viernes, 31 de octubre de 2014

Piénsalo bien...

Posiblemente muchos ya conozcáis lo siguiente y sepáis la respuesta de antemano, bueno, creo que nos viene bien recordarlo a todos. Para los que aún no hayáis oído de este "dilema"... bien, aquí tenéis algo en lo que pensar...




Diana.

"La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces."




****************
Estás conduciendo tu coche de dos plazas en una noche de tormenta terrible.

Pasas por una parada de autobús donde se encuentran tres personas esperando:

1. Una anciana que parece a punto de morir.
2. Un viejo amigo que te salvó la vida una vez.
3. El hombre o la mujer de tus sueños.

¿A cuál llevarías en el coche, habida cuenta que sólo tienes sitio para un pasajero?

Piensa muy bien tu respuesta antes de seguir leyendo. . .

Éste es un dilema ético-moral que una vez se utilizó en una entrevista de trabajo.

Podrías llevar a la anciana, porque va a morir y por lo tanto deberías salvarla primero.

O podrías llevar al amigo, ya que él te salvó la vida una vez y estás en deuda con él.

Sin embargo, tal vez nunca vuelvas a encontrar al amante perfecto de tus sueños.

Uno de los aspirantes en esa entrevista fue contratado (de entre 200 aspirantes) por su magnífica respuesta.

¿Quieres saber cuál fue?




¿QUÉ DIJO?


Simplemente contestó:


“Le daría las llaves del coche a mi amigo y le pediría que llevara a la anciana al hospital; mientras, yo me quedaría esperando el autobús con la mujer de mis sueños”.



Pues así es la vida, por ello debes de tener siempre muy presente aquella trillada frase de que:


“un problema planteado correctamente es un problema prácticamente resuelto”


La moraleja es que prestemos más atención a lo que hacemos, decimos o leemos, espero que te haya agradado la lección, y mejor aún, que te sea de utilidad.







jueves, 30 de octubre de 2014

Enseñanzas de una gaviota.

Ayer fui a pasear con una amiga a una zona de la ciudad que me encanta. Ella, curiosamente, la había descubierto hacía poco y le había gustado, así que me llevó allí y estuvimos un rato hablando. Nada más salir del coche ya me dijo: "Mira cómo huele" y yo le contesté: "Sí... huele a mar". Y en seguida me viene a la cabeza mi madre, amante de la mar y de todo lo relacionado con ella: de nadar, pescar, de la playa, los barcos,... de hecho allí la llevamos porque ese fue su deseo... 
Bueno, el caso es que cuando huelo a mar la primera que me viene a la cabeza es ella pero también me acuerdo de "Juan Sebastián Gaviota". Lo cierto es que esta ciudad está plagada de ellas y dudo que alguien por aquí no haya leído el libro. Son como el símbolo de la ciudad.


¿Alguien no ha leído Juan Salvador Gaviota? Si alguno ha dicho "yo" os lo recomiendo. Es un libro de los años 70 y fue bestseller por mucho tiempo. Sus enseñanzas son increíbles y llevan a la reflexión. 

Pedro Pablo Gaviota, fue su discípulo. Aquí va un escrito dedicado a todos los que somos gaviotas como él con ganas de ser diferentes, de romper reglas, de cambiar al mundo, de ser libres... de "hacer acrobacias" en el aire... aunque, a veces, nos estrellemos contra el mar....

Diana.
"Valentía es arriesgar lo conocido a costa de lo desconocido"




*************
Al Pedro Pablo Gaviota que todos llevamos dentro...

Mi querido Pedro Pablo Gaviota, la vida es un don de infinitas posibilidades. Sea que nuestro pasado haya sido o no glorioso o que el presente sea incierto siempre podemos escribir una historia que valga la pena contar: NUESTRA HISTORIA.

Voy a contarte la historia de un ser que decidió vivir para trascender más allá de su tiempo. Se trata de una magnífica gaviota que emprendió la búsqueda de su propio ser y, al hacerlo, pudo usar las capacidades de su mente, de su corazón y de todo su ser... para conquistar su PLENA LIBERTAD

Vivió libre, feliz y ayudó a otros a comprender el valor de la libertad. Venció toda barrera mental, emocional y espiritual que pudiera limitarla. No permitió que otros quebrantaran su espíritu o menospreciaran su dignidad. Tenía ideales y vivió para alcanzarlos. Enfrentó la adversidad y aprendió de ella. Se elevó por encima de las penas, de la ira, del aburrimiento y de la tristeza... descubrió que al dejar atrás estas cosas su vida era plena, libre, saludable y feliz.

No hizo caso a las voces que decían: "tu no puedes", "tu no sirves", "eres limitado". Comprendía que sólo ella tenía el poder para definir su propio destino, por eso unió sus pensamientos, emociones y acciones para lograr cada meta. 

Aprendió a vivir con sabiduría, a escuchar y confiar en su VOZ INTERIOR. Había decidido vivir para servir generosamente al mundo que tanto amaba. Se interesó por otras gaviotas incluso por aquellas que no la aceptaban como era. Las acompañaba y guiaba con paciencia, siempre enseñando, volando a su lado. Y por vivir de esta manera pudo disfrutar del gozo que surge cuando se ayuda a otros... a comprender y sentir la necesidad de luchar para conquistar su propia LIBERTAD.

Fue así como nuestra gaviota tuvo una larga vida, trascendente para otros y feliz.


Esta historia que he contado vive en ti mi querido Pedro Pablo Gaviota. Es una posibilidad que puede hacerse una realidad en tu vida si así lo decides. Tu viaje por este mundo puede ser una bendición para ti y para los demás. Nada ni nadie tiene el suficiente poder para impedir que seas libre y feliz. Sólo tienes que tomar la decisión de vivir una vida larga, buena y trascendente. Será la decisión más importante para que tu viaje por la vida no pase desapercibido.

CREE EN TI... no mires más tus limitaciones. ¡Tienes tantos talentos! ¡Tantas fortalezas! Fijarnos en las limitaciones empobrece. Valorar las bendiciones enriquece. No pierdas de vista tus bendiciones. Estarás bien si nunca te rindes... ¡NO TE RINDAS!

Y así como es necesario que creas en ti, cree también en el amor y la buena voluntad. Cree en el amor porque es la fuerza más grande para cambiar al mundo. Ten fe y ten la capacidad positiva que los seres humanos tienen para cambiar. 

Ama y respeta a todo ser viviente, porque eres parte de ellos y ellos son parte de ti. Vuela siempre alto buscando los caminos de la luz... SIEMPRE LA LUZ

Y NO TEMAS mi querido Pedro Pablo Gaviota, nunca estarás solo en tu viaje. En el mundo hay cientos de gaviotas magníficas como tú... ¡ENCUÉNTRALAS! Trátalas con confianza, dales tu amistad, apóyalas y dales apoyo para avanzar. Si las gaviotas nobles y grandes como tú se juntaran en un propósito elevado, el mundo tendría un liderazgo que respete a todo ser viviente, que rescate la dignidad, que no destruya la Madre Tierra y nos conduzca a un nuevo orden de respeto y paz.

Creo en ti. Confío en ti.
**************





miércoles, 29 de octubre de 2014

¿Y a ti qué te importa?

La gente se agobia cuando hablan de ella, especialmente, claro está,  si hablan "mal de ella". El mundo está hecho para el critiqueo, cotilleo, bulos,... mira que me fastidian a mi estas cosas... parece que hay personas que han nacido para esto, ¿no tienen otra cosa que hacer? Y es que hay gente sin escrúpulos a la que no le importa soltar cualquier cosa en contra de alguien y se queda tan a gusto. Lo peor viene luego, cuando se deshace su argumento y aparece la verdad (que todos sabemos que tarde o temprano sale a flote). Lo mal que queda esta gente es increíble, aunque no parece importarles el perder amigos así. Se "ganan" el desapego y la desconfianza de los que fueron "engañados" tiempo atrás por los que ellos llamaban "amigos"... vaya "amigos"...

Por alguna razón que a día de hoy aún desconozco, yo he sufrido a lo largo de mi vida y aún hoy en día alguna "lengua de serpiente" va por ahí haciendo sus pinitos, muchos de estos "bulos" en mi contra. Lo que pasa es que una aprende a ignorarlos y reírse de ellos. Lo malo es lo mal que lo pasan algunos que se creen todo lo que les dicen durante un tiempo hasta que me llega la oportunidad de deshacer la mentira y siempre tengo hechos y argumento suficiente para defenderme. Y ahora viene aquello de "lo que no ven tus ojos que no lo invente tu boca"
Simplemente siendo sincera y diciendo la verdad ya tengo suficiente, luego el que sea buen amigo y tenga la sensibilidad para darse cuenta de que estoy con la verdad en la mano verá cuánta "mema" (porque las "mejores" para este tipo de quehaceres son las mujeres, todo hay que decirlo) hay por ahí suelta pretendiendo... ¡yo que sé qué!. 

Pero bueno, mi madre siempre lo llamó "envidias".

Mi consejo es que dejes que hablen de ti, ¡qué más te da! ¿A ti qué te importa? Tus amigos, los de verdad, los que te quieren y tienen el honor de calificarse como "amigos tuyos", los que te conocen y saben el tipo de persona que eres, te defenderán a muerte o simplemente ignorarán el comentario que escuchen contra ti, dependerá siempre del carácter de cada cual y el tiempo del que dispongan en ese momento. Vamos, que "a palabras necias oídos sordos" y, a veces, es más inteligente callar, (aunque sin otorgar) que entrar al trapo.

Pero... ¡deja que digan lo que quieran! Si nadie habla de ti, es porque no brillas. Si no hablan de ti es porque nadie quiere ser como tu. Siéntete bien si hablan de ti, porque quiere decir que tienes algo que ellos no tienen. Quiere decir que ellos quieren lo que tu tienes. Quiere decir que ellos no pueden ser como tú. En otras palabras, lo que decía mi madre: "son envidias, Diana, no hagas caso" y luego añadía "si la envidia fuera tiña ¡cuántos tiñosos habría!".




Os dejo aquí una fábula, que viene totalmente al caso: 

La serpiente y la luciérnaga

"Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. 
Ésta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía. 
Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía… 
Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente: 
- ¿Puedo hacerte tres preguntas? 
- No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar – contestó la serpiente. 
- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? – preguntó la luciérnaga. 
- No – contestó la serpiente… 
- ¿Yo te hice algún mal? – dijo la luciérnaga. 
- No – volvió a responder la serpiente. 
- Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo? 
- ¡¡¡Porque no soporto verte brillar!!! 

Moraleja: 
Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: 
¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo, ni daño a nadie? 
Sencillo es de responder: ¡¡¡¡Porque no soportan verte brillar……!!!!" 




Si te sientes así, si esto te pasa en algún momento, no dejes de brillar. Sé tú mismo/a, da lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te hagan daño, sigue brillando y no podrán tocarte… porque tienes luz propia, porque tu luz seguirá intacta. 

Sé siempre tú, "haz el bien y no mires a quién".


Entonces, que hablen de mi todo lo que quieran… 



Diana.
Recuerda: "No des explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no te creerán y los estúpidos no las entenderán."



martes, 28 de octubre de 2014

Cuando yo me vaya

A todo hay que dedicarle su tiempo... Hoy hablo de esto mañana de aquello... Lo siguiente lo leí por ahí y me gustó. Un día os hablaré de qué es lo que yo entiendo por lo que considero "la última puerta de la vida".

Un beso grande.

***********
Cuando yo me vaya, no quiero que llores, quédate en silencio, sin decir palabras, y vive recuerdos, reconforta el alma.

Cuando yo me duerma, respeta mi sueño, por algo me duermo; por algo me he ido.

Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada, y casi en el aire, con paso muy fino, búscame en mi casa, búscame en mis libros, búscame en mis cartas y entre los papeles que he escrito apurado.

Ponte mis camisas, mi sweater, mi chaqueta y puedes usar todos mis zapatos. Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama y cuando haga frío, ponte mis bufandas.

Te puedes comer todo el chocolate y beberte el vino que dejé guardado. Escucha ese tema que a mí me gustaba, usa mi perfume y riega mis plantas.

Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima, corre hacia el espacio, libera tu alma, palpa la poesía, la música, el canto y deja que el viento juegue con tu cara. Besa bien la tierra, toma toda el agua y aprende el idioma vivo de los pájaros.

Si me extrañas mucho, disimula el acto, búscame en los niños, el café, la radio y en el sitio ése donde me ocultaba.

No pronuncies nunca la palabra muerte. A veces es más triste vivir olvidado que morir mil veces y ser recordado.

Cuando yo me duerma, no me lleves flores a una tumba amarga, grita con la fuerza de toda tu entraña que el mundo está vivo y sigue su marcha.

La llama encendida no se va a apagar por el simple hecho de que no esté más.

Los hombres que “viven” no se mueren nunca, se duermen a ratos, a ratos pequeños, y el sueño infinito es sólo una excusa.

Cuando yo me vaya, extiende tu mano y estarás conmigo sellada en contacto y, aunque no me veas y aunque no me palpes, sabrás que por siempre estaré a tu lado.

Entonces, un día, sonriente y vibrante, sabrás que volví para no marcharme.



Carlos Alberto Boaglio.
*****************

Diana.
"La muerte no cuenta los pasos que has dado sino las huellas que has dejado"

"Si yo me muriese mañana ¿qué me dirías hoy?"





lunes, 27 de octubre de 2014

Cuestión de actitud

CASO 1:
No ha sonado la alarma y he tenido que empezar el día ya enfadada y maldiciendo al reloj, con stress,... en fin, lávate la cara deprisa y corriendo, coge lo primero que pilles del armario y bébete el vaso de leche sin que pase por la garganta, a ser posible, que llevamos muchísima prisa hoy.

Salgo a casa, está lloviendo... ¡genial, me he dejado el paraguas pero no tengo tiempo de volver a por él! Llego al coche, agobiada pero consciente de que no puedo descargar mi ira en él porque esto de conducir es cosa seria. Y claro, llego al atasco, la lluvia golpea fuerte en el techo del coche y me entra la taquicardia de que voy a llegar realmente tarde. Apoyo la cabeza en el volante.

Por fin llego a la oficina y, por supuesto, el jefe me manda una tarea que me tiene ocupada delante del ordenador toda la mañana. Un par de compañeros vienen a saludarme y a dedicarme unas palabras pero no respondo más que con cabezazos maleducados y comprometidos, sin ni siquiera mirarles ni atenderles a lo que me dicen, tengo que acabar lo encomendado antes de comer, así que más vale que no me distraiga. 

Por fin acaba la mañana. Voy a la cafetería más cercana. Algunos compañeros del trabajo ya están allí pero hoy voy tan estresada que me siento sola, no tengo ganas de socializar con nadie.

Como mal y rápido. Por la tarde más de lo mismo. El día de hoy parece no terminar y yo cada vez me siento más frustrada. 

En el camino de vuelta a casa otro atasco no sé a santo de qué ahora porque ya no llueve. Me quedo en el coche y cierro los ojos intentando buscar calma y paz interior. 

Por fin llego a casa tarde y cansada. Aún así decido salir a airearme al parque. No reparo en con quién me cruzo, estoy exhausta. Vuelvo a casa cabizbaja con ganas de una ducha y de acostarme. Estoy tan cansada que ni ceno. Mañana será otro día.
_____________________________________________
CASO 2:
Hoy he dormido 45 minutos más gracias a mi despertador que, por algún motivo desconocido, hoy no ha sonado. Me siento renovada. Eso, añadido a que hemos cambiado el horario... ¡hoy estoy genial!. Tengo poco tiempo, eso sí, para llegar al trabajo pero como estoy reconfortada después de mi tiempo extra de sueño, no me importa.

Salgo de casa y está lloviendo... me dejado el paraguas, de todas formas como no tenía tiempo no me he secado el pelo después de mi rápida ducha, hubiese sido mucho peor después de haber estado un rato a fuerza de secador y cepillo el haberme dejado el paraguas, pero no es el caso y siendo así no me importa tanto, de hecho, tampoco he tenido tiempo de maquillarme así que miro al cielo y dejo que algunas gotas de lluvia refresquen mi cara mientras espero a que el semáforo se ponga en verde para cruzar.

Llego al coche, soy consciente de que esto me lo tengo que tomar con tranquilidad así que no voy a escatimar en tiempo. Encuentro un atasco. Con las prisas se me ha olvidado encender la radio y, gracias al atasco canto algunas de mis canciones favoritas que suenan en el CD a voz en grito porque las gotas de lluvia caen fuerte en el techo y no me dejan escucharme a mí misma.
Llego a la oficina. El jefe me manda mil cosas para hacer esta mañana pero me armé de paciencia y decidí reinventar el dicho a mi favor: "DEJA para mañana lo que no puedas hacer hoy". Ver a través del ventanal la lucha de una mujer con paraguas contra el viento me arrancó una sonrisa (y a ella casi la falda... ¿a quién se le ocurre ponerse falda en un día así?)
Mis compañeros vinieron a saludarme. Uno de ellos me invitó a cenar esta noche, por supuesto he aceptado. Me gusta ese chico...

A la hora de la comida, borré las caras de lunes de algunos compañeros que ya estaban allí cuando yo llegué a la cafetería, contando mis aventuras del fin de semana. Es mágico cómo puedes contagiar tu buen humor a los demás. Te hace sentir bien.
Volviendo a casa ¡otro atasco!, así que me bajé del coche para ver qué pasaba. Resultó que a pocos metros había un desfile de ciclistas nudistas que tiene lugar solamente una vez al año y yo tuve la suerte de presenciarlo. Nunca había visto una cosa así ¡ni tanta gente desnuda y menos en bicicleta!

Por fin llego a casa cansada pero aún así decido salir al parque a tomar un poco de aire antes de salir a cenar. En el parque me tumbé en el césped a disfrutar del atardecer y me olvidé del resto del mundo.
La cena fue genial con el chico... más que genial... pero esa la contaré otro día...

_______________________________________


Mi reflexión: Tu día puede ser como todos o puedes hacer que cada día sea único y especial con sólo fijarte en lo que te rodea.

No vayas por la vida sin mirar. Observa

- Disfruta de lo que tienes no te fijes en lo que te falta. 

- Céntrate en todo lo que has logrado y olvida lo que AÚN no. 

- No pases por alto que hay gente que te adora pero, sin embargo, envidias lo que no eres...

Seguro que conoces alguna persona a la que siempre le pasan cosas geniales. Alguien que parece tener un imán para las anécdotas, la sonrisa y el buen humor. Te engañas si piensas que es la suerte la que pone a esa persona en el lugar adecuado en el momento perfecto. Seguro que esa persona tiene también su historia y sus asuntos personales, sus preocupaciones,... 


Pues bien, su secreto está en su buena ACTITUD ante la vida, no hay más misterio y eso es lo que la hace sonreír y a traer cosas maravillosas. La gente que ve el vaso medio lleno, la que tropieza y se ríe de sí misma, la que no teme equivocarse, la que prefiere preguntar a quedarse con la duda... esa gente atrae situaciones MARAVILLOSAS.
Y es que, al fin y al cabo, la vida es como un espejo: te sonríe si la miras sonriendo.

Diana.
"La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia"



domingo, 26 de octubre de 2014

La vaca

Un maestro samurai paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de realizar visitas, conocer personas y las oportunidades de aprendizaje que obtenemos de estas experiencias. Llegando al lugar constató la pobreza del sitio: los habitantes, una pareja y tres hijos, vestidos con ropas sucias, rasgadas y sin calzado; la casa, poco más que un cobertizo de madera...

Se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia, y le preguntó: “En este lugar donde no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio tampoco, ¿cómo hacen para sobrevivir? El señor respondió: “amigo mío, nosotros tenemos una vaca que da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o lo cambiamos por otros géneros alimenticios en la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc., para nuestro consumo. Así es como vamos sobreviviendo.”

El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, se despidió y se fue. A mitad de camino, se volvió hacia su discípulo y le ordenó: “Busca la vaca, llévala al precipicio que hay allá enfrente y empújala por el barranco.”

El joven, espantado, miró al maestro y le respondió que la vaca era el único medio de subsistencia de aquella familia. El maestro permaneció en silencio y el discípulo cabizbajo fue a cumplir la orden.

Empujó la vaca por el precipicio y la vio morir. Aquella escena quedó grabada en la memoria de aquel joven durante muchos años.

Un bello día, el joven agobiado por la culpa decidió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar. Quería confesar a la familia lo que había sucedido, pedirles perdón y ayudarlos.

Así lo hizo. A medida que se aproximaba al lugar, veía todo muy bonito, árboles floridos, una bonita casa con un coche en la puerta y algunos niños jugando en el jardín. El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde familia hubiese tenido que vender el terreno para sobrevivir. Aceleró el paso y fue recibido por un hombre muy simpático.

El joven preguntó por la familia que vivía allí hacía unos cuatro años. El señor le respondió que seguían viviendo allí. Espantado, el joven entró corriendo en la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hacía algunos años con el maestro.

Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaca): “¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?” El señor entusiasmado le respondió: “Nosotros teníamos una vaca que cayó por el precipicio y murió. De ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos. Así alcanzamos el éxito que puedes ver ahora.”



REFLEXIÓN

Muchos tenemos alguna vaca que nos proporciona algún beneficio para nuestra supervivencia pero que nos lleva a la rutina y nos hace dependientes de ella. Nuestro mundo se reduce a lo que la vaca nos brinda. Las vacas pueden ser creencias que nos frenan, miedos que nos llevan a acomodarnos, a estancarnos...
Si sabes cual es tu vaca, no dudes en tirarla por el precipicio. Llegó el momento de pasar a la acción y salir del estancamiento que nos impone cuanto antes.

**************
Diana.
"¡Arriésgate! Es cierto que puedes perder pero ¿has pensado en lo que puedes ganar?"

sábado, 25 de octubre de 2014

Mindfulness

Una vez hablé de cómo me duermo, cómo hago cada noche para apaciguar mi mente, mi stress, mi día (http://comodelfinenelagua.blogspot.com.es/2014/09/lees-respiras-lates-sientes-vives-es-el.html). Hoy, casualmente, leo lo que es el mindfulness y me doy cuenta de que básicamente es eso.

En tres palabras: vivid el presente, el ahora.

Diana.
"Volví a sentir unas ganas inmensas de vivir cuando descubrí que el sentido de mi vida era el que yo le quisiera dar".






*********
La palabra "Mindfulness" ha sido traducida al español como "Atención Plena" o "Presencia Mental". 

Durante los últimos 30 años, la práctica de Mindfulness o Atención Plena está integrándose a la Medicina y Psicología de Occidente. Es aplicada, estudiada científícamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físcos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.

Aunque la práctica de Mindfuless ha sido recientemente integrada a la Medicina y Psicología de Occidente, se trata de una práctica muy antigua que se origina hace más de 2500 años y constituye la esencia fundamental de las prácticas Budistas.

Mindfulness o Atención Plena significa prestar atención de manera conciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. Jon Kabat-Zinn, conocido como referente mundial, por haber introducido esta práctica dentro del modelo médico de occidente hace más de 30 años, fundó la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Allí introducía a los pacientes a la práctica de Mindfulness para el tratamiento de problemas físicos y psicológicos, dolor crónico y otros síntomas asociados al estrés.


Jon Kabat-Zinn define Mindfulness como:
“Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”.

Este tipo de atención nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, dándonos la oportunidad de trabajar conscientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida o con los desafíos de nuestra vida. En contraposición, una vida en la que no ponemos atención, en la que nos encontramos más preocupados por lo que ocurrió o por lo que aún no ha ocurrido, nos conduce al descuido, el olvido y al aislamiento, reaccionando de manera automática y desadaptativa.

La atención plena nos ayuda a recuperar nuestro equilibrio interno, atendiendo de forma integral a los aspectos de la persona; cuerpo, mente y espíritu. Practicando la atención plena desarrollamos una mayor capacidad de discernimiento y de compasión. La práctica de esta atención abre la puerta hacia nuevas posibilidades, nos trae al aquí y al ahora, nos invita a vivir una vida de manera plena y en el presente.
*********


viernes, 24 de octubre de 2014

Hoy... homenaje a mis hermanos.

Aprecio muchísimo a los dos hombres que han ocupado TODOS Y CADA UNO de los años de mi vida. Uno desde que nací, el otro un poco menos, desde que él nació. 

Hablo de mis hermanos. Esas "personillas" con las que compartes baño cuando eres pequeño, juegas, peleas y haces las paces como si nada al minuto. 

El mayor tiene 3 años, 3 meses y 3 días más que yo. Este dato siempre fue curioso en la familia y mi madre siempre lo comentaba. El pequeño tiene 3 años y 4 meses menos que yo, por lo tanto quedo en medio. Soy la segunda entre dos chicos, ellos son el pan y yo la hamburguesa... jajajaj

Son completamente diferentes en cuanto a carácter. Con ellos he jugado hasta cansarme, nos hemos reído hasta dolernos la barriga, hemos cantado, llorado, peleado, juntos un montón de veces, pero siempre lo hemos arreglado con un abrazo. Los tres estamos muy unidos, nos queremos con locura y nos apoyamos incondicionalmente.

Cuando éramos pequeños jugaba a las cosas más tontas con el pequeño. Recuerdo pasar una tarde echando a suertes a qué íbamos a jugar. Hacíamos una lista del 1 al 10 de las cosas a las que queríamos jugar y luego decíamos un número por detrás de una estantería, como si fuese un secreto, que el otro debía de tachar en su lista de cosas ¡qué cosas más raras nos gustaba hacer! El último juego que quedaba sin tachar era a lo que jugábamos pero si a alguno de los dos no nos gustaba volvíamos al principio, a hacer de nuevo la lista con diferente orden (al fin y al cabo ese era nuestro juego: decidir a qué jugábamos).
Otro de nuestros "quehaceres" era deslizarnos con estas zapatillas de ir por casa que seguro que muchos habéis tenido. Eran "tipo indio" de piel, marrones por fuera y de borreguito por dentro, sin suela, muy blanditas. Aún hoy las veo por las tiendas y me dan ganas de comprarlas. El caso es que el pasillo de nuestra casa era bastante largo, o así lo recuerdo en un pequeño cuerpo de niña. Cogíamos carrerilla en el salón y, a mitad del pasillo nos dejábamos deslizar con las zapatillas (y con el culo a veces) hasta entrar en la cocina que estaba a la otra punta. A veces llegábamos hasta la puerta del patio interior. Mi madre se volvía loca porque normalmente andaba por allí.
El pequeño era muy trasto, siempre lo ha sido como buen hijo pequeño que es. Mientras yo estaba estudiando no se le ocurría otra cosa que entrar sin hacer nada de ruido en mi habitación y se metía debajo de mi mesa. Joba, me daba unos sustos de miedo y yo me enfadaba un montón. A veces me cogía algo, se lo llevaba y lo escondía. Luego me volvía loca buscándolo. Hacía muchas travesuras. Con él jugué muchísimo.

El mayor ha sido siempre un súper cerebro. Muy responsable en sus estudios. Lo recuerdo siempre estudiando. Jugué menos con él, pero me ayudaba a estudiar y a reparar la lección. Recuerdo un medio día estudiando las capitales del mundo para un examen. Me daba pistas para recordarlas pero a día de hoy aún me equivoco y no sé si las capitales de Rumanía y Hungría son  Budapest o Bucarest respectivamente o al revés. Con él me iba a la iglesia todos los domingos, sí sí, aquí donde me veis iba hasta sin desayunar para poder comulgar (hasta que fui más consciente y decidí dejar de ir... pero ese es otro tema). En el camino jugábamos a que yo cerraba los ojos y él me guiaba. Me iba avisando de cada árbol, escalón, girar una esquina,... me daba la mano y así íbamos. Reconozco entreabrir un poco los ojos pero es una persona en la que puedes confiar al 100%.

Con los dos jugaba a "los barcos" (que no eran más que gajos de mandarinas) a medio día. Los poníamos en disposición de "combate" en fila y lanzábamos cañonazos imaginarios. El fin era comerse los "barcos" del enemigo. El que se cargaba toda la flota del contrario ganaba, por supuesto (todo dependía de tu suerte y del número de gajos en tu mandarina).
Y también a quién le había dado una patada a qué por debajo de la mesa.
Lo curioso es que no hacíamos trampas, no engañábamos al otro. Nos divertíamos con cualquier cosa y o atendíamos a la televisión para comer. Estábamos juntos, pasábamos el tiempo jugando a lo que fuera. A mí, tanta tecnología de Wii, video juegos y demás de hoy en día me puede, pero bueno, es lo que hay.

Adoro a los dos. Mis hermanos son parte de mi vida y de lo que soy. Son sinceros, responsables, cariñosos,... y unos padrazos. No importa lo cansados que estén, siempre tienen a sus hijos encima con una cosa u otra.
No sé qué haría sin ellos. Los quiero un montón. 

Hoy tengo añoranza, los tengo lejos a los dos, pero siempre están cerca si los necesito. Gracias chicos, sois el pan de mi vida.

Diana.
"Voy a hacer dos dietas porque con una me quedo con hambre..."



jueves, 23 de octubre de 2014

Escúchala que tiene muuuucho que decir...

Todos la tenemos aunque pocos le hacen caso. A mi constantemente me esta llamando la atención por algo. Muchas veces me avisa de cosas a las que no atiendo, más que nada para ponerla a prueba, y después me doy cuenta de que tenía que haberle hecho caso. A medida que me voy haciendo más mayor cada vez la ignoro menos y la escucho más. Debe ser rebote mío, o aprendizaje a base de leches que se da una... no sé, no lo tengo aún muy claro.

Muchos la llaman INTUICIÓN, pero esta palabra suena algo esotérica a veces ¿no?. Mi signo dice que lo soy y mucho... y creo que no se equivoca. Otros lo llaman "la voz de tu conciencia", vamos como si tuviésemos un Pepito Grillo advirtiéndonos de todo a cada segundo. Yo lo llamo "escuchar a tu corazón", nunca se equivoca, al final y con el tiempo siempre está en lo correcto...

Pero otros lo llaman "tu voz interior". Sea como sea como quieras llamarla, hazle caso a ese primer impulso que te guía. Aquí os dejo un poema de Lao Tse que dedica precisamente a eso, a TU VOZ INTERIOR.

Diana.
"Las cosas de cada día cuentan secretos a quienes las sabe mirar y escuchar".


********
No importa donde estés,
ni lo que te digan que debes hacer.
Siempre que tengas una duda,
descansa un momento y escucha
lo que te dice tu voz interior.

No te apresures en tu camino,
ni sigas los pasos de otros.
Siéntate y descansa un momento
y escucha tu voz interior.

Esta es la voz que te busca y guía
El mejor consejo que puedes escuchar
Trae pureza a tus sentimientos
y te da la libertad de ser realmente
La persona que quieres ser.

Recuerda: Todas las respuestas
que buscas las tienes encerradas
en tu limpia y pura voz interior.

Hacemos una vasija de un pedazo de
arcilla: y es el espacio vacío en
el interior de la vasija lo que
la hace útil.

Hacemos puertas
y ventanas para una estancia;
y son esos espacios vacíos los
que la hacen habitable.

Así, mientas
que lo tangible posee cualidades,
es lo intangible lo que lo hace útil.

LAO TSE

*********

miércoles, 22 de octubre de 2014

¿Eres emocionalmente inteligente?

Información sacada de internet que me parece muy interesante:


*******
Supongamos que trabajas en un lugar donde hay mucha gente inteligente.


Imagínate que todos tus compañeros de trabajo son personas brillantes, personas que saben hacer su trabajo, que son muy profesionales, que tienen la preparación y las habilidades necesarias para hacer bien, o muy bien su trabajo.

En estas circunstancias ¿qué es lo que marca la diferencia? ¿qué es lo que hace que algunos consigan y mantengan mejores resultados personales y profesionales de forma continuada? La Inteligencia Emocional.

Tu nivel de Inteligencia Emocional (IE) efectiva predice cómo te va a ir en la vida y en tu desarrollo profesional (sea lo que sea a lo que te dediques y lo que hagas).

La buena noticia es que el Coeficiente Emocional (EQ) no es algo fijo, es algo que se puede aumentar con el tiempo y el entrenamiento necesarios.

Recientemente Daniel Goleman, el psicólogo y periodista que más ha contribuido al desarrollo, divulgación y aplicación de la Inteligencia Emocional, habló en el Huffington Post de una serie de características de las personas emocionalmente inteligentes. Nos dio una serie de “pistas” para identificar personas con un EQ alto (que a su vez nos pueden servir a nosotros mismos como referencia para entrenar nuestra IE).


8 CARACTERÍSTICAS de las personas emocionalmente inteligentes.

LAS PERSONAS CON UN ALTO EQ:

1. SON PERSONAS QUE SE INTERESAN POR LAS OTRAS PERSONAS (y lo hacen de forma genuina, no por interés personal).

Cuando te presentan a alguien , ¿le haces muchas preguntas?

¿Escuchas realmente con atención sus respuestas?

Las personas con un alto EQ tienden a prestar atención a los demás, a “quererlos entender”, personas que sintonizan y perciben bien las emociones y necesidades de los demás gracias a que los demás y sus estados emocionales son algo por lo que se interesan naturalmente.

Como resultado son personas que saben escuchar.

Esto las transforma en personas altamente empáticas que muchas veces se adelantan a las necesidades de los demás porque sienten/intuyen sus necesidades o motivos.


2. SON PERSONAS CONSCIENTES DE SÍ MISMAS

Son personas que se conocen bien a sí mismas. Que atienden y entienden sus emociones y son conscientes de sus patrones habituales de acción-reacción.

Además también son muy conscientes de sus límites, de sus fortalezas y debilidades, de hasta dónde son capaces de llegar y hasta dónde no.

Esto les permite ajustarse y trabajar desde ese marco de referencia, respetando sus límites, pero invirtiendo sus fortalezas y sus habilidades de forma inteligente y estratégica.

Por ejemplo, si sabes que a primera hora de la mañana es cuando estás con la cabeza más despejada para hacer según que tipo de tareas, si sabes que hacia última hora de la tarde ya estás cansado y estás un poco gruñón, o si eres consciente que determinadas situaciones te cuestan; actuarás en consecuencia para dar lo mejor en cada momento y para responder de forma consciente en lugar de reaccionar, y así sacar el mayor partido de ti mismo/a.


3. SON PERSONAS QUE SABEN PRESTAR ATENCIÓN

Como dice Arianna Huffington, “no puedes hacer buenas conexiones entre ideas si estás distraído”.

La habilidad de permanecer focalizado en una tarea, y que no se te lleven los mensajes y los tweeds, predice tu capacidad de terminar el trabajo, de que el trabajo esté hecho con la calidad suficiente y de conseguir lo que te propones.

Además la capacidad de prestar atención también predice el tipo de relaciones personales que tendrás y si serás capaz de mantener relaciones personales duraderas y de valor.

Y esto es así por 2 razones:

Si prestas de verdad atención a alguien cuando está hablando contigo vas a conocer mucho más a esa persona.
A las personas nos gusta que nos presten atención. Sentirnos escuchados nos hace sentir bien y eso refuerza la relación en positivo.
Y, por supuesto, si construyes buenas relaciones personales, si eres capaz de acabar el trabajo que estás haciendo y además lo haces con la calidad que te permite el hecho de haber prestado atención a lo que estabas haciendo, es muy probable que todo eso redunde en un beneficio profesional a medio y largo plazo.


4. SON PERSONAS QUE SABEN DECIR “NO”

Las personas con un alto EQ son personas que saben evitar malos hábitos, hábitos no saludables. Son personas que son disciplinadas, que se respetan a sí mismas y que saben decir “No” a lo que saben que no es bueno, no es conveniente o no les favorece.

Son personas que ante una situación difícil en lugar de ceder a las circunstancias y escudarse en excusas, pueden plantarse (a veces ante sí mismos) y decir: “No, hasta aquí” y saben hacerlo en el momento adecuado y de la forma adecuada.


5. SON PERSONAS QUE SABEN PERFECTAMENTE LO QUE LES SACA DE SUS CASILLAS.

Son personas que son conscientes de sus reacciones emocionales, que se conocen y saben evitar ciertas situaciones que saben que es muy probable que los lleven a reproducir ciertos patrones.

No reprimen sus emociones, sino que las observan y así se conocen a sí mismos emocionalmente y, por tanto, son capaces de “navegar sus emociones” con agilidad y acierto.


6. SON PERSONAS QUE ESCUCHAN Y CONFÍAN EN SU INTUICIÓN

Escuchar la voz interior sólo es posible cuando no gritan tus emociones.

Por otro lado esa “voz interior” muchas veces es mucho más sabia e inteligente que el razonamiento consciente propiamente dicho.

Tú te puedes contar mil historias para justificar una decisión o una situación determinada, pero tu intuición raramente te mentirá. Porque tu intuición esta conectada con todo aquello que no sabes que sabes (que es mucho más de lo que sabes que sabes).

Parte de tener una IE desarrollada consiste en ser capaz de acallar la emoción y la razón y prestar atención a la sabiduría profunda de la intuición.


7. SON PERSONAS QUE SABEN CALMAR Y ANIMAR a LOS DEMÁS

Son personas que suelen tener la palabra justa, el gesto adecuado para calmar o animar a los demás.

Y esto es así por 2 razones:

Están conectados y entienden las emociones y razones de los demás, lo cual les permite decir y hacer lo adecuado para calmar o animar a la otra persona.
Porque saben tomar la distancia emocional necesaria del presente inmediato para poder relativizar y observar otras alternativas.

8. SON PERSONAS DE OPTIMISMO ACTIVO

Son personas que ante una situación amenazadora o unas circunstancias difíciles pueden darse cuenta de 3 cosas:

- Esto no siempre será así. Se puede cambiar y de hecho lo más probable es que cambie.
- No todo está mal, hay algo que no está bien o que no ha salido bien, pero hay otras cosas que sí funcionan o que sí hemos hecho bien.
- Seguro que podemos hacer algo al respecto, seguro que tenemos alguna alternativa para cambiar o mejorar la situación.

Dándose cuenta de estas 3 cosas es mucho mas fácil enfocarse en la posibilidad y en lo bueno y salir del secuestro emocional que provoca el pesimismo.

Si “puntuáis” alto en 5 ó más de estas características es muy probable que tengáis un nivel de EQ alto.

Pero una advertencia: normalmente solemos sobreestimarnos en este tipo de características personales, así que lo mejor es que le preguntes a alguien de confianza cómo te puntuaría en estos ítems ;-)
*******

¿Os ha servido de algo? Bueno, espero que para conoceros un poco más a vosotros mismos y tal vez para los que tenéis alrededor.
Un saludo, 

Diana.
"Cuando eres lo que realmente eres respetas la libertad de ser de los demás"



martes, 21 de octubre de 2014

10 curiosidades de la historia


1. La era más dorada de la medicina
En siglos pasados, el oro era recetado como medicina. La gente pudiente masticaba láminas de oro y era añadido a las comidas en forma de polvo, como si fuera un condimento. Por ejemplo, los alquimistas del rey francés Luis XII (1601-1643) le hacían beber gran cantidad de oro líquido para enderezar su maltrecha salud.


2. ¡Qué muerte más tonta!
Muchos personajes famosos han perdido la vida en condiciones y situaciones tan extrañas como inverosímiles. Ésta es una selección:
- Enrique I de Castilla: murió de una pedrada jugando con sus amigos.
- Arquímedes: un soldado romano le atravesó con su espada al ser recriminado insistentemente por el sabio griego para que no pisara unos dibujos científicos que había hecho en la playa.
- Jean Baptiste Lully, compositor francés: falleció por una gangrena al clavarse la batuta en el pie.
- Alejandro I de Grecia: su mascota, un mono, le propinó un mordisco y le contagió la rabia.
- Francis Bacon, filósofo y escritor inglés: falleció de frío mientras rellenaba con nieve de las montañas el interior del cuerpo de una gallina muerta, para un experimento sobre la conservación de los alimentos.
- Agatocles, tirano de Siracusa: se atragantó con un palillo.
- Esquilo, dramaturgo griego: murió golpeado por una tortuga que se desprendió de las garras de un águila que sobrevolaba su cabeza.
- Isadora Duncan, bailarina estadounidense: murió por una fractura en las cervicales debida a que su echarpe se enganchó en las ruedas del coche en el que acababa de subir.
- Maximiliano de Austria: una indigestión de melones le quitó la vida.
- Allan Pinkerton, fundador de la agencia americana de detectives que lleva su nombre: murió por una gangrena tras morderse la lengua.


3. Un fideo con talento
En sus primeras incursiones cinematográficas, Archibald Leach fue rechazado en numerosas ocasiones por ser demasiado delgado. Años después fue contratado por 450 dólares semanales y se le cambió el nombre por el de Cary Grant. 


4. Bill, el vil cazador
El famoso Búfalo Bill presumía de haber abatido 4.862 bisontes en una sola temporada de caza. 


5. Los Marx, más atómicos aún
Los hermanos Marx, además de cómicos, fueron unos inventores: patentaron un sistema de alarma de los latidos del corazón para llevar en la muñeca. Y en los años cuarenta, Zeppo cofundó una compañía que construía un componente de los bombarderos destinados a lanzar bombas atómicas sobre Japón.


6. Pancho el amoroso
El líder revolucionario mexicano Pancho Villa (1878-1923) visitaba hasta 5 novias en un día, según aseguraba su chófer Juan Carlos Caballero.


7. ¡Decid pataaaaaaaataaaaaaaaa!
En las primeras fotografías, las personas tenían que estar quietas hasta 15 minutos para que no salieran movidas. Los fotógrafos de mediados del siglo XIX disponían de unos bastidores especiales para que la gente apoyara la cabeza.


8. Una pareja difícil de separar
Félix Faure (1841-1899), sexto presidente de la III República francesa, murió mientras fornicaba en un prostíbulo de París. La joven sufrió un terrible shock y se dice que los médicos tuvieron que separarlos de una forma radical: seccionaron quirúrgicamente el pene del presidente.


9. El dictador hormonado
Para mantener la virilidad de Adolf Hitler, su médico personal, Theodore Morell, le inyectaba un compuesto que contenía hormonas de testículos de animales machacados.


10. El amante acusador
Una de las crueles excentricidades de Cayo Julio César Calígula consistía en obligar a las mujeres casadas de la corte a mantener relaciones sexuales con él, para luego acusarlas de adulterio e iniciar el divorcio en nombre del mancillado.

********
Diana.
"Primera ley del bienestar: Decir lo que pensamos con amor. Dar la bienvenida a todas las emociones sin reprimirlas. Aceptar la vida como se presenta. Recordar que todo pasa. (TODO, nosotros también)."



lunes, 20 de octubre de 2014

Frases para un lunes de pensar mucho

"Un caballero tiene la paciencia para esperarla, la fuerza para cuidarla, el cariño para amarla y la inteligencia para no perderla."

"Y entonces un día te das cuenta de que todo comienza de nuevo y la sonrisa vuelve a ser la dueña de tu vida."

"Tú eres más fuerte que tus miedos, tus fuerzas son mayores que tus dudas. Aunque tu mente esté confundida tu corazón siempre sabe la respuesta. Con el tiempo lo que hoy es difícil, mañana será una conquista. Esfuérzate por lo que realmente te llene el alma y ten la virtud de saber esperar, porque todo lo que tiene que ser será."

"Lo que no dejas ir, lo cargas
Lo que cargas, te pesa.
Lo que pesa, te hunde."

"Uno aprende a ser feliz cuando entiende que estar triste no sirve para nada."

"Muchas personas no viven sus sueños por estar viviendo sus miedos."

"Nada es tan contagioso como el EJEMPLO."

"Nadie escapa a la ley CAUSA-EFECTO, lo que sembramos cosechamos. Somos responsables de cada pensamiento, palabra y acción.

"Nunca entenderás el daño que hiciste hasta que otra persona te haga lo mismo, por eso estoy yo aquí." Tu karma.

"Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios."




domingo, 19 de octubre de 2014

La leyenda del hilo rojo del destino

¡Buenos días y buen domingo a todos! Estaba viendo mi olvidado Caralibro y por casualidad he leído esto entre las primeras cosas que he visto. Lo comparto con vosotros que me ha parecido bonito y curioso.

Diana.
"Un buen destino es que dos personas se encuentren cuando ni siquiera se estaban buscando".


*********
El Hilo Rojo es una leyenda anónima de origen japonés, que dice que entre dos o más personas que están destinadas a tener un lazo afectivo existe un hilo rojo, que viene con ellas desde su nacimiento. El hilo existe independientemente del momento de sus vidas en el que las personas vayan a conocerse y no puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, pero es, siempre, una muestra del vínculo que existe entre ellas.


Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper.


~ La Leyenda Del Hilo Rojo Del Destino. ~


“Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa que tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia.

Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa; la bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado en donde una pobre campesina con un bebé en los brazos ofrecía sus productos.

Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie e hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: “Aquí termina tu hilo” , pero al escuchar esto, el emperador enfureció creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en los brazos y la hizo caer haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente. Ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda y el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente.

Al levantarle el velo vio por primera vez que este hermoso rostro…. …. …. …. tenía una cicatriz muy peculiar en la frente. “

Una cicatriz que él mismo había provocado al no ver al destino que había pasado frente a él y también nos muestra cómo los amores destinados son eso, no podemos escapar de la persona que nació para amarnos.

El texto literal viene a decir: Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper.

Entre la comunidad de padres y madres adoptantes en Japón, esta leyenda supone una metáfora recursiva, ya que supone que la vinculación entre el hijo adoptado y los padres ya está realizada de antemano por este hilo rojo y favorece la fortaleza en la larga espera que hay que realizar, en la mayoría de los casos.

En estas comunidades, es normal la utilización contextual de frases como “estamos tirando fuerte del hilo rojo”, o “tendiendo puentes con hilos rojos” lo que convierte a la leyenda en una parte más de la jerga de utilización habitual.

Una de las leyendas sobre este hilo rojo cuenta que un anciano que vive en la luna, sale cada noche y busca entre las almas aquellas que están predestinadas a unirse en la tierra, y cuando las encuentra las ata con un hilo rojo para que no se pierdan.
************



sábado, 18 de octubre de 2014

Los cumpleaños de hoy en día.

Hoy vamos a una de esas fiestas de cumpleaños en, lo que yo llamo, "un sitio de bolas". Son las famosas ludotecas que tan de moda están en los últimos años.... ¡vaya negocio! Son tres horas de cumpleaños donde, eso sí, los niños se lo pasan en grande y salen todos sudados y con su bolsita de gominolas. Les dan de comer o merendar (nada sano por lo general aunque, todo hay que decirlo, hay algunas que sí les dan trozos de fruta o algo más que un trozo de pan de sandwich con UNA loncha de algo en medio o nocilla). Pero repito, ¿los niños? ¡genial!. ¿Los padres? Arruinados con el cumpleaños... Cada niño cuesta una media de 9-10 euros. Si se invita a toda la clase (25 niños, porque claro, no puedes invitar a unos sí y a otros no, siempre hay niños que lo pasan mal por no haber sido invitados y siempre está la mamá/papá que "¿por qué no has invitado a mi hijo?" y empiezan los malos rollos...) más, además, súmale primos, vecinos y amiguitos de fuera del colegio, te puedes juntar con unos 35 niños, o sea unos 350 euros en una tarde.

Y es que eso de "porque hay que quedar bien"... bufff... conmigo no va mucho... los compromisos sociales.... hmmmm lo llevo un poco mal y a veces la reacción de los padres es mucho peor que lo que piensan los niños, así que, por el bien de todos (menos por el tuyo propio) sueltas los 350 euros.

Y claro, esto se convierte en un virus, pasa de un niño a otro y, repito, son 25 en clase, más el resto de los cumpleaños de primos, vecinos,... es una ruina. Casi que se necesita un sueldo entero para este "quehacer social" donde nos hemos metido.

Y ahora viene mi reflexión: ¿dónde quedó el pastel de mamá y aquellas tardes EN CASA con tus CUATRO o CINCO amigos DE VERDAD, con los que te llevabas bien, esos del cole con los que hacías los deberes en el patio durante el recreo para poder ir a jugar a su casa por la tarde cualquier día de la semana?. 

Mi madre hacía siempre su famosa tarta de galletas, chocolate y moca que, por cierto, desde que murió nadie la ha vuelto a hacer, no sé si porque nos recordaría mucho a ella o si porque a nadie nos saldría como le salía a ella, y llenaba la mesa de las patatas esas "prohibidas" que sólo se compraban en estas ocasiones, hacía unos bocadillos para merendar llenos de cosas por dentro y, por supuesto, no podían faltar los famosos Cheetos (por aquel entonces los llamábamos "panchitos"), esos que te dejaban los dedos naranjas, aceitunas, almendras, tortilla de patatas,...

Cada amiguita te traía un PEQUEÑO regalo pero no era lo que más importaba. De hecho se quedaban ahí en un rincón hasta que se acababa la fiesta. Nos pasábamos la tarde jugando al parchís o a los juegos que teníamos en la habitación, a las "tinieblas", al escondite por la casa,... y así éramos felices. Nos lo pasábamos pipa.

Ahora, en estos sitios "de bolas", se sientan los tropecientos niños invitados a tu alrededor y el niño, coreado por sus amigos y las animadores de la fiesta, muerto de vergüenza va abriendo uno a uno los CAROS regalos que te han llevado. Algunos se repiten y, si alguno es un poquito más humilde, ya no queda tan bien... y encima se sabe de quién ha sido... en fin... 

Menos mal que también está la moda de "todas las mamás ponemos 10 euros (que ya va bien ¿eh? porque si multiplicáis por el número de niños que asisten, se os abrirán los ojos) y compramos menos regalos pero más caros" y así todos son responsables de los regalos y nadie queda mal.

En fin, hay que acomodarse a la vida actual, pero yo echo de menos aquellos cumpleaños con la tarta de mamá...

Diana.
"Es más fácil sonreír que explicar por qué estás triste"