viernes, 30 de enero de 2015

Sucederá lo que esperas

En alguna ocasión ya he hablado del poder de la mente (cuidado con lo que piensas). En esta ocasión os hablo del famoso Síndrome de Pigmalión que habla precisamente de eso. Nuestra mente tiene posibilidades ilimitadas, por si aún no lo sabíais. Pero cuidado, porque puede jugar a favor, o en contra nuestra. Está en nuestras manos el hacernos conscientes de ello y utilizar hacia bien nuestra capacidades intelectuales y mentales.

* Un poco de historia...
Pigmalión es un personaje de la mitología griega. Dice la historia que era un escultor y se propuso hacer una estatua perfecta. Lo logró, vaya que si lo hizo... Esculpió una mujer tan bella y de manera tan real, que el mismo Pigmalión se enamoró de su obra.

La trataba como al gran amor de su vida y le dedicaba todo su tiempo. La diosa Afrodita, conmovida por este amor tan singular, le dio vida a la escultura y bueno, ya os podéis imaginar, vivieron felices, comieron perdices y… bla bla bla.

Esta historia nos habla de esas situaciones que tienen una presencia tan fuerte en la mente, que terminan convirtiéndose en realidad. Por eso os digo que mucho cuidadín con vuestros pensamientos porque pueden ser un arma de doble filo... luego me explico.

De todo esto se dio cuenta Rosenthal, un investigador del comportamiento humano. Notó que lo imaginario terminaba volviéndose real en el mundo de lo humano.


* El estudio científico que avala la alegoría de Pigmalión.
David McClelland, en su “Estudio de la motivación humana”, tomó al azar un grupo de estudiantes de Harlem y se les aplicó un test de coeficiente intelectual.

También al azar, se les dijo a 20 de ellos que habían sacado altas puntuaciones y que su desempeño era superior al del promedio general. Luego se le entregó el grupo a un maestro, indicándole las particularidades de estos “geniales” jovencitos. Al final del año, todos estos estudiantes tuvieron un desempeño superior al de los demás jóvenes a quienes se les había aplicado la prueba.

Por supuesto, los resultados iniciales del test eran falsos. Ninguno de esos jóvenes mostraba capacidades superiores. De hecho, algunos calificaron por debajo del promedio.

Conclusión del experimento: 
Si un niño es considerado inteligente y capaz, y se le trata esperando que sea competente, acabará respondiendo a esa expectativa.

Desafortunadamente, también ocurre lo contrario. Si alguien es tratado con recelo y se desconfía de sus capacidades, probablemente será incapaz de volverse competente y exitoso.


SENTENCIA DEL EFECTO PIGMALIÓN:
“Tanto si usted cree que puede, como si cree que no puede, está usted en lo cierto”

¿Tenéis niños? ¿Sobrinos? ¿Nietos? Acordaos de lo recién leído cada vez que estéis con ellos. Nos empeñamos en destruir a los demás, en achicarlos, en hacerles creer que no pueden cuando en verdad es porque nos da miedo que puedan... Ayudad al futuro creando niños capaces, que crean que pueden, que sepan que no hay nada imposible,... porque en realidad NADA LO ES.

Diana.
"Lo hizo porque nadie le dijo que era imposible" (Albert Einstein)

martes, 27 de enero de 2015

Si pudieses volar al futuro y volver...

¿Te has preguntado alguna vez cómo serás cuando seas "mayor"? Y con "mayor" me refiero a realmente "mayor". 
Cierra un poco tus ojos, sólo por unos minutos, e imagina cómo serás cuando tengas 80/90 años. Y ahora que te ves como una mujer o un hombre cansado, probablemente dolorido en las piernas, en la espalda, en las manos, con arrugas en la piel, con manchas de vejez, con el pelo blanco,... ahora mira por un agujerito a tu pasado, gírate y sé capaz de ver los años transcurridos, échale un vistazo a tu vida, a tu niñez, a tu adolescencia y a tu vida de adulto. 
Seguramente tú, que ahora lees esto, ya tengas cierta edad (aunque estaría genial que esto lo leyese un adolescente también). Con tu niñez y con tu adolescencia nada podemos hacer ya. De esto se encargaron tus padres, me refiero a que de ellos depende en gran medida que tu niñez sea la más maravillosa del mundo o que quieras borrarla de tu mente y te destroce tu futuro psicológicamente. 

Así que centrémonos en la vida adulta. Mira por ese agujerito a tu pasado ahora que ya eres una persona entrada en edad y plantéate las siguientes preguntas:

- ¿Fui feliz?
- Si no lo fui ¿hice algo para serlo? ¿no? ¿por qué?
- ¿Estoy orgulloso del tipo de persona que he sido?
- ¿Cambiaría algo si pudiese volver atrás?
- ¿Te arrepientes de algo?
- ¿He hecho felices a los que tenía alrededor?
- ¿He vivido una vida plena? 
- ¿Cuánto amor me llevo si me muero hoy mismo?
- ¿He odiado a alguien? 
- ¿Pedí perdón de aquello que sé que hice mal?
- ¿Me quedó por decirle a alguien que le quería? ¿Por qué no lo hice en su momento? ¿Puedo aún hacerlo?
- ¿Amé y no fui correspondido y por eso odié? ¿Por qué? ¡Debería estar orgulloso de mí mismo!
- ¿Hice todo lo que pude o me tragué cosas por orgullo?

Bien, ahora piensa... recapacita, vuelve al presente. Vuelves a ser una persona adulta... 

Si no eres feliz HAZ ALGO POR SERLO. Actúa ya.
Si no estás orgulloso de tus actos o tus palabras, no los repitas. Piensa las cosas dos veces antes de llevarlas a cabo.
Si no te gusta una situación cámbiala ya.
Si no haces felices a los que tienes alrededor, permíteme que te diga que es bastante triste. No hay nada como hacer sonreír al que tienes al lado a diario. 
Si no vives plenamente tu vida, si no sientes cada segundo que respiras estás perdiendo tu tiempo y de repente te encontrarás con tus 80/90 años perdidos en el olvido.
Da amor, es lo más bonito que poseemos los humanos. Sin esperar. Sin pedir. Tú da. Sin condiciones y eso te llenará el alma.
¿Odias a alguien? Reorienta tu energía. La palabra "odio" creo que es la más fea que puede haber en el diccionario. Es negativa y destructiva. No te conviene en absoluto y si odias es porque no sabes dar amor. Repito, reorienta la energía y cámbiala por ternura, por amor... te sentirás mucho mejor y sonreirás más a menudo.
Si sabes que has hecho algo mal pide perdón, que no hay nada de malo en ello. Al contrario puedes encontrarte con alguna sorpresa y, si no te perdonan, ya no es problema tuyo.
Expresa tus sentimientos sin miedo. No haces nada malo y te sentirás liberado.
Amar es sin condiciones, el amor es libre... deberías estar feliz y orgulloso de haber amado. El amor es eso que cuanto más se da menos se acaba, que cuanto más das más tienes. Es como esos riachuelos que hay por las montañas, el agua sale y sale y nunca termina... 

Sé el anciano o la anciana de la que su propio pasado esté orgulloso de él mismo. Actúa, piensa, ama, decide, acompaña, perdona, habla, sonríe, cambia,... construye tu vida como tú quieres y cuando llegues allí, a esos 80/90 años y mires atrás seas capaz de decir:
"He sido buena persona, he querido con el corazón, he amado, me he enamorado ciegamente, he reído hasta llorar, he perdonado y pedido perdón, no cambiaría nada de mi vida y no me arrepiento de nada. He vivido una vida plena y he sido feliz y ya puedo marchar cuando me toque. Gracias por la oportunidad de esta vida maravillosa."

Diana.
"Mientras tu sepas quién eres no tienes anda que demostrar"

domingo, 25 de enero de 2015

La rana confiada

Aquí os dejo con un cuento con su reflexión que me he encontrado hoy en el Caralibro, en "La mente es maravillosa".

¡¡Que tengáis buen domingo!!

Diana.
"Para reflexionar sólo hay que volver a hacer flexiones" jajajjajaja


*********************
La historia de la rana confiada

“Imagínate una cazuela llena de agua, en la que en su interior hay una rana. Mientras ésta nada, se está calentando la cazuela a fuego lento. Poco a poco el agua se va templando y la rana sigue nadando, le resulta agradable. La temperatura no deja de subir y el agua cada vez está más caliente, justo más de lo que a la rana le gustaría, pero sigue sin inquietarse, a pesar de que el calor le produce somnolencia y algo de fatiga.

Al subir más la temperatura, a la rana ya le va pareciendo desagradable, pero se encuentra sin fuerzas, así que se aguanta y trata de adaptarse. No hace nada más. La temperatura del agua sigue subiendo poco a poco, sin prisa pero sin pausa, hasta el momento en que la rana acaba hervida y muere sin haber realizado el mínimo esfuerzo por salir de la cazuela…

Seguramente que si se hubiera sumergido en una cazuela a 50 grados, ella misma de un solo salto se habría puesto a salvo…”


Impresionante, ¿Verdad?


Esta fábula de Olivier Clerc, escritor y filósofo francés, muestra una valiosa enseñanza que puede ser utilizada en diversos contextos. Seguro que al leerlo, ya has imaginado el tuyo.

Un deterioro, si es muy lento pasa inadvertido, sin que la mayoría de las veces origine una reacción, ya sea ésta de oposición, rebeldía, etc.

¿Recuerdas alguna situación o comportamiento de una persona de este tipo? Seguro que sí.

Suele pasar con la salud, en las relaciones de pareja, con el medio ambiente, en el ámbito social y laboral, es decir, con lo que ocurre en nuestras vidas y sobre todo, con el modo que tenemos de dirigirla y sus posibles consecuencias. Quizás como no percibimos el deterioro de manera rápida y directa, no nos hacemos conscientes de las posibles consecuencias, prefiriendo permanecer en esa situación, de lo contrario saltaríamos como la rana del cazo, escapando.

Por ejemplo, el deterioro de una relación suele ser un cúmulo de circunstancias en el tiempo -como silencios, incomprensiones, suposiciones, rencores- a las que no se les da importancia ni han sido comentadas con autenticidad y franqueza.

Incluso, en ocasiones nos adaptamos a algo que a simple vista parece beneficioso sin barajar otras perspectivas o alternativas: nos acomodamos sin cuestionarnos si es lo que realmente queremos, engañándonos a nosotros mismos con una situación confortable irreal, evitando y escapando de aquello que nos produce malestar. Así, cuando éste se manifiesta, es tan desagradable que no queda más remedio que concienciarnos e intentar resolverlo.

Pero, a veces, es tarde o es mucho más complicado de lo que lo hubiera sido antes. Así, el esfuerzo que se requiere para solucionar o controlar la situación es tan grande que nos derrumbamos y acabamos hervidos en el cazo como la rana.

Cuando un cambio va introduciéndose en nuestras vidas poco a poco, de manera lenta y sutil, escapa a nuestra conciencia, sin poder prepararnos para su afrontamiento, dando una respuesta. Al igual que una situación peligrosa o incómoda puede ir originándose lentamente, nos podemos quedar sin recursos para poder hacerle frente una vez que tomemos conciencia.

Así, las consecuencias desagradables aparecen y nos encontramos débiles ante ellas. Por lo que resulta necesario estar atento, ser consciente para poder caer en la cuenta de la presencia de un deterioro pálido pero que puede convertirse en agresivo con el paso del tiempo.

Todas las cosas de valor que hay en nuestra vida necesitan cuidados, energía y esfuerzo, al igual que nosotros mismos en relación a lo que queremos conseguir y a nuestro mundo interno.

El gran peligro de hervirnos es que a la vez que lo hacemos, también nuestros recursos y estrategias se van deteriorando. Las facultades que nos permitían darnos cuenta de ese deterioro se alteran.

Por lo que si atendemos a lo que vivimos, reflexionamos e indagamos en otras visiones, escaparemos a ese beneficio que lo único que nos hace es hervirnos hasta dejarnos sin ningún tipo de recursos.
*****************

sábado, 24 de enero de 2015

Las palabras se las lleva el viento...

... bueno, no todas, hay algunas que te dejan tal herida, tal secuela en tus oídos que rápidamente se hunden en tu corazón y se anclan allí para siempre, como un anzuelo atrapa a su presa dirigiéndola a una muerte segura. 

Hay gente que se piensa muchísimo lo que va a decir, tanto que aburre, desespera, parece que nunca va a tomar la decisión de decirte lo que te tiene que decir... una cosa es ser parco en palabras y otra dejar que pase tanto tiempo que una ya no se acuerde ni de la pregunta que formuló. 
Otras personas, sin embargo, hablan sin pensar y luego "ups, no quise decir eso... lo siento" ¿no? entonces, ¿qué es lo que quisiste decir que no has dicho y te ha salido completamente al revés? En estos casos lo más común es que el que habla esté enfadado por algo y le hace decir barbaridades, no está justificado... pero es así. 
Hay otro grupo de personas que hablan y hablan y no dicen nada (muchos políticos, sin insultar a nadie ni generalizar, tienen esta "bonita" costumbre), al final acaban hablando de ellos mismos y se enrevesan con sus vidas, sus temas y demás demostrándote que no les importas un pimiento, sólo son ellos los protagonistas. 
Y hay otro estupendo grupo de personas que dicen siempre las palabras justas en el momento oportuno. Esto es lo más bonito, sabio, increíble, necesario y maduro.

En cualquiera de las ocasiones lo mejor es dejar hablar y, mejor aún, ESCUCHAR con atención, queriendo comprender. Hay mucha gente que quiere ser escuchada pero que luego no cuentes con ella para que te escuche porque es, literalmente, misión imposible. La mayoría de la gente escucha para responder y no para entender tu postura. Se creen Superman o Superwoman y mientras hablas te van poniendo apócopes constantes que hacen muchísimo más difícil tu exposición del problema o lo que sea que estás contando, para darte, con toda la buena voluntad del mundo, una solución. Pero vamos a ver, que no es eso lo que te he pedido, que sólo estoy contándote algo, ya encontraré yo la solución y, si quiero que me ayudes, ya te lo pido yo, tranquilo.

Hoy no me enrollo mucho. Os animo a que habléis conscientemente, sabiendo lo que decís y cómo queréis decirlo, que a veces las palabras son como agujas que se clavan en el corazón y a ver quién es capaz de arrancarlas de allí.

Diana.
"Cuida tus pensamientos
porque se volverán palabras.
Cuida tus palabras
porque se transformarán en actos.
Cuida tus actos
porque se harán costumbre.
Cuida tus costumbres
porque forjarán tu carácter.
Cuida tu carácter
porque formará tu destino.

Y tu destino, será tu vida.


(Mahatma Gandhi)

jueves, 22 de enero de 2015

¿Existe el príncipe azul?

Pues chicas... mi respuesta es NO... ¿o sí?
¡Cuánto daño ha hecho Disney y sus relatos perfectos de príncipes altos, guapos, simpáticos, románticos y ricos!. Esos que te despiertan de tu letargo de cien años con un beso como a la Bella Durmiente o te quitan un cacho de manzana atascado en la garganta como a Blancanieves y todo es maravilloso (a saber de qué forma romántica se lo arrancó de ahí). ¿Cómo no se le cayó de la boca cuando los enanos la metieron en la urna de cristal? ¿Y si uno de los enanos la hubiese besado, qué? Pero claro, ya no sería lo mismo enamorarse de Gruñón que del príncipe (aunque fuese azul y con capa). Y no, la vida no es perfecta pero ¡eh! nadie lo somos.  A veces pasan cosas, cosas inesperadas, que hay que afrontar.

Pero mi naturaleza romántica tiende a pensar que sí puede existir algo parecido al príncipe azul sólo que, como dice una amiga:


A) Tiene miedo porque una bruja (princesa anterior a nosotras) le hizo daño.
B) Es inmaduro porque la vida aún no le enseñó lo suficiente, tiempo y paciencia...
C) Unos trolls malvados (sus amigos) le aconsejan mal. Pero sus amigos son parte de su vida, estaban antes que tú y haberte enamorado no te da derecho a aislarlo en la torre más alta del castillo... eso es secuestro con nocturnidad y alevosía.
D) Está hechizado (preocupado por el trabajo, por la liga o por Dios sabe qué)
E) Su familia... ¿cómo nació ese lirio entre tanto cardo? PERO, es su familia y te guste o no forman parte de él y, por si se te ha olvidado, ¡la tuya tampoco es perfecta! Y otra cosa más: haberse criado en esa familia lo ha convertido en esa persona que tu quieres... piénsalo.

¿La solución de mi amiga?: Rescatarlo (aguantar carros y carretas) para que el bello príncipe por arte y maravilla de un beso mágico o un golpe de barita mágica despierte y se dé cuenta de que eres la llave del reino encantado y será feliz sólo contigo.

Por Dios cómo se complica la vida... aunque como leí ayer "cualquier persona puede hacer complicado lo simple, pero la verdadera creatividad consiste en hacer simple lo complicado".
¡Venga hombre! Que todos somos personas, con defectos, dones, miedos y manías y todos tenemos una historia que contar y en esa historia siempre, repito SIEMPRE, hay tiempos mejores y "menos mejores", tiempos que hay que vivir para crecer, para madurar, para experimentar lo que queremos y lo que no queremos... y TODO es PERFECTO tal y como es.


Querer cambiar a alguien no es amor... es "secuestro premeditado de la personalidad del otro". Sé siempre quien eres, porque "fingir" ser quien no eres o lo que es lo mismo, amoldar tu carácter y personalidad para agradar a alguien, al final explota en lluvia de desamor y reproches, desencanto y desilusión porque nadie puede "actuar" eternamente en su película de la vida para agradar a su público constantemente, para que no hayan peleas, para que esté todo el mundo agusto contigo,... eso exige un esfuerzo inmenso y una inteligencia sobrehumana. Al final el río siempre vuelve a su cauce.


En resumen:
Príncipes azules no hay... ni princesas divinas y con las piernas siempre depiladas tampoco. Que no, que no existen. Si alguien te quiere lo notarás aunque esté en el Polo Norte haciendo una barbacoa, y te querrá libre y tal cual eres sin querer modificar un ápice de tu carácter. Pero ¡ojo! tampoco modifiques tú el tuyo porque entonces serás tú misma/o la/el que no te quieras y, perdona, no se trata de egoísmo, se trata de respeto hacia uno mismo, amor propio... : primero vas tú. Nunca te pongas en segundo plano. No es sano ni justo para uno mismo.


El Amor puro es simple, es amable, es alegría, es cuidadoso, es amistad, es comprensión, son sonrisas,... es caminar juntos en la misma dirección en paralelo poniéndose de acuerdo de a qué mismo destino queremos llegar, no que uno se suba a coscoletas del otro y a ver dónde me llevas aunque yo quiera ir para ese otro lado... No, no, así no.
Aguantar una situación que no queremos es peligroso... porque en vez de una princesa te conviertes en la bruja del cuento.

Diana.
"El Universo se encargará de poner en tu camino justo todo lo que necesites... ¡Sólo espera!"

"La vida es como montar en bicicleta: si se quiere mantener el equilibrio hay que seguir avanzando".



miércoles, 21 de enero de 2015

Después de un tiempo (Jorge Luis Borges)

Hoy os dejo con un escrito muy famoso de Jorge Luis Borges. Ha "caído" en mis manos así, por casualidad, y se me ha ocurrido ponerlo aquí. Hace tiempo que ya lo leí pero me gustó y aquí lo dejo para que quede entre "mis cosas".

Diana.
"El amor es la única cosa que crece cuando se reparte".

************************
"Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad y uno empieza aprender... 

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado inseguro para planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. 

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Y aprende a plantar su propio jardín y a decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale y uno aprende y aprende... Y con cada adiós uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado. Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas. Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla. 

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas. Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes. Con el tiempo te das cuenta de que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible. Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sea como esperabas. 

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese único instante. Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, extrañarás inmensamente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Y aprendes que hay 3 momentos en la vida que uno no puede remediar: 
La oportunidad que dejaste pasar, la cita a la que no asististe y la ofensa que ya pronunciaste. 

Con el tiempo también aprendes sobre el dinero... y entonces comprendes que puedes comprarte una casa, pero no un hogar; puedes comprarte una cama, pero no hacerte dormir; puedes comprarte un reloj, pero no te dará el tiempo; puedes comprarte un libro, pero no conocimiento o lo que necesitas aprender; puedes comprarte una posición, pero no sirve para tener respeto; puedes comprarte medicinas y pagar la consulta al médico, pero no te da salud; puedes comprarte sangre, pero no vida; puedes comprarte sexo, pero no amor. 

Con el tiempo también aprendes que la vida es aquí y ahora, y que no importa cuántos planes tengas, el mañana no existe y el ayer tampoco. Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido. 

Pero, desafortunadamente, todo esto lo aprendes sólo con el tiempo…"

Jorge Luis Borges
**********************

martes, 20 de enero de 2015

Comiendo paella

MANUAL PARA COMER LA PAELLA VALENCIANA
ENTRE AMIGOS.

Si come de la Paella, Vd. debe saber:
La paella es como una caja de quesitos en porciones.
Los jugadores están distribuidos alrededor de la paella de forma equidistante.
A cada jugador le corresponde sólo el quesito que tiene delante de sus narices. El cubierto oficial del juego es la cuchara de madera o metal.
Si el jugador quiere exprimir limón en su área, deberá tener autorización verbal de sus dos vecinos, a los que procurará no salpicar.
El juego comienza cuando el macho dominante de la manada dice "Vinga que es gela l'arròs!" (Tr.: ¡Venga, que se enfría el arroz).
Si la paella está buena, el elogio al cocinero se hará de forma intermitente cada dos cucharadas durante toda la comida.
Los tropezones que hay en cada sector son propiedad del jugador titular de ese espacio. Si algún elemento integrado en su zona no es del gusto del jugador lo depositará delicadamente en el centro de la paella para que lo disfrute otro jugador.
Las piezas de carne cuando salen de la paella no pueden volver, ni por partes, ni en los huesos.
Si alguien invade el espacio de otro jugador sin permiso, será amonestado, a la segunda oirá aquello de "eres un poc fill de puta" (Tr.: Eres un poco malandrín) y tendrá que pagar los carajillos. Se entiende que un jugador abandona, cuando apoya la cuchara en el borde de la paella y dice "Estic fart, ja no puc més!" (Tr.: Estoy harto, no puedo más). En ese momento su zona queda franca y puede ser ocupada. Queda terminantemente prohibido girar la paella para acceder a otro punto donde aún queda arroz.
Si la paella "baila" alguien deberá coger del asa para estabilizarla. El/los jugador(es) que se ocupen de este cometido recibirán elogios del resto, que se emplearán a fondo para mantener siempre llena la copa de vino del esforzado estabilizador durante toda la comida.
Cuando se toca hierro con la cuchara, en las postrimerías de juego, los valencianos se enfrentan al "Socarrat", es un momento glorioso donde el nerviosismo cunde. El frenesí es tal, que aquello parece una prospección petrolífera. Los que no participan en el festín deben relajarse y esperar el postre.
La partida acaba cuando los jugadores se retiran o ya no queda nada en la paella, señal indiscutible que estaba buena o había mucha hambre.
Que t'ha paregut morrut?

domingo, 18 de enero de 2015

Lo pasado... Pasado queda.

El siguiente artículo lo he sacado de internet en "La mente es maravillosa". Estoy de acuerdo con él y por ello lo comparto con vosotros. Todos tenemos un pasado y cosas que nos dan añoranza y nos gustaría que volviesen por los bonitos recuerdos y vivencias que nos dejaron, pero el pasado es eso, pasado, ahora estás en tu presente y tendrás que encargarte de él porque pronto será pasado de nuevo...


Recuerdo la 4ª ley de la espiritualidad India del post ""Nada pasa por casualidad"“Cuando algo termina, termina”. 
Simplemente es así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestro bien, para nuestra evolución, y por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. El simple hecho de que estés leyendo esto, te puede indicar que ahora es el mejor momento para soltar y despedirse.

Diana.

"Si te preocupas por lo que podría ser y te preguntas qué podría haber sido, ignorarás lo que es."

*******************
Aprender a renunciar para asumir el pasado

Aceptar que una etapa de nuestra vida ha finalizado, no es fácil. Y no todo el mundo sabe renunciar. ¿Cómo hacerlo? Las personas somos mayoritariamente criaturas de férreos hábitos sobre los cuales, edificamos nuestra seguridad personal.


Nuestra vida con una pareja determinada. Ese trabajo que tanto nos identificaba. Nuestra existencia tranquila en esa ciudad, en esa casa… ¿Cómo arrancar así, sin más, esas raíces que hasta no hace mucho nos nutrían y nos hacían feliz? No es sencillo.

Pero hay una cosa que debemos tener clara. Saber renunciar no es perderlo todo. En absoluto. Quien renuncia a algo es porque cierra una puerta y emprende otro camino. Vivir es saber elegir no una, sino varias opciones. Se trata, sencillamente, de RENUNCIAR para poder AVANZAR.


Hablemos sobre ello hoy.


Las vivencias que nos anclan en el pasado

Quien vive en una nostalgia continua, vive amarrado a un castillo de débiles estructuras. En un momento u otro acabaremos derrumbándonos. Los recuerdos, las vivencias del pasado son un libro personal muy hermoso al que merece la pena volver de vez en cuando. Pero no siempre, no cada día.

Si fijas tu mirada interior en el ayer te pierdes el presente y dejas de tener perspectivas de futuro, y eso no es tener calidad de vida. Vale la pena tener claros los siguientes aspectos:

- Todas las personas, en un momento u otro de nuestra vida, nos veremos obligados a renunciar a algo. Forma parte de nuestro ciclo vital. 

- La palabra “renunciar” no se centra únicamente en dejar atrás a determinadas personas, escenarios o cosas. Es también renunciar a muchas de nuestras ideas, prejuicios o esquemas de pensamiento. Reconocer que el enfoque que teníamos sobre determinados aspectos no es bueno para nosotros. Esto sería simplemente, aprender de la experiencia: madurar

- No te “ancles” en la idea de que el pasado siempre fue mucho mejor. De que el ayer fue ese paraíso que nunca más volverás a encontrar. Este enfoque de pensamiento supone poner muros invisibles a nuestras propias perspectivas. Es cercenar nuestras ilusiones de futuro para quedarnos únicamente, en esa página del pasado como quien esconde en ella una flor prensada entre las hojas de un libro. Sigue siendo bella, sin duda, pero carece de vida y de apenas perfume. No vale la pena. 


Aprender a renunciar para reconciliarnos con el pasado… y AVANZAR

Cabe señalar un aspecto igual de importante. Hay quien vive “anclado” en la felicidad de ese pasado que ya se ha roto. Pero también hay quien mantiene su existencia lamentando los errores cometidos del ayer. Todo lo invertido, por ejemplo, en esa persona por la que lo dimos todo y que nos hizo tanto daño.

Los recuerdos tal vez, con ese familiar por quienes nos esforzamos tanto para ayudarlo y que al final, no hizo más que buscar su propio beneficio y engañarnos. Todo es posible. Pero en esencia, siguen siendo dos caras de una misma moneda: fijar nuestro mundo interior en ese pasado que nos trajo dicha o infelicidad.


Pero entonces...
¿Cómo lograr avanzar y desprendernos de esas cadenas que nos unen a esos hechos?



1. Racionaliza. Lo que ocurrió ya pasó, no está más que en tu propia mente y ya no hay necesidad de pensar en ello tantas veces al día. Es sólo parte del pasado. Fantasmas del ayer. 

2. Nadie puede “borrar” de su mente el pasado, eso está claro. No hay pastilla para el olvido total. La vida siempre tiene efectos secundarios y, como tales, hay que aceptarlos pero no obsesionarse con ellos. 


3. Acepta lo vivido como un aprendizaje que debe enseñarte a crecer como persona. Haz un lugar en tu mente para todo lo acontecido y archívalo como un material vital importante. Pero nada más, ante ti tienes ahora muchas más puertas que abrir, otros caminos que elegir. 


4. No culpes a nadie de lo ocurrido. Eso genera más ira, más rabia y será difícil pasar página. Perdona, perdónate y avanza. No te permitas ser esclavo de nadie. 

5. No idealices el pasado ni tampoco te obsesiones con todo lo malo de esos días, si lo hacemos, corremos el riesgo de que esos días “se enquisten” en nuestro pensamiento. Y será entonces más difícil aún poder renunciar. Racionaliza todo lo sucedido, acepta, perdona, coge aire… y déjalo ir. 

6. Vive tu presente con la máxima intensidad, es la única forma de liberarte del pasado. Renuncia a esa etapa del ayer, acéptala como lo que fue y busca una ilusión cotidiana con la cual crecer, con la cual ser mejor persona. Más feliz. 
*********************

sábado, 17 de enero de 2015

El dulce sabor de una mujer exquisita

Si aún no ha pasado el bisturí por tu piel,

Si no tienes implantes de silicona en alguna parte de tu cuerpo,

Si los rollitos no te generan trauma,

Si nunca has sufrido de anorexia,

Si tu estatura no afecta tu desarrollo personal,

Si cuando vas a la playa prefieres divertirte en el mar y no estar sobre una toalla durante horas,

Si crees que la fidelidad sí es posible y la practicas,

Si sabes cómo se prepara un arroz,

Si puedes preparar un almuerzo completo con postre,

Si tu prioridad no es ser rubia para llamar la atención,

Si no te levantas a las 4:00 a.m. para llegar la primera al gimnasio,

Si puedes salir con ropa de gimnasia tranquila a la calle un domingo, sin una gota de maquillaje en el rostro…


ESTÁS EN VÍA DE EXTINCIÓN… ¡Eres una mujer exquisita!

Una mujer exquisita no es aquella que más hombres tiene a sus pies;

Sino aquella que tiene uno sólo que la hace realmente feliz.

Una mujer hermosa no es la más joven, ni la más flaca, ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo;

Es aquella que con tan sólo una franca y abierta sonrisa, con una simple caricia y un buen consejo puede alegrarte la vida.

Una mujer valiosa no es aquella que tiene más títulos, ni más cargos académicos;

Una mujer exquisita no es la más ardiente (aunque si me preguntan a mí, todas las mujeres son muy ardientes… y los que estamos fuera de foco somos los hombres); sino la que vibra al hacer el amor solamente con el hombre que ama.

Una mujer interesante no es aquella que se siente halagada al ser admirada por su belleza y elegancia; es aquella mujer firme de carácter que puede decir NO.



Y un HOMBRE… UN HOMBRE EXQUISITO es aquel que valora a una mujer así.

Que se siente orgulloso de tenerla como compañera…

Que sabe tocarla como un músico virtuosísimo toca su amado instrumento…

Que lucha a su lado compartiendo todos sus roles, desde lavar platos y tender la ropa, hasta devolverle los masajes y cuidados que ella le prodigó antes…

La verdad, compañeros hombres, es que las mujeres en eso de ser ‘Muy machas’ nos llevan gran recorrido…

¡Qué tontos hemos sido -y somos- cuando valoramos el “regalo” solamente por la vistosidad de su empaque…!

Tonto y mil veces tonto el hombre o la mujer que come mierda en la calle, teniendo un exquisito manjar en casa.


Gabriel García Márquez 
***************

Que ningún hombre o mujer se sienta ofendido por esto, pero que haga, al menos, pensar a aquellos que se sientan aludidos por el comentario final. Tampoco es algo personal mío, de mi vida, que haya yo vivido... Es sólo un escrito de alguien a quien aprecio y admiro y que encontré en internet.

Diana.
"Cuando me toque morir nadie morirá en mi lugar, así que hoy he decidido vivir lo que nadie vivirá por mí: MI VIDA". (Álvaro Mora).

viernes, 16 de enero de 2015

Hay vidas

"Hay Vidas" Sergio Dalma.
Del disco Cadore 33



Hay vidas que la suerte abraza en los cruces
en su caminar
Otras que van acelerando tan veloces que
su estrella dirá
Hay vidas que el propio destino
sabrá cambiar. 

Nadie sabe si sucede
porque siguen por igual
horizontes o intuiciones
que no saben donde van.
Son corazones vulnerables
pero siempre especiales
con increíbles arsenales
de amor y libertad.
Que transforman sueños en realidad.

Hay vidas donde siempre todo va bien
y lo dejan así
Otras que un canto de sirenas las seducen y
les cambia su fin
Hay vidas que no quieren límites
y renacerán.

Nadie sabe si sucede
porque no tienen edad
luchan en las tempestades
pero no les detendrán.
En busca de una identidad
de sueños e ideales
que avanzan en los temporales
y saben que vencerán.
Vidas que viven en el infinito
o en un pequeño bar
equilibrando la ilusión y el mito
pasión y ingenuidad
y querían su viaje
con la rítmica de un corazón que va, que va,
Con la rítmica de un corazón que va.


miércoles, 14 de enero de 2015

Tu carácter, tu arma más valiosa.

Una vez un monje oriental vio cómo un alacrán se estaba ahogando. Decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán le picó. Ante el dolor lo soltó dejándolo caer y nuevamente el animal comenzó a hundirse… entonces intentó sacarlo y otra vez lo volvió a picar. 

La escena se repitió varias veces: Sacarlo del agua, ser picado y soltarlo. 

Alguien que observaba, le dijo: “¡Por qué es tan testarudo! ¿No entiende que cada vez que lo saque del agua lo va a picar?” 

Entonces el monje le respondió: “La naturaleza del alacrán es picar… no va a cambiar mi naturaleza, que es ayudar.” 


Tengo un carácter fuerte, lo sé, y no me importa reconocerlo. Es más casi podría decir que estoy orgullosa de tenerlo porque siempre me ha ayudado afrontar las cosas de forma que algunas personas no soportarían. Pero a veces me derrumbo porque, ante todo, soy humana. Estar en lo más alto y mantenerse ahí cuesta y mucho. Sacar diariamente una sonrisa a la calle es, cuanto menos, una tarea difícil, pero a fuerza de querer una consigue lo que necesita para salir adelante y autoconvencerse de que siempre hay cosas buenas a las que mirar y orientar tus pies así como hay otras cosas a las que hay que volverle la cara y alejarse lo más posible.

Y es que para estar seguro de tu carácter tienes que vencer tus propios miedos. Yo reconozco que los tengo, y muchos, a veces he sentido hasta pánico, pero asumo los riesgos de vencerlos porque creo que es la única forma de vivir, arriesgando, tomando decisiones, porque si no no avanzo. 

Ante mis miedos no me achanto, más bien me detengo y observo con los ojos fijos casi sin respirar, y asumo la situación como puedo y, por supuesto, ataco al problema. Tal vez me cueste dar el paso, pero una vez lo doy (y siempre es hacia adelante) nunca vuelvo hacia atrás. Mientras estoy parada estoy pensando, y pienso, y repienso y pienso otra vez, en los pros, en los contras, pienso en las consecuencias de dar el paso que estoy a punto de dar, y una vez lo tengo todo calculado entonces sí, voy a por él con confianza, con la determinación de mis horas de tanto pensar, con decisión. 

Repito, esta acción puede llevarme días o incluso meses hasta que estoy segura. Pero no me detengo más que para deliberar conmigo misma y ver el problema desde todos los ángulos posibles para que nada me pille por sorpresa. 

Vivir no es fácil. El mundo puede ser maravilloso pero también puede ser MUY cruel.

Y digo que tengo mucho carácter (que no es lo mismo que tener mala leche, que quede claro) porque intento luchar por lo que quiero y mantenerme fiel a mis principios e intento (aunque no siempre lo consigo) dominar mis impulsos y actuar con sentido común y coherencia.

Mantener fuerte nuestro carácter, nos permite aceptar las cosas como son, no como uno quiere que sean, por mucho que duela. Nos ayuda a alejarnos de personas débiles que jamás se comprometen, personas y cosas que no nos convienen en la vida, situaciones que no llevan a ningún sitio.

Eso es tener carácter. Y nada más. 

Sé una persona segura de sí misma, conoce tus límites, conoce tus virtudes y sé consciente de qué es lo que realmente quieres y, cuando lo tengas claro, ve a por ello, lucha con uñas y dientes, contra viento y marea. Vale la pena el esfuerzo, te lo aseguro.

Diana.
"Serás feliz, me dijo la vida, pero primero te haré fuerte"


martes, 13 de enero de 2015

Tengo unas cuantas dudas...


1. ¿Por qué los refrescos tienen jugo artificial de limón y los detergentes jugo natural de limón?

2. ¿Por qué Tarzán estaba siempre afeitado?

3. ¿Por qué los Picapiedras festejaban Navidad, si vivían en una época antes de Cristo?

4. ¿Por qué las películas de batallas espaciales tienen explosiones tan ruidosas, si el sonido no se propaga en el vacío?

5. ¿Si las mujeres dicen que los hombres son todos iguales, por qué se preocupan tanto por elegir?

6. ¿Por qué las mujeres abren la boca cuando se maquillan los ojos?

7.  ¿Cómo se escribe el cero en números romanos?

8. ¿Por qué cuando alguien llama por teléfono a un número equivocado nunca está ocupado?

9. Cuando inventaron el reloj, ¿como sabían que hora era, para poder calibrarlo?

10. ¿Por qué hay gente que despierta a otros para preguntar si estaban durmiendo?

11. ¿Cómo puedo saber cuántas vidas le quedan a mi gato?

12. ¿Por qué las mujeres con curvas aerodinámicas son las que ofrecen más resistencia?

13. ¿Por qué las cosas siempre se encuentran en el último lugar donde uno las busca?

14. ¿Qué cuentan las ovejas para poder dormir?

15. ¿Dónde está la otra mitad del Medio Oriente?

16. ¿No es inquietante que los médicos se refieran a su trabajo como "práctica"?

17. ¿Por qué utilizan agujas esterilizadas para poner la inyección letal a los condenados a muerte?

18. ¿Qué hacer si uno ve un animal en peligro de extinción comiéndose una planta en peligro de extinción?

19. ¿ A donde van los del campo cuando están cansados de su trabajo y deciden "alejarse de todo"?

20. Si una persona con múltiples personalidades decide suicidarse ¿es un homicidio múltiple?

21. ¿Por qué los cementerios tienen los muros tan altos, si los que están dentro no pueden salir y los que están afuera no quieren entrar?

22. ¿Por qué "separado" se escribe todo junto y "todo junto" se escribe separado?

23. ¿Por qué en el "día del trabajo", nadie trabaja?

24. Si la lana se encoge cuando se moja...  ¿por qué las ovejas no se encogen cuando llueve?

25.  Se dice que solo diez personas en todo el mundo entendían a Einstein. Si nadie me entiende a mi, ¿soy un genio?

26. Si nada se pega al teflón... ¿cómo pegan el teflón a la sartén?

27. Si la caja negra de los aviones es indestructible...  ¿por qué no harán todo el avión de ese mismo material?

28. Un parto en una calle... ¿es alumbrado público?

29. Si el congelador de una nevera se encuentra a no más de 10 grados bajo cero, y en la Antártida la temperatura ambiente llega a 50 grados bajo cero.  ¿No podrían las personas calentarse entrando a los congeladores?

30. Si cuando como huevos me patea el hígado, cuando coma hígado... ¿me pateará los huevos?

31. ¿Por qué no hay comida para gatos con sabor a ratón?

32. ¿Por qué los Kamikazes usaban cascos?

33. ¿Por qué apretamos más fuerte los botones del control remoto cuando tiene poca batería?

34. El mundo es redondo y lo llamamos planeta. Si fuese plano...  ¿lo llamaríamos redondeta?

35. Si un abogado enloquece... ¿pierde el juicio?

36. ¿Los infantes disfrutan la infancia tanto como los adultos el adulterio?

37. Si infancia es la etapa de los infantes, adulterio es la etapa de los adultos?

38. Si un hombre público es famoso, una mujer pública es igualmente famosa?

39. La lana virgen es un producto de las ovejas feas?

*****************



Diana.
"Más vale perder el tiempo con los amigos, que perder amigos con el tiempo. Por este dulce motivo, pierdo el tiempo contigo, porque no quiero perderte con el tiempo."

lunes, 12 de enero de 2015

¿En qué piensan los hombres?

Ayer iba dedicado a las mujeres, hoy va por vosotros, los hombres. A ver qué os parece y si pensáis igual. Artículo sacado de "La mente es maravillosa".

Diana.
"Sólo los verdaderos hombres hacen reír a las mujeres donde otros dejaron lágrimas"
"Trata a la mujer como te gustaría que tratasen a tu propia hija".



******************
¿EN QUÉ SE FIJAN LOS HOMBRES?

Como es lógico, los gustos dependerán de la educación, la personalidad o edad del hombre, y por ello no es posible hacer un juicio de valor completamente exacto. Aun así, a lo largo de los años sí que se han fijado ciertas variables que permanecen más o menos parecidas en todos los hombres.

¿Eres mujer y te pica la curiosidad por saber en qué se fijan los hombres ya que estás interesada en alguien? ¿O simplemente eres hombre y quieres saber si te sientes identificado? Pues de una forma u otra, a través de las siguientes líneas haremos un extenso repaso de los diferentes aspectos de las mujeres en que se fijan los hombres para que así todo quede claro.

El físico. ¿Es realmente importante?
Empezaré por lo que más controversia crea. Seguro que aquí todas las mujeres piensan: “Los hombres sólo se fijan en el físico”, “Sólo quieren mujeres bellas y esbeltas”. Bueno, hay que ir por partes. En primer lugar, si el hombre sólo quiere a la mujer para relaciones esporádicas y nada más, pues quizá sí que se fijen fundamentalmente en el físico. Sin embargo, si el hombre realmente quiere “algo más” con la mujer pues ya comenzará a fijarse en otros aspectos.

¿Significa esto que el hombre no se fije en la apariencia exterior si este quiere una relación seria? Nada más lejos de la realidad. Es más, si la mujer no le parece atractiva desde una primera toma de contacto, puede perder el interés rápidamente. Es decir, el físico es indispensable a corto plazo, pero no completamente imprescindible. Es más, a muchos hombres no les gustan aquellas mujeres que van de “divas” por la vida y sólo quieren llamar la atención a través de su físico, ya que esto puede ser interpretado como que la mujer es una “cabeza hueca” y que sólo tiene su apariencia como única arma para seducir a un hombre.

Entre las partes del cuerpo femenino en que más se fijan los hombres, cabe destacar sobre todo los pechos, las piernas, nalgas, ojos y sonrisa. No sólo es cuestión de cantidad, sino una armonía entre todas estas partes.


Independiente y segura de sí misma
Una vez hecha la primera toma de contacto, el hombre empezará a fijarse en otros aspectos a parte del físico. Atrás quedaron esos tiempos donde el hombre era el que siempre tenía que ser el máximo protector, el que llevase la batuta de la relación, o el que tuviese siempre que tener la iniciativa. Por esta razón, cada vez se buscan más mujeres seguras de sí mismas, que tengan éxito profesionalmente hablando, y sobre todo que sean independientes, tanto en términos económicos como emocionales. Es decir, a un hombre también le gusta que una mujer que disponga de un empleo, metas y objetivos en la vida, y que sea en definitiva ambiciosa. De esta forma ella demostrará que no depende de nadie y que por tanto no supondrá ninguna carga para él. 


Culta y con una conversación interesante
Imagínense que el hombre ya se siente atraído por una mujer, y por ello se acerca a ella para entablar un contacto. ¿Pero de qué sirve esto si después no pueden tener una conversación amena con ellos? Por esta razón, a ellos les gusta una mujer con la que se pueda hablar de política, religión, geografía, deportes… En definitiva, un amplio abanico de posibilidades con las que la mujer demuestre que es una persona culta y que sobre todo tiene que defender su postura.

Así mismo, durante la conversación, a un hombre le gusta que la mujer escuche, sea receptiva y que sobre todo no se escandalice ante cualquier opinión subida de tono. De esta forma el hombre entenderá que su opinión es respetada y tomada en cuenta.


Con cierto carácter pero cariñosa a la vez
Como ya se ha explicado en el punto anterior, cada vez son más los hombres que buscan mujeres independientes. Y por ello, también le gustan féminas que tengan cierto carácter y que no siempre hagan caso ciego a todo lo que diga el hombre. Es decir, una persona con la que compartir gustos y opiniones y con la que no se tenga ningún tipo de tabú para hablar sobre cualquier cosa.

¿Significa esto que siempre tienen que tener carácter y mostrarse duras? Pues claro que no. Después, en la intimidad, a un hombre le gusta mucho que aquella mujer que se ha mostrado aguerrida y segura de sí misma ante los demás, después se convierta en una persona cariñosa, atenta y en que parte ensalce un poco los valores del hombre en la intimidad. De esta forma, él se sentirá mucho más querido y valorado.


En definitiva, estos son algunos aspectos por lo que más “suspira” un hombre a día de hoy. Como es obvio, algunos de ellos pueden cambiar según los gustos de cada hombre, e incluso pueden ser completamente contrarios a los de este artículo.
*******************

domingo, 11 de enero de 2015

En qué piensan las mujeres

Acabo de leer este artículo en "La mente es maravillosa" y me ha encantado así que aquí os lo dejo a las mujeres por si os sentís, como yo, identificadas con él y os riáis un rato y a vosotros, los hombres, para que os vayáis enterando y toméis nota, a ver si os enteráis ya... jajajajjaja (que nadie se moleste por Dios, que siempre hablo con humor).
Mañana la segunda parte... a ver ellos en qué se fijan.

Unos cuantos besos a todos.
Diana.
"Mujer, ni sumisa, ni devota, te quiero libre, linda y loca"
"Cada mujer lleva una sonrisa en su rostro y mil secretos en el corazón"



****************
¿En qué se fijan las mujeres?

Cuando una mujer conoce a un hombre que le atrae, la primera carta de presentación puede ser su físico. Y es que a través de unos ojos bonitos, cuerpo esbelto y atlético o unas facciones suaves, la mayoría de hombres creen que pueden conquistar a una mujer.

¿Pero qué hay de cierto en esto? ¿De verdad es el físico lo que realmente hace que una mujer se fije en un hombre? Vayamos por partes. Se puede decir que sí. En una primera toma de contacto, una mujer se fijará en el físico del hombre, pero esto no significa que lo sea todo. Es más, una vez lo vaya conociendo y tome confianza, la apariencia física quedará en un segundo plano para que finalmente  ésta se fije en otros aspectos. ¿Estás interesado en conocerlos? Pues sigue leyendo a continuación.

Seguridad en uno mismo
Cuando una mujer hace un contacto visual con un hombre, ésta ya habrá pensado si puede tener relaciones tanto sentimentales o sexuales con él. Por ello, muchas mujeres buscan un hombre que sea seguro de sí mismo, que no se aminore ante nada, que tenga iniciativa y que sobre todo no le den miedo las mujeres con carácter.

De esta forma sabrán que pueden tener un “macho” que las proteja convirtiéndose así en esos seres protectores que muchas anhelan en su vida.

Mucho sentido del humor
Una buena carta de presentación (aparte del físico) ante una mujer es que tengas la capacidad de hacerla reír. Si consigues eso y tienes un interés en ella, ya tendrás una gran parte del camino recorrido. Así que antes de agasajarla o piropearla, intenta siempre ser ingenioso con cualquier comentario y sobre todo riéndote de ti mismo.

¿Y qué se consigue con esto? Pues que la mujer se sienta cómoda, tome confianza y esté augusto con alguien que le haga reír. Y es que si al principio el hombre sólo intenta conquistarla, puede que la mujer se sienta presionada o intimidada.

Con los oídos bien abiertos
Una vez se consiga todo lo anterior, otro de los aspectos en que las mujeres se fijan mucho las mujeres es en la capacidad de escucha. A muchas de ellas les proporciona mucha seguridad y tranquilidad que el hombre esté ahí cuando las necesiten o para ayudarlas en cualquier problema. Y de ahí que sea tan importante que las escuchen y se preocupen por ellas.

Cultos y con conversación interesante
Ya se ha conseguido todo lo anterior. ¿Pero de qué sirve tenerlo si después no se puede tener un diálogo fluido y de cierto interés? Así que para que la mujer se sienta cómoda, se antoja importante buscar un tema de conversación interesante para ambos, donde se compartan distintos puntos de vista e incluso donde se compartan aficiones. Y es que de esta manera volveremos al punto uno ya que denotarás mucho más confianza en ti mismo y que, al menos de primeras, no sólo tienes interés sexual en ella.


Como comprobarás, el físico puede ayudar a la primera impresión, pero no es para nada el factor más determinante que muchos hombres piensan. Obviamente, cada mujer es un mundo, pero en líneas generales, se trata conseguir una “armonía” de todos estos aspectos descritos para que la mujer consiga un interés en ti.
***********************


sábado, 10 de enero de 2015

Toma mis zapatos y luego me hablas.

Mi signo dice que lo soy y mucho y la verdad es que me reconozco como tal. Debo decir que se pasa mal en ciertas ocasiones. En otras te facilita la vida o facilita la de los demás ya que puedes encontrar soluciones desde fuera, siendo objetiva al mismo tiempo que te pones en los zapatos de la otra persona. Muchas veces no somos capaces de ser realmente objetivos con nosotros mismos y tener a alguien así cerca te puede ayudar y mucho.

Hablo de la empatía, conocida como el "arte de comprender las emociones" y definida como la capacidad de ponerse en lugar del otro. 

Ser empático no es difícil si lo llevas en la sangre, pero no todos tenemos esta capacidad. Para algunos se trata de una capacidad extraordiraria y natural pero para otros muchos es inconcebible, algo casi imposible de sentir. Y digo bien, sentir, porque desde mi experiencia puedo decir que realmente siento cómo se siente la persona que me está hablando. Es una situación rara, pero es así y si no sabes controlar la situación y cortar ese sentimiento en su debido momento, te lo puedes llevar contigo y pasarlo realmente mal.

Ser empática me sirve de mucho, me sirve para entender a los demás, para tratar de comprender qué pasa por su mente, cómo y por qué se siente así y así poder ayudarla, pero lo más importante es que me tengo que olvidar de mí misma y verlo desde SU perspectiva, intentando pensar en cómo piensa el otro, con sus creencias, sus valores, su educación,... Por supuesto es más fácil cuando conoces a quien tienes delante.

Y se trata de aceptar que la persona está pasando por ese momento y que le crea esos sentimientos. Debes olvidarte de qué sentirías tú en su situación porque no sirve de nada. No eres tú el/la protagonista sino él/ella. Tienes que apartar tu “escala de importancia de las cosas” para entender el sufrimiento del otro “desde su escala de importancia”. Vamos, que lo que para ti no sería un problema para otro puede que sí lo sea y gordo.


¿Cuándo no demostramos empatía?

Cuando creemos que nuestros problemas son los únicos que hay en el mundo.
Cuando no escuchamos a los demás.
Cuando juzgamos y hacemos comentarios hirientes que no ayudan sino que agravan la situación.
Cuando nunca ofrecemos una sonrisa, un gesto amable o una caricia a los demás.
Cuando siempre que hacemos algo por los demás esperamos algo a cambio.

A ver si conseguimos todos ser un poquito empáticos, entendernos, ayudarnos,... la vida sería mucho más llevadera.


Diana.
"LO SIENTO, y si te digo `lo siento´es porque puedo sentirlo, puedo sentir tu rabia, tu malestar, tu tristeza, tu vergüenza,... y por eso `lo siento´, y dado que yo fui la causante, te pido perdón".