miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Adiós para siempre 2014!

Y llegamos, por fin, al tan esperado último día del año. Día de celebración donde los haya, día en que a todos nos da la morriña, como dicen por el noroeste del país, la añoranza, los recuerdos, los buenos deseos, las ganas de perdonar, de ir abrazando a todos con una sonrisa, las ganas de empezar de nuevo desde cero, con ilusión, dado a que es un año "virgen" aún por conquistar, es como un renacer, como un "venga este año sí que sí", "este va a ser mi año". 


Aquello del "año nuevo vida nueva" también aparece, siempre con ganas de que sea mejor, de que la sonrisa nos acompañe cada día en cada momento, incluso soñando...


Es momento de hacer balance, el mirar atrás 365 días y ver qué metas hemos conseguido, qué nos propusimos el 31 de diciembre del año pasado y qué cosas nos proponemos para este que comienza.

La mayoría nos reuniremos con familia, amigos, vecinos,... daremos las gracias por el año que estamos a punto de cerrar y brindaremos por un año mejor que el pasado que está a punto de llegar a nuestras vidas. Es un momento bonito donde los haya, lleno de ilusión y emoción, sonrisas, buena compañía,... y en nuestras memorias todos tendremos, aunque alguno no se atreva a mencionarlo, a aquellos que se fueron para no verlos más hasta que nos toque a nosotros ir para allá, al otro lado; momento de encuentro otra vez, pero bueno, esperemos tardar mucho en "vivir" ese acontecimiento de nuevo. Sabemos que están aquí, entre nosotros de alguna forma, aunque sea en nuestros recuerdos.

¿No tenéis esa sensación de que todo va a cambiar y será siempre para mejor?
¿No tenéis esa sensación de que se cumplirán todos nuestros deseos de salud, abundancia, paz y amor simplemente porque el calendario pasa de un mes a otro?

Es muy importante visualizar, proyectar y desear lo mejor, pero es más importante aún saber qué vas a hacer de forma diferente este nuevo año para hacer realidad lo que deseas. Debemos de ser más conscientes de cómo nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras acciones afectan a todo y a todos.

Tengo unas preguntas para ti:

1- ¿Qué has logrado en el 2014?

2- ¿En qué áreas sientes que no has dado tu 100% para lograr los resultados que querías? ¿Por qué no lo hiciste o no pudiste hacerlo? ¿Qué te lo impidió?

3- Seguro que pasaste momentos difíciles... ¿qué te hizo superarlos?

4- ¿Qué te ha sorprendido de ti mismo y qué te ha decepcionado este año?


Tal vez reflexionando sobre estas cosas te des cuenta de que tampoco fue tan malo... superar dificultades y valorarte costó mucho, muchísimo, pero lo conseguiste. Es importante que sepas que la vida es como un "loop", es cíclica, después de algo “bueno” generalmente viene una “dificultad”, y después de una dificultad siempre vienen momentos buenos. Recuerda siempre este ciclo y mantente sano y centrado en ti mismo para poder pasar la ola y regresar a tierra firme.

Pero centrémonos ahora en el 2015. Con el 2014 no podemos hacer mucho más ya, pero sí podemos "darle caña" al 2015 y poner todo nuestro ímpetu, fuerza, ilusión, ganas, esfuerzo,... porque sea realmente un año inolvidable por las cosas buenas que nos esperan.

Para ello:

Cierra tus ojos, escucha tu corazón y luego escribe, sin ponerte límites, todos los deseos o expectativas que tengas TÚ y sólo TÚ, las tuyas y las de nadie más. Es pura lógica: si sigues los deseos de otra persona te convertirás en otra persona, pero no serás tú...
Para sentirte feliz dentro de ti mismo tienes que pedir lo que tú deseas en armonía con el medio en el cual te encuentras pero respetando los deseos de los demás.

CUANTO MÁS SEAS TÚ MISMO/A, MÁS AYUDARÁS AL MUNDO APORTANDO TU
MARAVILLOSA INDIVIDUALIDAD Y CARÁCTER.


Por lo tanto...

1- ¿Qué quieres lograr en el 2015? Escribe todas las áreas de tu vida y los objetivos específicos para cada una. No seas tacaño/a, ¡pide!

2- Para lograr los objetivos propuestos, ¿qué tienes que cambiar o mejorar en ti mismo?

3- ¿Cuáles son las cosas dentro de ti que pueden limitarte o frenarte de lograr lo que deseas?
¿Qué puedes hacer para que no te entorpezcan en tu camino para conseguir lo que quieres?

4- ¿Qué relaciones personales quieres mejorar o desarrollar este año?

5- Este va a ser un año de... (di lo que quieras, por ejemplo: un año de diversión, un año de
abundancia, un año de paz, de amor y alegrías,…).


YO CREO LO QUE CREO y es tan válido como lo tuyo.

Valórate, respétate, ámate y cree en ti mismo/a. Es mi deseo para todos vosotros para este nuevo año 2015.


Diana.
“Insensatez: hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”. (Albert Einstein)

"La barrera más grande que tienes es la que tú mismo te pones."



domingo, 28 de diciembre de 2014

¿Por qué es el "día de los santos inocentes"?

Os dejo aquí el porqué el famoso Día de los Santos Inocentes se llama así, su origen y tradición a lo largo de la historia. Es... pues eso, un poco de culturilla y de historia ;).

Diana.
"- ¿Y tu lápiz?
 - Lo perdí seño...
 - ¿Y no se lo has dicho a tus padres?
 - ¡Ni loco! Mi hermana perdió la regla el mes pasado y casi la matan..."

Los niños... qué inocentes son.... jajajajaja

En cuanto al siguiente escrito tengo que decir que la historia es la historia y la tradición es la tradición pero no encuentro la "gracia" del día en concreto. Recordemos que murieron cientos de niños pequeños, de menos de 2 años... ¡por Dios! Entiendo que debería de ser un día triste de recodar, por ellos y por los padres de éstos. No sé cómo la vida llegó a transformar este serio "problema sin solución" en algo tan divertido... pero en fin, es algo que no está en mis manos. Yo, por lo que puedo y me sale hacer del alma,  mando un beso a todos y cada uno de esos niños a los que se les arrebató el derecho a la vida sin razón, necesidad ni motivo alguno y a cada uno de esos padres, abuelos y hermanos a los que, seguro, arrebataron más de media vida también con esta brutal decisión del rey Herodes.


********************
El "Día de los Inocentes", cada 28 de diciembre, tiene más de mil años de historia y comenzó como la fiesta católica de los "Niños Inocentes", en conmemoración a la matanza de todos los niños menores de dos años ordenada por Herodes al enterarse que había nacido el Mesías.

Con el paso del tiempo, la tradición pagana fue quitándole el aspecto trágico a la fecha hasta convertirse en el "Día de los Santos Inocentes": una oportunidad para jugarle bromas a los ingenuos y luego repetir la frase "que la inocencia te valga".



La historia

De acuerdo a lo relatado en el Evangelio de San Mateo, la historia comienza cuando unos magos llegan a Jerusalén en busca del futuro Rey de Israel que, según ellos, acababa de nacer. Explicaron que habían visto aparecer su estrella en el oriente y recordaron la profecía del Antiguo Testamento que decía: "Cuando aparezca una nueva estrella en Israel, es que ha nacido un nuevo rey que reinará sobre todas las naciones".

Según San Mateo, Herodes el Grande, obsesionado con el poder y por el temor a perderlo, al enterarse de que había nacido un nuevo rey, ordenó que le dieran muerte inmediatamente.

El mismo relato detalla que Herodes se reunió con los magos fingiendo un interés por el niño y los despidió con un "vayan y se informan bien acerca de ese niño, y cuando lo encuentren vienen y me informan, para ir yo también a adorarlo".

Los magos se fueron a Belén guiados por la estrella, que se les apareció otra vez, al salir de Jerusalén, y llenos de alegría encontraron al Niño Jesús junto a la Virgen María y San José; lo adoraron y le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra.

Pero a través de sus sueños recibieron un aviso de Dios de que no volvieran a Jerusalén y regresaron a sus países por otros caminos, mientras Herodes se quedó furioso y sin poder saber dónde estaba el recién nacido.

Entonces rodeó con su ejército la ciudad de Belén y ordenó a sus soldados a que mataran a todos los niños menores de dos años en la ciudad y sus alrededores. Un ángel avisó a San José para que saliera huyendo hacia Egipto y así, cuando llegaron los soldados de Herodes, el niño Jesús ya había abandonado Belén. Sin embargo, el ejército asesinó a todos los pequeños "Santos Inocentes" niños que habitaban la ciudad.

En Hispanoamérica y en España es costumbre realizar en esta fecha bromas de toda índole. Los medios de comunicación hacen bromas o tergiversan su contenido de tal modo que la información parezca real. Se trata de una libertad que se dan los agentes mediáticos para dar rienda suelta a su sentido del humor, oportunidad que solamente tienen una vez al año. Es tradición que los periódicos publiquen páginas enteras de noticias cómicas, con la advertencia de que es día de los inocentes, que van desde las que son una obvia mofa a cualquier suceso reciente, hasta las que parecen serias y engañan al lector desprevenido. El día de los inocentes se vive en todo el mundo hispanohablante.



Qué hacemos en España...


En Tremp, capital del Pallars Jussà, provincia de Lérida, se celebra este día colgando una llufa (muñeco de papel) gigante del campanario de la población. Después de un pasacalles, la gente le canta para que baje y así quemarlo. Este acto, al igual que el resto de actos Navideños de la ciudad, son organizados por la entidad cultural "La Casa del Sol Naixent".

En la localidad alicantina de Ibi, el 28 de diciembre tienen lugar unos actos muy peculiares en relación con esta festividad y de los más característicos de la provincia de Alicante: el Día dels Enfarinats o "Enharinados". Se trata de una divertida celebración que representa el enfrentamiento entre el poder público y la oposición, mediante una batalla de harina en un ambiente carnavalesco y satírico. Els enfarinats lo forman un grupo de 14 personas, entre las que se elige al alcalde y demás cargos relevantes, como el juez, el fiscal, el alguacil... Por otro lado, la oposición, cuyos representantes se caracterizan por llevar una chistera negra, intentará arrebatarles el poder. Ahí comienza a escenificarse una batalla en la que se lanzan harina, polvos y cohetes. Una espectacular explosión de ruido, fiesta y tradición..

En Fraga (Huesca) es común ver a gente joven lanzándose huevos los unos contra los otros en una especie de guerra de peñas.

También se puede vivir el Día de Los Santos Inocentes de una forma especial en la población valenciana de Jalance. En este municipio del Valle de Ayora-Cofrentes, el 28 de diciembre se celebra la Fiesta de los Locos. Es una fiesta que data de principios del siglo XVII con una marcada simbología pagana. Los más jóvenes, vestidos con ropas estrafalarias y con maquillajes llamativos, tendrán el poder durante unas horas, mientras participan en las divertidas charangas. Por la noche se celebra el tradicional Baile de los Locos, donde casi todo está permitido y, además de la música, la picaresca es la gran protagonista.
*********************

sábado, 27 de diciembre de 2014

Hoy sólo una reflexión cortita

Mi reflexión de hoy es escueta y al grano: ES MARAVILLOSO TENER AMIGOS, amigos con los que juntarte, reírte, recordar viejos tiempos, compartir inquietudes,...

Así que gracias, AMIGOS Y AMIGAS, por vuestra amistad de años atrás sin importar que no podamos vernos a menudo.

Y ya está. Eso es todo por hoy, que en realidad es mucho.

Diana.
"Recuerda que la bondad de un amigo no se prueba por lo que dice en tu presencia sino por lo que dice a tus espaldas". 

jueves, 25 de diciembre de 2014

15 cosas

Ayer vi este artículo que fue originalmente escrito por Brianna Wiest para Thought Catalog. Me pareció muy bonito y como voy bastante liada con las cosas de las fiestas de Navidad y eso, os lo dejo para no perder la costumbre de dejar de escribir en el blog.

Diana.
"La Navidad no es un acontecimiento sino una parte de tu hogar que siempre llevas en tu corazón".  


*******************
1. Cuando la gente habla de sus parejas y cónyuges por lo general quieren que ellos sepan que es para siempre

Quiero que tú sepas que a mí no me importa el “para siempre”. Te quiero por todo el tiempo que esté destinada a tenerte. Te amaré cada momento que sea capaz, porque nunca voy a fingir que te tengo para siempre.

2. No siempre vas a ser lo primero, pero eso no significa que no seas la persona más importante en mi vida

El verdadero amor no se trata de dejar todo en la búsqueda del otro, se trata también de encontrarse a uno mismo y mantener todo en tu vida en orden para poder compartirla con alguien.

3. Hay realmente una sola cosa que importa, y es que cada día hacemos la elección consciente de amarnos el uno al otro

Tú me enseñas a amarte a ti y yo te enseño a ti cómo amarme. Esa no una cosa de una conversación y listo. Es un esfuerzo diario consciente. Es algo pequeño y enorme. Es hablar, mostrar y enseñar a través de incluso las tareas cotidianas más simples. La elección, por supuesto, es estar lo suficientemente consciente como para permitirte a ti mismo que te digan, te muestren y enseñen.

4. No tengo expectativas

Incluso sólo la promesa de amar a alguien sin condiciones es una expectativa, estás diciendo que sólo quieres su amor si no depende de nada. El amor sin ataduras es la clase de amor más sincero. El resto es empujar a alguien con una idea de lo que tú necesitas.

5. Yo no quiero ser toda tu vida

Quiero pasar tiempo con mis amigos. Quiero tiempo para estar sola. Quiero irme de viaje, empezar proyectos y dar largos paseos sin tener que informarte de dónde estoy. Y quiero lo mismo para ti.

6. La cosa más íntima que posiblemente yo pudiera hacer es leerte mis pasajes favoritos de mi libro favorito

Eso es todo.

7. No siempre seré igual de linda que ahora

No siempre voy a estar tersa y joven, suave y brillante. Y tampoco tú. Quiero tener hijos y comer buena comida. Quiero a alguien que no me vea después de mi tercer embarazo cuando esté gorda e hinchada, y diga: “Estás muy delgada, ¿de qué estás hablando?” Quiero a alguien que me diga, “Estás gorda e hinchada y ¿a quién le importa? Estás preciosa”.

8. La comunicación es sexy

Hablar las cosas no sólo es necesario para estar saludable, es la forma de enamorarse de alguien completamente. Es la forma de seguir creciendo en conjunto a través de los años. Es verbal y a la vez no lo es. Una mirada puede ser más atractiva que cualquier otra cosa.

9. No te tiene que gustar cada parte de mí para amar lo que soy

Tampoco tienes que cambiar cualquier parte de mí para hacerme más de tu gusto. Es un arte el aceptar aquello que es verdadero en la superficie para acercarse a lo que es verdadero en el corazón. Los hábitos, los gestos e intereses cambian, pero la esencia de alguien no. Las personas que tienen las relaciones más profundas son las que se conectan a ese nivel. Las personas que tienen las más profundas relaciones y que perduran, se dan cuenta de que nadie puede cambiar a una persona, excepto ellos mismos.

10. Realmente espero que podamos hacer cosas tontas juntos

Como quedarnos en la cama durante todo un domingo y pedir comida a domicilio e ignorar a todos los demás.

11. Nunca nos iremos enfadados a la cama

Nunca sabes lo que puede pasar. No te olvides de que las cosas pueden cambiar en cualquier momento. Te mantiene en el presente y centrado. Pone las cosas que te importan en un contexto muy diferente.

12. Gracias

Gracias por dejarme pasar un día contigo. Por compartir tu vida conmigo. Por sujetar mi mano. Por escuchar las partes malas, incluso cuando no son tan divertidas como las partes felices. Por conocerme y aun así quererme. Por ser honesto cuando no es así. Por ayudarme de cualquier manera que puedas. Por dejar que te ayude de vuelta.

13. De vez en cuando, voy a escribir sobre ti de forma anónima y vagamente pasiva-agresiva (Lo siento)

También, voy a escribir de ti en general. (No lo siento).

14. Puedes saber si alguien te ama o no por dos cosas: la forma en que te mira cuando estás hablando y por la forma en que te tocan de una manera no sexual

Nunca hay que subestimar los pequeños gestos. Una persona puede convencerte de que te ama cuando no es así.

15. Incluso las partes más pequeñas de ti son magia para mí

La forma en que te peinas por las mañanas. La forma en que tu frente se arruga cuando estás pensando mucho sobre una respuesta. La cosa más salvaje sobre el amor es lo poco que cambia desde ese enamoramiento en el jardín de infantil. Espero estar siempre un poco nerviosa, a pesar de que no haya nadie con quién me sienta más cómoda.

Visto en Thought Catalog.
*****************


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Los tres filtros

En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por la práctica de su conocimiento, con alto respeto. Un día un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo:


- ¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?

- Espera un minuto, replicó Sócrates. Antes de decirme cualquier cosa querría que pasaras un pequeño examen. Es llamado el examen del "triple filtro".

- ¿Triple filtro?

- Correcto, continuó Sócrates. Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea tomar un momento y filtrar lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el examen del "triple filtro". El primer filtro es la verdad: ¿estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?

- No, dijo el hombre, realmente sólo escuché sobre eso y...

- ... Muy bien, dijo Sócrates. ¡Entonces realmente no sabes si es cierto o no! Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la bondad: ¿es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?

- No, por el contrario...

- Entonces, continuó Sócrates, tú deseas decirme algo malo sobre él y encima no estás seguro de que sea cierto. Aún así todavía puedes pasar el examen porque queda un filtro, el filtro de la utilidad: ¿será útil para mí lo que vas a decirme de mi amigo?

- No, realmente no.

- Bien, concluyó Sócrates. Si lo que deseas decirme no es cierto ni bueno y además no es útil, ¿por qué decírmelo?



*******************

Diana. 
"Lo que tus ojos no han visto que no lo invente tu boca".
"Los rumores son creados por envidiosos, regados por chismosos y creídos por idiotas."




martes, 23 de diciembre de 2014

¡A la mierda la lotería! ¡TÓCAME TÚ!

¿Os ha tocado algo en el día de la Lotería Nacional tan esperado? Anda que ibais a estar aquí leyéndome si os hubiese tocado algo ¿verdad? jajajaja ¿Qué hubieseis hecho de haberos tocado el gordo? ¿Habéis pensado alguna vez en qué haríais si de repente os cayeran en vuestras manos 4 millones de euros? Pensadlo bien... Es muchísimo dinero. Yo, sinceramente, de corazón os lo digo, que lo primero que se me pasa por la cabeza es repartirlo. Lo cierto es que, aunque soy bastante ahorradora, le doy el valor justo al dinero. Desgraciadamente se necesita para vivir, pero se necesita poco para vivir, lo demás son lujos innecesarios. 
Yo hubiera sido feliz en los tiempos del trueque: yo planto patatas y tú haces jerseys de lana, yo te doy tres kilos de patatas y tú uno de tus jerseys. Es por ello por lo que me encanta la idea de los "bancos de tiempo" pero, aunque pertenezco a uno de ellos, no veo que cuaje, no acaba de arrancar, al menos en mi ciudad. O la gente no se entera o no le ven el valor o siguen enganchados a la idea de que "si no pagas no vale nada". No lo sé.

De todas formas no os olvidéis nunca de que el dinero no da la felicidad. La felicidad no es un destino al que tengas que llegar, sino el camino por el cual caminas a diario y en ti está el ir sonriendo o, por el contrario, ir quejándote de que te duelen los pies o de que llueve. El llevar zapatos, o un paraguas, ayuda mucho sí, por supuesto, pero en realidad es sólo algo material. El dinero pone más ropa en tu armario, más jamón de Jabugo en vez del de cualquier otro lado, o una casa más grande. Al fin y al cabo no dejan de ser cosas materiales, que es para lo único que sirve el dinero, para tener más y mejor. Y no os olvidéis de una cosa: quien más tiene más quiere
Pero el dinero fue algo inventado por el hombre (bendito quien tuvo la extraordinaria idea de hacerlo) todos sabemos que de los árboles no crece... las manzanas sí... por algo será. Las manzanas alimentan. Ahora pensad vosotros para qué sirve realmente el dinero y si podríamos vivir sin él, claro está, en otro tipo de política, en otro tipo de comunidad, la cantidad de problemas que ha traído el dinero a lo largo de la historia, los robos, las deudas entre países,... en fin, que me quedo con las manzanas...

Sigo pensando que el amor, la amistad, la confianza ciega en alguien, la salud, la alegría de una sonrisa, la energía de un abrazo, la compañía,... son cosas que no se compran, no tienen valor monetario pero tienen un precio incalculable sin tener que poner un duro por ello.

Las cosas realmente importantes en esta vida no las paga el dinero, ni siquiera la salud... o, en este caso, no debería. ¿Por qué es tan caro y complicado hacerle una operación a una persona? ¿Cómo se le puede negar a alguien un tratamiento porque no tiene el suficiente dinero para pagarlo? ¿Quién es el que pone ese precio tan elevadísimo a una operación o medicamento en concreto y por qué ese precio? Pagarles a los médicos por su labor es más que obvio que hay que hacerlo, pero hay casos realmente estremecedores, de vida o muerte de un niño (que parece que incluso nos afecta más) que están recolectando tapones de plástico por todo el mundo para poder pagarse una operación que les cuesta millones... ¡Jesús! ¡Qué mundo este! Yo tendría que haber sido médico y operar gratis a quien lo necesitase, seguro que sería más rica (no en mi bolsillo pero sí en mi alma) que algún cirujano plástico que viva en una mansión en Beberly Hills, que haberlos los hay y muchos... doy fe.

Bueno chicos, si necesitáis una ayuda para vuestro bolsillo intentadlo con "El Niño" dentro de unos días. La ilusión no se debe perder NUNCA. Una ayuda monetaria nos viene bien a todos, no nos engañemos, eso es evidente en los tiempos que corren. Lo de "tapar agujeros" (o "boquetes" en algunas circunstancias de la cruda actualidad) aliviaría a muchas personas hoy en día. Mi deseo es que les llegue el dinero a los que más lo necesiten y si le toca a alguien que, digamos, no lo necesite tanto (porque también tienen derecho a jugar y gracias a los que compran, los premios son tan grandes) que por lo menos tenga la generosidad y la conciencia humanitaria de repartirlo por una buena causa. Nada en esta vida le haría más feliz que eso, estoy segura.

Diana.
"Hay suficiente en el mundo como para cubrir las necesidades de todos los hombres pero no para satisfacer su codicia" (Mahatma Ghandi)


domingo, 21 de diciembre de 2014

En tus manos está... de ti depende.

¿A quién no le han herido emocionalmente en algún momento de su vida? Yo pondría la mano en el fuego a que todos hemos sufrido un dolor así en alguna ocasión, a veces en más de una.

Y duele, mucho. Y lo entiendo.

Ahora viene la pregunta del millón ¿qué haces con esa herida? porque es la parte más importante de todo... Tienes dos opciones, curarla con cariño y volver al campo de batalla rápidamente o recrearte en ella, quitarle la costra cada dos por tres, no dejar que cicatrice bien y que se quede la marca ahí de por vida inevitablemente. En tus manos está la elección.

Dicho de otra manera, ¿cuánto vas a tardar en dejar tranquila la herida del pasado y salir adelante?

Lo más probable es que la primera intención sea culpar a algún otro de tu situación. Es lo que la mayoría de nosotros hace en un principio. Es ley de vida, la culpa siempre es de otros y tu no has llegado a esta situación por voluntad propia. Lo más probable es que con el paso del tiempo te des cuenta de que en realidad estabas equivocado/a. Alguien nos hizo algo malo, que nos sentó mal o nos ofendieron de alguna manera que nos afectó. Queremos que se disculpen. Queremos que ellos reconozcan que lo que hicieron estuvo mal... que nos hicieron daño moral... pero ¿te lo hicieron realmente o dejaste tu que te afectara esa situación? He ahí la cuestión...

Cuidado porque culpar a otros por nuestro dolor puede ser contraproducente. El problema de culpar a los demás es que, a menudo, puede acarrearte más problemas. Por ejemplo, te enfrentas a esa persona (tu jefe, tu cónyuge, tus padres, tu hijo…) y dicen: “No, no lo hice”, o peor aún, “¿Y qué si lo hice?”, entonces acumularás ira, dolor, enfado, frustración,... pero ninguna solución. Con lo cual estarás mucho peor de cuando empezaste. De nuevo menciono que prestes atención a cómo te tomas las cosas.

Tú estate tranquilo por cómo eres, presta atención a tu ejemplo en la vida, a ti, y deja a los demás que sean como son y reaccionen a sus cosas; "que cada candil aguante su vela". Acumular quejas de forma indefinida es un mal hábito, porque te duele más de lo que les duele a ellos.

Las personas que se aferran a estas heridas del pasado, a menudo, reviven el dolor una y otra vez. Hasta parece que les gusta, se regocijan en su dolor y acaban amargándose la vida y amargando la de los de su alrededor. O a veces, una persona puede incluso conseguir sentirse “atascado” en este dolor, en esta culpa, sin querer, porque no se da cuenta de que está en sus manos, Y SÓLO EN SUS MANOS, el salir de ella cuanto antes. Ésta es una situación angustiosa donde las haya... simplemente NO SE PUEDE VIVIR ASÍ. 


TIENES QUE CURAR TU PASADO... ¿pero cómo?

Empieza por aceptar una nueva alegría y felicidad en tu vida, abre otras puertas sin mirar atrás, sin rencores, sin indagar más. Cuanto más indagas (cuanto más quitas la costra a la herida) más empeoras las cosas. Haz espacio, olvida lo que te hizo la herida, olvida que está ahí, deja que se cure sola, con el tiempo. Si tu corazón está lleno de dolor, ¿cómo puedes estar abierto a cualquier cosa nueva? La respuesta es fácil: Toma la decisión de dejarlo ir. 


Las cosas no se van por sí mismas, comprométete contigo mismo y hazte el favor de “dejarlas ir”. Si no haces esta elección consciente por adelantado, podrías terminar haciendo un auto-sabotaje a cualquier esfuerzo de dejar pasar este dolor del pasado. 

Expresa tu dolor y entiéndelo. Lo mejor es que lo cuentes a un buen amigo o alguien de confianza. También funciona escribir en un diario o una carta que nunca enviarás a la otra persona. Al hacer esto también te ayudarás a entender de qué se trata tu dolor.

¿Qué podrás hacer de manera diferente la próxima vez? ¿Eres un participante activo en tu propia vida, o simplemente una víctima sin esperanza? ¿Vas a dejar que tu dolor se convierta en tu identidad? ¿O eres alguien más profundo y más complejo que eso? 

Deja de ser la víctima y  de culpar a otros. Ser víctima te hacer sentirte bien, es como estar en el equipo ganador contra el mundo. Pero, ¿sabes qué? al mundo, en gran parte, no le importa, por lo que necesitas obtener más de ti mismo. Sí, eres especial. Sí, tus sentimientos son importantes. Pero no confundas a “tus sentimientos ” con “tus sentimientos deben anular todas las cosas y nada más importa”. Tus sentimientos son sólo una parte de esta gran cosa que llamamos vida, que es compleja y desordenada. Toma la responsabilidad de tu propia felicidad y no pongas tanto poder en manos de otra persona. 

Centrarse en el presente (el aquí y ahora) y la alegría
Ahora es el momento de dejar ir lo que te duele. Deja ir el pasado y deja de REVIVIRLO. No se puede deshacer el pasado, todo lo que puedes hacer, es hacer hoy el mejor día de tu vida.
Cuando te enfocas en el aquí y ahora, tienes menos tiempo para pensar en el pasado. Cuando los recuerdos del pasado se deslizan en tu conciencia (ya que están obligados a aparecer de vez en cuando), identifícalos. Después céntrate de nuevo en el presente.
Es una decisión que debes tomar: da la bienvenida a la alegría de nuevo en tu vida. 


Perdónalos. Puede que no tengamos que olvidar los malos comportamientos de otra persona, pero casi todo el mundo merece nuestro perdón. A veces, nos quedamos tan atascados en nuestro dolor y nuestra terquedad, que ni siquiera podemos imaginar el perdón. Pero el perdón no está diciendo: “Estoy de acuerdo con lo que hizo.” En cambio, dice: “no estoy de acuerdo con lo que hiciste, pero te perdono de todos modos.”
El perdón no es un signo de debilidad. En cambio, es simplemente decir: “Yo soy una buena persona. Eres una buena persona. Hiciste algo que me dolió. Pero quiero seguir adelante en mi vida y sentir la alegría de nuevo en ella. Yo no puedo hacer eso por completo hasta que deje ir el dolor”.
Es una manera de empatizar con la otra persona y tratar de ver las cosas desde su punto de vista.
Y también perdonarse a sí mismo puede ser una parte importante de este paso, así como, a veces, podemos llegar a culparnos a nosotros mismos por la situación o daño. Si no puedes perdonarte a ti mismo, ¿Cómo vas a ser capaz de vivir en paz y con felicidad en el futuro?
"Perdonar no es olvidar... sino recordar sin que te duela."


Conclusión
Sé que esto es difícil, increíblemente difícil de dejar de lado el dolor de uno. Si nos hemos mantenido en él durante mucho tiempo, se siente al dolor como un viejo amigo. El dolor está justificado. Pero la vida de nadie debe ser definida por su dolor. No es sano que se suma a nuestro estrés, afecte a nuestra capacidad de concentrarnos, estudiar y trabajar, y que afecte a cada otra relación que tengamos. Cada día que eliges aferrarte al dolor, es otro día en que todo el mundo alrededor de ti, tiene que vivir con esa decisión y sentir sus consecuencias.

Deja ir el dolor. Haz algo diferente hoy y la felicidad vendrá de nuevo a tu vida.

Diana.
"No escogemos las situaciones difíciles y dolorosas pero sí podemos decidir salir de ellas y hacerlo".


sábado, 20 de diciembre de 2014

Un pesebre del que jamás oísteis hablar.

En 1994, dos americanos respondieron una invitación que les hiciera llegar el Departamento de Educación de Rusia. La invitación era para enseñar moral y ética en las escuelas públicas, basada en principios bíblicos. Debían enseñar en prisiones, negocios, el departamento de bomberos de la policía y en un gran orfanato.

En el orfanato había casi 100 niños y niñas que habían sido abandonados, abusados y dejados en manos del Estado. De allí surgió esta historia relatada por los mismos visitantes:

"Se acercaba la época de las fiestas navideñas de 1994, los niños del orfanato iban a escuchar por primera vez la historia tradicional de la Navidad.
Les contamos acerca de María y José llegando a Belén, de cómo no encontraron lugar en las posadas, por lo que debieron ir a un establo, donde finalmente el niño Jesús nació y fue puesto en un pesebre.

A lo largo de la historia, los chicos y los empleados del orfanato no podían contener su asombro. Algunos estaban sentados al borde de la silla tratando de captar cada palabra.
Una vez terminada la historia, les dimos a los chicos tres pequeños trozos de cartón para que hicieran un tosco pesebre.

A cada chico se le dio un cuadradito de papel cortado de unas servilletas amarillas que yo había llevado conmigo. En la ciudad no se podía encontrar un solo pedazo de papel de colores. Siguiendo las instrucciones, los chicos cortaron y doblaron el papel cuidadosamente colocando las tiras como paja. Unos pequeños cuadraditos de franela, cortados de un viejo camisón que una señora americana se olvidó al partir de Rusia, fueron usados para hacerle la manta al bebé. De un fieltro marrón que trajimos de los Estados Unidos, cortaron la figura de un bebé.

Mientras los huérfanos estaban atareados armando sus pesebres, yo caminaba entre ellos para ver si necesitaban alguna ayuda.
Todo fue bien hasta que llegué donde el pequeño Misha estaba sentado. Parecía tener unos seis años y había terminado su trabajo. Cuando miré el pesebre quedé sorprendido al no ver un solo niño dentro de él, sino dos. Llamé rápidamente al traductor para que le preguntara por qué había dos bebés en el pesebre. Misha cruzó sus brazos y observando la escena del pesebre comenzó a repetir la historia muy seriamente. Por ser el relato de un niño que había escuchado la historia de Navidad una sola vez estaba muy bien, hasta que llegó la parte donde María pone al bebé en el pesebre.

Allí Misha empezó a inventar su propio final para la historia, dijo:

"Cuando María dejó al bebé en el pesebre, Jesús me miró y me preguntó si yo tenía un lugar para estar. Yo le dije que no tenía mamá ni papá y que no tenía un lugar para estar. Entonces Jesús me dijo que yo podía estar allí con Él. Le dije que no podía, porque no tenía un regalo para darle. Pero yo quería quedarme con Jesús, por eso pensé qué cosa tenía que pudiese darle a Él como regalo; se me ocurrió que un buen regalo podría ser darle calor.
Por eso le pregunté a Jesús: Si te doy calor, ¿ese sería un buen regalo para ti?
Y Jesús me dijo: Si me das calor, ese sería el mejor regalo que jamás haya recibido.
Por eso me metí dentro del pesebre y Jesús me miró y me dijo que podía quedarme allí para siempre."

…Cuando el pequeño Misha terminó su historia, sus ojitos brillaban llenos de lágrimas empapando sus mejillas.
Se tapó la cara, agachó la cabeza sobre la mesa y sus hombros comenzaron a sacudirse en un llanto profundo…
El pequeño huérfano había encontrado a alguien que jamás lo abandonaría ni abusaría de él. Alguien que estaría con él para siempre.

Gracias a Misha, yo aprendí que no son las cosas que tenemos en esta vida las que importan, sino a quienes tenemos, ellos son los que realmente importan.
No alardees de tu nacimiento, posición, cualidades o logros espirituales. Ten presente la naturaleza de todas las cosas, y vivirás una vida plena y llena de gozo.
*********************

Sacado de internet, claro. Me ha parecido una bonita historia para estas fechas...
Diana.


viernes, 19 de diciembre de 2014

El poder de una sonrisa

Podemos distinguir una sonrisa a 80 metros de distancia, que es más o menos la distancia a la que podemos tirar una piedra. Da que pensar, ¿no? 

Una sonrisa activa nuestras neuronas espejo e instantáneamente nos hace sentir mejor y bajan nuestros niveles de cortisol en sangre, subiendo los de dopamina y oxitocina. Por eso nos gusta la gente que sonríe. ¡Pero que sonríe de verdad!.

Hay muchísimas cosas por las que preocuparse, pero hay un dicho que dice:

“Si algo tiene solución ¿Para qué preocuparse?. Si algo no tiene solución ¿Para qué preocuparse?.”

Lo importante no son los problemas que tengas, si no CÓMO te enfrentas a ellos.

¿Sabéis que con sólo una sonrisa podemos cambiar la percepción de lo que nos rodea? Y es que estamos tan ocupados diariamente que no tenemos ni tiempo para sonreír... o eso queremos pensar.


¿Por qué sonreír?
¿Sabíais que cuando sonreímos activamos determinados músculos de la cara que están involucrados en la liberación de endorfinas? Para el que no lo sepa, las endorfinas son hormonas que están relacionadas con el placer, el bienestar personal y la mitigación del dolor, por lo que eso hace que nos sintamos mejor física y emocionalmente.

Se han llevado a cabo estudios que han llegado a la conclusión de que no sonreír en la juventud puede acarrear en el futuro una posibilidad mayor de no tener éxito. 

Si estas razones no te han parecido suficientes, decirte que cuando tomes la decisión de no sonreír porque no estás atravesando un buen momento, estás preocupado o simplemente porque no quieres, piensa que existen personas que se encuentran en condiciones mucho peores que tú y que diariamente se levantan con una sonrisa por tener un día más de vida.


¿Cuándo sonreír?
¡Cualquier momento es bueno!. Cuando te subas al autobús sonríe al conductor, cuando vayas a comprar el pan sonríe a esa panadera tan simpática, cuando estés esperando al metro sonríe a esa señora que está todavía medio dormida…. Hay miles de ejemplos y situaciones para sonreír. Y en todos ellos, sonreír será un gran acierto.

La sonrisa es algo que vale mucho y que no cuesta nada, es algo que enriquece a quien la recibe pero sin empobrecer a quien la da y aunque la sonrisa dure escasos segundos, el que la recibe se siente mucho mejor y difícilmente la olvidará. 

“Si crees que tu sonrisa no vale nada, regálala, porque nadie tiene más necesidad de una sonrisa como quien no sabe sonreír.”

La sonrisa es la luz de nuestro rostro, ya que nos va a abrir muchas puertas, nos va a permitir conectar mejor con una persona, vamos a causar una mejor impresión y la gente va a mostrar más predisposición a la hora de relacionarse con nosotros. Sonreír con frecuencia te cambiará la vida, mejorará la calidad de tu sistema inmunológico, mejorará tu estado anímico y tu carisma. 

¿Eres una persona risueña? Indaga en lo que dice tu entorno.
En un momento en el que estés mal, acuérdate de sonreír. El mero gesto comienza a activar emociones positivas en tu cerebro.
Y si quieres ayudar a alguien, ya sabes, una sonrisa genuina es un gran pegamento social.

Diana.
Y te pregunto…¿Sigues sin ganas de querer sonreír?
"Sonríe, porque más vale una sonrisa triste que la tristeza de no poder sonreír"


**********************
Si colocamos a una cría de mono enfrente de dos humanos que no conoce, uno que le sonríe y otro que no, el animal se irá siempre con el primero. Motivo: la sonrisa es el pegamento social. Sonreír nos acerca al resto de personas (y al resto de los mamíferos, podemos añadir). Evidentemente, estamos hablando de sonrisas genuinas, no las artificiales que se saben que no son sinceras y que también percibimos. 

Ahora bien, la ciencia está descubriendo que la sonrisa tiene muchas más ventajas de las que podíamos imaginarnos a priori. Ron Gutman, como experto en sonrisas, puede ayudarnos a descubrirlas. Ron lleva años estudiando de cerca el fenómeno y recopilando estudios sobre sonrisas. Veamos algunas de las conclusiones más importantes:

· Dime cómo es tu sonrisa y te diré cuánto vivirás.
Cuando una persona es risueña, actúan otras emociones de fondo que ayudan a que aumente nuestra esperanza de vida.

· La sonrisa es universal: aquí y en las tribus, sonreímos a menudo.
Paul Ekman, el mayor investigador de la historia de expresiones faciales, publicó en 1980 un libro con diversos estudios sobre expresiones faciales en tribus de Nueva Guinea. Elkman, con su espíritu curioso, se interesó por la tribu Fore, debido a que se encontraba completamente desconectada de la cultura Occidental (y que además era conocida por sus rituales caníbales… de esto último aspecto Ekman no habló) y encontró que los miembros de la tribu sonreían en las mismas situaciones que lo hacemos en Occidente: es decir, que todos sonreímos a menudo para expresar disfrute y satisfacción y no depende de la cultura a la que pertenezcamos. Así pues, una vez más, olvidémonos de las excusas.

· Dependiendo de la cultura, se identifica más la sonrisa con las boca o con los ojos.
Un innovador estudio realizado con emoticonos ha puesto sobre la mesa nuevos hallazgos en la diferencia en la percepción de la sonrisa entre occidentales y orientales. Mientras los europeos y los americanos localizan la expresión en la boca ;) o ;( los japoneses la localizan en los ojos ^_^ ó ;_;

· Nos cuesta fruncir el ceño a una persona que nos sonríe.
Un estudio sueco realizado en Uppsala University que estudiaba las reacciones automáticas y controladas de las expresiones faciales, presentó a los participantes diferentes caras que mostraban expresiones faciales positivas y negativas mientras se les pedía que trataran de mantenerse neutros (que no sonrieran ni fruncieran el ceño). Los resultados mostraron que cuando una persona veía una cara sonriente era más propensa a sonreír que cuando le mostraban una cara con el ceño fruncido. La sonrisa es evolutivamente contagiosa y si no, recordemos cuando éramos niños y jugábamos a mirarnos a la cara y a ver quién aguantaba antes en perder la sonrisa. Es todo un desafío a nuestro propio cerebro.

· La sonrisa genuina es difícil de fingir.
Las sonrisas genuinas, aquellas que combinan la sonrisa de los labios con la de los ojos, son difíciles de imitar. Ekman y Freisen realizaron un estudio en 1988 en el que dividieron a un grupo de enfermeras en dos grupos a los que se presentó un vídeo desagradable y uno agradable. Se instruyó ambos grupos para que, tras la visualización del vídeo, afrontaran una entrevista grabada sosteniendo que el vídeo proyectado había sido agradable (es decir, un grupo debía mentir y un grupo debía decir la verdad). El análisis demostró que comparando las grabaciones, el grupo que mentía mostraba menos sonrisas genuinas que el grupo que decía la verdad.

· Sonreír nos hace sentir mejor.
Parece obvio pero no lo es. La sonrisa en muchas ocasiones es el resultado de un estado de bienestar o placer, pero en otros casos el simple hecho de sonreír nos hace sentir mejor. Aunque nuestro sentido común conozca esta teoría, la ciencia le puso un nombre hace ya algunos años cuando Charles Darwin enunció la hipótesis del feedback facial. Bien los avances de la neurociencia han revelado que Darwin, una vez más, tenía razón. Esto nos explica por qué es beneficioso hacer sonreír a alguien que no está pasando por un buen momento y aún más interesante, cuando estamos mal nosotros, cambiar nuestra sonrisa y nuestra postura corporal nos ayuda a transformar nuestras emociones.

· La sonrisa tiene múltiples usos.
Además de la sonrisa genuina, Ekman describió otros 17 tipos de sonrisas, utilizadas cuando las personas se encuentran flirteando, mintiendo, o se sienten atemorizadas. Además, el estudio con chimpancés ha revelado que unas veces sonríen por placer, otras cuando juegan con otros y otras cuando tratan de establecer o de fortalecer un vínculo social. En otras ocasiones lo hacen para mostrar su poder y superioridad. El Dr. Niedenthal y su equipo están desarrollando un nuevo modelo en el que conciben la sonrisa no como una mera expresión de un sentimiento interno, sino como la parte visible de un mecanismo de unión entre dos mentes.

· Tanto hombres como mujeres sostienen que las mujeres sonríen más a menudo.
Un punto curioso, según defiende la científica LaFrance, es que las situaciones embarazosas o socialmente tensas llevan a las mujeres a sonreír más que a los hombres, sin embargo, las situaciones felices o tristes no lo hacen. La sonrisa tiene un uso muy ligado a las relaciones sociales. Tanto hombres como mujeres tenemos la capacidad de producir sonrisas genuinas, sin embargo los hombres afirman sonreír menos que las mujeres y ambos sexos creen que esto es cierto.

· La sonrisa de otros nos hace sentir mejor.
Pero hay más, la simple sonrisa de otra persona nos hace sentir mejor a nosotros. Un estudio llevado a cabo con técnicas de neuroimagen ha demostrado que la sonrisa de otra persona activa nuestro propio circuito de recompensa. Por ello es tan importante para las personas que pasan por un mal trago estén en compañía de personas y que estas les sonrían de un modo amable y genuino. Si además, son capaces de utilizar el sentido del humor, aún nos podrían ayudar más.

¿La buena noticia del día? Nacemos sonriendo. Las técnicas 3D de ultrasonido han demostrado que desde somos fetos sonreímos mientras nos desarrollamos dentro del vientre materno. Cuando nacemos continuamos sonriendo, especialmente mientras dormimos. Incluso los bebés ciegos sonríen cuando escuchan una voz humana. La sonrisa es una de las muestras de expresión biológicas comunes entre todos los humanos. Los bebés de 10 meses interpretan las expresiones faciales con excepcional precisión y son capaces de sonreír selectivamente ofreciendo una sonrisa educada a un extraño y reservando la sonrisa genuina para su madre. La sonrisa comienza siendo más amplia y se reduce con la edad. Así pues, nacemos sonriendo, lo que tenemos que hacer es trabajar para no perderla e incluso, para ayudar a otros a desarrollarla.
*********************


jueves, 18 de diciembre de 2014

Porque... ¡no es lo mismo!

NO ES LO MISMO:
No es lo mismo una chica muy mona que una mona muy chica.
No es lo mismo una ración de ave que una aberración.
No es lo mismo un camaleón que un león en la cama.
No es lo mismo un tipo apático que un pato atípico.
No es lo mismo "Gabino ven" que venga vino.
No es lo mismo mi prima Lina se va, que vaselina para mi prima.
No es lo mismo, los dolores de las piernas que las piernas de Dolores.
No es lo mismo, una selva virgen que una virgen en la selva.
No es lo mismo detesto los libros que los libros de texto.
No es lo mismo, vivir en la calle del medio que vivir en medio de la calle.
No es lo mismo decir me baño en el lago, que en el baño me l´hago.
No es lo mismo llegar antes a la meta a que se lo metan antes de llegar.
No es lo mismo un miembro en la corte que un corte en el miembro.
No es lo mismo... te repito el trato que... te retrato el pito.
No es lo mismo la tormenta se avecina, que la vecina se atormenta.
No es lo mismo me río en el baño que me baño en el río.
No es lo mismo decir todo lo que se piensa, que pensar todo lo que se dice.
No es lo mismo este puré de tomate que tómate este puré.
No es lo mismo calzones a bajo precio que aprecio tus calzones abajo.
No es lo mismo unos huevos con patatas que unas patatas en los huevos.
No es lo mismo Tita dame que dame tetita.

No es lo mismo Kentucky Fried Chicken, que three fuckin' in the kitchen.
No es lo mismo una pelota vieja que una vieja en pelotas.
No es lo mismo el crepúsculo negro, que los negros pelos del culo de Crespo.
No es lo mismo una paloma en el Canal de la Mancha, que una mancha en el canal de Paloma.
No es lo mismo un hombre en estado de coma, que te comas un hombre en mal estado.
No es lo mismo huevos de araña, que aráñame los huevos.
No es lo mismo dos tazas de té, que dos tetazas.
No es lo mismo tu hermana en el jardín del Edén, que que le den a tu hermana en el jardín.
No es lo mismo la vecina de arriba, que arriba de la vecina.
No es lo mismo un tubérculo, que ver tu culo.
No es lo mismo tener un hambre atroz, que tener un hombre atrás.
No es lo mismo dormirse al instante, que dormirse en el acto.
No es lo mismo "¿qué motivo tuvo"?, que "¡qué tubo te han metido"!
No es lo mismo una cinta negra, que una negra en cinta.
No es lo mismo las lechugas de la parcela, que las pechugas de la Marcela.
No es lo mismo un pájaro de alto vuelo, que el pájaro de tu abuelo.
No es lo mismo Tomás de Aquino, que aquí no Tomás.
No es lo mismo me meto a un baño turco, que un turco te la meta en el baño.
No es lo mismo dejar las ruinas de Machu Pichu, que un macho te meta el pichu y te deje en ruinas.
No es lo mismo "Entre, señora Meneses" que "señora, menéese pa'que entre".
No es lo mismo un gato montés, que te montes en un gato.
No es lo mismo en el Río Mississippí, que me hice pipí en el río.
No es lo mismo los palos de la reja, que los pelos de la raja.
No es lo mismo Juan, melón y tierra, que Juan me lo entierra.
No es lo mismo la verdura, que verla dura.
No es lo mismo las calles del conde salto, que un conde dando saltos por la calle.
No es lo mismo tejidos y novedades en el piso de encima, que "te jodes, no ves y encima te pisan".
No es lo mismo huevos de pescado, que pescado de los huevos.
No es lo mismo la Reina de Java, que se dejaba la Reina.
No es lo mismo una blanca pelota de nieve, que Blancanieves en pelota.
No es lo mismo la sopa hirviendo que ir viendo la sopa.
No es lo mismo Sal Gorda que ¡Gorda, sal!
No es lo mismo tener familia en La Mancha que tener una mancha en la familia.




Obviamente lo he sacado de internet. La gente tiene mucho tiempo para ser tan creativos... aunque sea con el lenguaje... jajajajajaj.

Diana.
NOTA: Esto me recuerda a que una vez pillaron a Camilo José Cela durmiendo (o dormido) en una conferencia o algo así y alguien le llamó la atención:
- Señor Cela, ¡está usted durmiendo! 
- No señor, estoy dormido...
- Jajaja, bueno, es lo mismo ¿no?
- Pues verá usted, no es lo mismo estar dormido que estar durmiendo, como no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo".

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Y tu ¿qué te llevarías a una isla desierta?.

A veces me apetece, sí, y mucho, pensar que estoy en una isla desierta, incluso me gustaría estar allí unas horas vaciando la mente, sola. Y no sé muy bien el porqué, pero siempre que pienso en ella es como esa de las viñetas de los periódicos: pequeña y con una palmera (vamos que cuando suba la marea tendrás que subirte a la palmera...). 

Hoy, pensando en esto que se me ha ocurrido de repente, he pensado, pero ¿por qué tiene que ser pequeña? ¡Podría ser tan grande que incluso podría perderme en ella! Hagámosla grande pues. ¡Caballo grande, ande o no ande!


Y ¿qué me llevaría?

Pues reflexionando en qué hay en una isla (a parte de la palmera famosa), mi mente siempre enlaza una isla desierta con la idea de un náufrago (influencia de las películas o las historias de islas perdidas, no lo sé) y me doy cuenta de que un minimalista y un náufrago son bastante parecidos, aunque vienen de raíces diferentes...

El minimalista lo tenía todo en un principio y ha sabido ir quedándose tan sólo con aquellas cosas que son vitales para él, las realmente importantes, las que le resultan útiles y cuyo valor le aporta algún beneficio.

El náufrago, sin embargo, llegó sin nada y poco a poco, para sobrevivir, ha sabido ir consiguiendo aquello que necesitaba en ese momento con lo que ha ido encontrando a mano.



Después de esta experiencia si les preguntásemos a ellos qué se llevarían a una isla desierta, probablemente los dos contestarían (y esto es lo que les hace no ser tan diferentes):


“Única y exclusivamente lo que voy a necesitar”.

¿Y tú qué eres, minimalista o náufrago? 

¿Qué te llevarías tú a una isla desierta?

Si te enfrentas en serio a la pregunta, acabarás tarde o temprano encontrando dos problemas.



El primero es no saber muy bien lo que vas a necesitar. Así que tendrás que identificar claramente cuáles son tus verdaderas necesidades (y ya estoy hablando de la vida diaria).



El segundo es que en la pregunta de la isla desierta siempre nos ponen una limitación (si no no tiene gracia, claro): sólo nos dejan llevarnos UNA COSA.

Entonces, ¿deberíamos actuar como el  náufrago creando y construyendo cosas que nos quitan libertad y tiempo porque estamos en "modo supervivencia" o deberíamos ser minimalistas y sólo escoger unas cuantas cosas de la vida y eliminar lo innecesario? (pensad en vuestras vidas, esto es todo metafórico, obviamente).

Yo creo que lo ideal es mantener el equilibrio entre los dos (como suele ocurrir siempre en la vida), es decir: construye lo que te importa (como el náufrago) y sustituye o elimina inteligentemente lo que te hace daño (como el minimalista).

Pero vamos a ver Diana, todo este rollo está muy bien pero céntrate, que aún no has contestado a la pregunta... 

Es verdad... ¿Qué me llevaría YO a una isla desierta? Pues, por supuesto, dependerá del momento en que me vaya y cuánto tiempo vaya a estar allí. Pero, ante cualquier tipo de variante, lo tengo muy claro: si sólo puedo llevarme UNA SOLA COSA sin duda alguna me llevaría UN BARCO, para tener la libertad de irme y volver cuando quisiera. 

NOTA SIMPLE: esto me recuerda a una canción que escuchaba de pequeña de José Luis Perales: "Un velero llamado Libertad"

Diana.
"Cuando estoy triste miro al cielo y pienso: el sol también está solo y sigue brillando"