo te ofrezco es solamente una verdad más que tú recibes y que acariciará siempre lo más hondo de ti mismo. Gracias por recibirlo, gracias porque vives, porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que yo esperaba toda mi vida.”


domingo, 5 de abril de 2015

Un relato sobre amor (Jorge Bucay)

"El amor no está en nosotros para sacrificarse por el otro, sino para disfrutar de su existencia."


UN RELATO SOBRE AMOR 

Se trata de dos hermosos jóvenes que se pusieron de novios cuando ella tenía trece y él dieciocho. Vivían en un pueblito de leñadores situado al lado de una montaña. Él era alto, esbelto y musculoso, dado que había aprendido a ser leñador desde la infancia. Ella era rubia, de pelo muy largo, tanto que le llegaba hasta la cintura; tenía los ojos celestes, hermosos y maravillosos.. 

La historia cuenta que habían noviado con la complicidad de todo el pueblo. Hasta que un día, cuando ella tuvo dieciocho y él veintitrés, el pueblo entero se puso de acuerdo para ayudar a que ambos se casaran. Les regalaron una cabaña, con una parcela de árboles para que él pudiera trabajar como leñador. 

Después de casarse se fueron a vivir allí para la alegría de todos, de ellos, de su familia y del pueblo, que tanto había ayudado en esa relación. Y vivieron allí durante todos los días de un invierno, un verano, una primavera y un otoño, disfrutando mucho de estar juntos. 

Cuando el día del primer aniversario se acercaba, ella sintió que debía hacer algo para demostrarle a él su profundo amor. Pensó hacerle un regalo que significara esto. Un hacha nueva relacionaría todo con el trabajo; un pulóver tejido tampoco la convencía, pues ya le había tejido pulóveres en otras oportunidades; una comida no era suficiente agasajo... 

Decidió bajar al pueblo para ver qué podía encontrar allí y empezó a caminar por las calles. Sin embargo, por mucho que caminara no encontraba nada que fuera tan importante y que ella pudiera comprar con las monedas que, semanas antes, había ido guardando de los vueltos de las compras pensando que se acercaba la fecha del aniversario. 

Al pasar por una joyería, la única del pueblo, vio una hermosa cadena de oro expuesta en la vidriera. Entonces recordó que había un solo objeto material que él adoraba verdaderamente, que él consideraba valioso. Se trataba de un reloj de oro que su abuelo le había regalado antes de morir. Desde chico, él guardaba ese reloj en un estuche de gamuza, que dejaba siempre al lado de su cama. Todas las noches abría la mesita de luz, sacaba del sobre de gamuza aquel reloj, lo lustraba, le daba un poquito de cuerda, se quedaba escuchándolo hasta que la cuerda se terminaba, lo volvía a lustrar, lo acariciaba un rato y lo guardaba nuevamente en el estuche. 

Ella pensó: "Que maravilloso regalo sería esta cadena de oro para aquel reloj." Entró a preguntar cuánto valía y, ante la respuesta, una angustia la tomó por sorpresa. Era mucho más dinero del que ella había imaginado, mucho más de lo que ella había podido juntar. Hubiera tenido que esperar tres aniversarios más para poder comprárselo. Pero ella no podía esperar tanto. Salió del pueblo un poco triste, pensando qué hacer para conseguir el dinero necesario para esto. 

Entonces pensó en trabajar, pero no sabía cómo; y pensó y pensó, hasta que, al pasar por la única peluquería del pueblo, se encontró con un cartel que decía: "Se compra pelo natural". Y como ella tenía ese pelo rubio, que no se había cortado desde que tenía diez años, no tardó en entrar a preguntar. El dinero que le ofrecían alcanzaba para comprar la cadena de oro y todavía sobraba para una caja donde guardar la cadena y el reloj. No dudó. Le dijo a la peluquera: - Si dentro de tres días regreso para venderle mi pelo, ¿usted me lo compraría? - Seguro - fue la respuesta. - Entonces en tres días estaré aquí. Regresó a la joyería, dejó reservada la cadena y volvió a su casa. No dijo nada. 

El día del aniversario, ellos dos se abrazaron un poquito más fuerte que de costumbre. Luego, él se fue a trabajar y ella bajó al pueblo. Se hizo cortar el pelo bien corto y, luego de tomar el dinero, se dirigió a la joyería. Compró allí la cadena de oro y la caja de madera. Cuando llegó a su casa, cocinó y esperó que se hiciera la tarde, momento en que él solía regresar. 

A diferencia de otras veces, que iluminaba la casa cuando él llegaba, esta vez ella bajó las luces, puso sólo dos velas y se colocó un pañuelo en la cabeza. Porque él también amaba su pelo y ella no quería que él se diera cuenta de que se lo había cortado. Ya habría tiempo después para explicárselo. Él llegó. Se abrazaron muy fuerte y se dijeron lo mucho que se querían. Entonces, ella sacó de debajo de la mesa la caja de madera que contenía la cadena de oro para el reloj. Y él fue hasta el ropero y extrajo de allí una caja muy grande que le había traído mientras ella no estaba. La caja contenía dos enormes peinetones que él había comprado... vendiendo el reloj de oro del abuelo. 

Si ustedes creen que el amor es sacrificio, por favor, no se olviden de esta historia. El amor no está en nosotros para sacrificarse por el otro, sino para disfrutar de su existencia.

Jorge Bucay.

sábado, 4 de abril de 2015

Los pequeños detalles son los que dan sentido a la vida.

Todo en la vida está lleno de detalles y la gran mayoría son muy pequeños, pero lo suficientemente grandes como para llenar de alegría un corazón, pero no cualquier corazón, sino uno que esté dispuesto a ver la intención de esos detalles, de ver que en ese detalle hay cariño, hay una muestra de amor de otra persona. 

Los problemas diarios nos deslumbran tanto que a veces nos impiden ver esos pequeños milagros que nos rodean cada día. Un ave que canta, una flor que se abre, el beso de un niño, son pequeños detalles que si los guardamos en nuestro corazón, pueden hacer diferente nuestra existencia. 
Estos pequeños detalles hacen que cualquier corazón, por dolorido y desengañado que esté, se abra un poquito y deje entrar algo de cariño.

Todas nuestras relaciones, de familia, amistad o pareja, se basan en estos detalles. Créeme, son muchísimo más importantes de lo que piensas. 

"Los pequeños detalles hacen la diferencia"

Nadie espera que nades en un mar plagado de tiburones, aunque sí esperan que le llames el día de su cumpleaños.

Nadie te pedirá que escales el Monte Everest para probar tu destreza, pero sí que lo visites durante unos minutos cuando sabes que está enfermo.

Nadie te pedirá que le bajes la Luna pero agradecerá un abrazo de despedida cuando se vaya lejos.

Hay quienes se pasan el tiempo esperando una oportunidad para demostrar de forma heroica su amor por alguien. Lo triste es que mientras esperan esa gran ocasión dejan pasar muchos pequeños detalles, detalles que están al alcance de la mano de cualquiera, pero que se te tienen que ocurrir si de verdad quieres a esa persona, hay que saber sacarlos de tu corazón y hacerlos visibles, palpables para quien recibe ese detalle. Simplemente le estás diciendo: "lo he hecho pensando en ti, es para ti".

Se piensa a veces que la felicidad es como la lotería, un suceso milagroso que de la noche a la mañana cambiará una vida miserable por una llena de dicha, pero en realidad la felicidad es un estilo de vida, no un objetivo, la cual se basa en pequeños detalles que aliñan día a día nuestra existencia.

No desestimes jamás el poder de las pequeñas cosas: una nota en la nevera, un abrazo, un beso en silencio, una carta manuscrita, una mirada confidente, una sonrisa a los ojos, una palabra de aliento o unas cuantas líneas en una tarjeta. Puede que te parezcan poca cosa, pero en los momentos de mayor dicha o de mayor dolor se convierten en el cemento que une los ladrillos de esa construcción que llamamos "relación".

Un detalle ofrecido en el momento oportuno quedará impreso en la memoria de alguien de por vida. Ten en cuenta que un mensaje con un simple "buenos días" no sólo te está diciendo eso, también te está demostrando que nada más levantarse está pensando en ti...

¿A qué esperas entonces? Escribe esa carta, haz esa visita, levanta el teléfono. Hazlo ahora, mientras tengas la oportunidad. No lo dejes para después. Verás cómo fácilmente alegras la vida de alguien. 

Sé creativo/a. Sé original. Sé distinto. Sé tú.



Diana.
“Llénalo/a de detalles, no de dudas”




viernes, 3 de abril de 2015

"Una retirada a tiempo...

... es una batalla ganada". 

Eso solía decirme mi madre y creo que es una frase de Napoleón. Y creo también que es una frase súper acertada. Hay que saber decir "basta, no gracias, ya tuve suficiente".

Estoy de acuerdo en que hay que luchar por lo que uno quiere pero también hay que saber cuándo poner las tropas en retirada antes de que acaben con todos tus soldados. A veces es mejor así y veo una situación suicida el comprobar que no tienes nada que hacer y, sin embargo, seguir luchando... Para mí no tiene sentido. No es que me rinda es que sé darme cuenta de cuándo no puedo contra el enemigo y prefiero irme a casa aún respirando y por mi propio pie.

Es como el deporte, a veces se gana, a veces se pierde. Y hay que saber ganar, pero también hay que saber perder. Cuando el contrincante o el equipo contrario es más fuerte que tú, o simplemente está más preparado, no tienes nada que hacer. Pierdes y punto (en este caso la retirada no vale, eso no es deportividad). A la próxima entrenas mejor o más tiempo y lo vuelves a intentar.

En el amor pasan cosas parecidas también. A veces hay que saber retirarse y decir "basta ya, paso de sufrir más". 

Hay algunas personas que no saben ver esta retirada a tiempo e insisten, insisten y siguen insistiendo y el sentimiento de frustración se convierte en rabia y al final todo acaba mal.

Retírate, no pasa nada, no se pierde ninguna batalla, ganarás salud mental y tranquilidad.

Algún día tu entrenamiento habrá dado fruto y ganarás el campeonato. Nadie dijo que ganar fuese fácil, si no todo el mundo sería campeón de algo ¿no? Entrena con ahínco, pero si tu rival es más fuerte pierde con deportividad y aprende para la próxima.

Diana.
"Respira hondo y sigue"